El 33% de los españoles se siente discriminado por su edad

Según la 2ª ola del estudio Longevidad: ¿estamos preparados los españoles para una vida larga, feliz y saludable?”, realizado por Nationale-Nederlanden en los 11 países en que opera el Grupo NN al que pertenece, el 16% cambiaría un año de buena salud por 10 años de mala salud y falta de autonomía.

11-12-2023

Nationale-Nederlanden ha celebrado la mesa redonda Perspectivas de la silver economy: ahorro y calidad de vida en la etapa senior, un encuentro cuya finalidad ha sido fomentar el debate sobre la importancia de planificar la jubilación y cuidar de la salud para poder disfrutar de la mejor calidad de vida posible en la etapa senior.
Durante la jornada, en la que han participado reconocidos expertos de diferentes disciplinas ligadas a este momento vital, también se ha dado a conocer la nueva edición del estudio Longevidad: ¿estamos preparados los españoles para una vida feliz, larga y saludable?, realizado por la compañía. Dicho informe estudia las percepciones y perspectivas que tiene la sociedad sobre el aumento de la esperanza de vida y ha sido presentado por Rocío Salas, responsable de Calidad y Satisfacción del Cliente en la aseguradora.

Una de las principales conclusiones del estudio, elaborado con la opinión de más de 11.500 personas de 11 países, es que el 33% de los españoles se siente discriminado por su edad. Por otra parte, si bien el 62% quiere vivir con dignidad la fase de envejecimiento, con todos sus aspectos positivos y negativos, el 16% cambiaría un año de buena salud por 10 años de mala salud y falta de autonomía.

Una percepción positiva y optimista frente a la longevidad

Nuestro país se encuentra entre los más preparados para afrontar una vida larga y de calidad, según indica el estudio de Nationale-Nederlanden. Así lo considera el 73% de los españoles, que ansía vivir más años. Para ello, son conscientes de que precisan salud y bienestar en primer lugar, seguidos por el aprendizaje constante, la seguridad financiera y la capacidad de adaptabilidad al cambio, que son importantes para el 33%. En este sentido, una vida más tranquila con menos estrés, pasar tiempo con seres queridos y un estilo de vida saludable son las prioridades que se valoran para vivir bien y aumentar la esperanza de vida.

En general, según el informe las personas están bastante contentas con sus vidas. Puntúan con un 6,1 su vida actual, siendo 10 la nota máxima en lo referente a felicidad, aunque esta cifra se ha reducido en dos décimas en comparación con 2021 (6,2). Países Bajos (6,8), Bélgica (6,6) y Rumanía (6,5) son los países más felices, mientras que el otro extremo se sitúan Turquía (5,4), Hungría y Japón (ambos con el 5,5). Nuestro país se sitúa una décima por encima de la media.

El estudio también señala que las personas con estilos de vida saludables tienden a estar menos cansadas al final del día y son más optimistas ante la idea de vivir más años. Por ello, el 43% seguiría el consejo de su médico para vivir más tiempo y el 65% busca activamente formas de reducir el estrés en su vida. Por otro lado, el 49% hace deporte al menos 150 minutos a la semana.

Ahorro y calidad de vida en la jubilación

El estudio también revela que el 55% de los españoles no sabe cuánto dinero tiene que ahorrar para la jubilación. Esta percepción es todavía más pesimista entre los que ya se han jubilado, y es que más de la mitad (el 52%) tiene dudas de si seguirá cobrando la pensión y uno de cada cuatro se plantearía volver a trabajar por razones económicas.

En este sentido, Josep Celaya, subdirector general y director de Experiencia de Cliente en Nationale-Nederlanden, ha recordado en el evento que “asistimos a una transformación demográfica sin precedentes, no solo en nuestro país, sino en el mundo occidental, con una población envejecida como consecuencia del aumento de la esperanza de vida. En este contexto, la inquietud ante la ecuación de la jubilación y los recursos económicos que necesitaremos para afrontar esos años extra que nos ofrece este hecho, es normal y, por ello, desde las compañías, debemos ofrecer soluciones que permitan a los seniors vivir mejor”.

Celaya estuvo acompañado en la mesa por José Antonio Herce, economista, experto en longevidad y pensiones y socio fundador de LoRIS (Longevity & Retirement Income Solutions); Iván Ibáñez, doctor especialista en tratamientos antiaging y nutrición preventiva y tratamiento del sobrepeso y obesidad, a través del estudio del metabolismo; y Ana Bedia, directora del diario 65YMÁS.

En su intervención, el doctor Iván Ibáñez destacó que “está demostrado que podemos vivir más de cien años, pero la cuestión está no solo en aumentar la esperanza de vida, sino incrementar también una vida útil, incrementar el bienestar en esta fase”. Ibáñez urgió a cambiar el modelo financiero, sanitario y educativo para adecuarnos a la longevidad. En cuanto al sistema educativo, aseguró que “echo de menos la gestión de emociones, la educación en nutrición, en finanzas, enseñanza sobre cómo ahorrar. En ese sentido, no estamos preparados para la longevidad”. 
 
En la misma línea, José Antonio Herce indicó: “Somos conscientes de que vamos a tener una vida larga, pero no se ha preparado a la sociedad para ello. Esta vida es larga, pero también llena de incidencias, de las que no somos igualmente conscientes. La vida sénior empieza a los 55 años y dura unas cuatro décadas en las que puede pasar de todo. En esta etapa, el principal hito es la jubilación, a la que llegará más del 90% de las personas, pero no hay una planificación para la vida sénior ni para la jubilación, existe una ausencia de conocimientos financieros básicos palmaria, entre otras carencias”.

Por su parte, Ana Bedia, alertó sobre “la revolución de la longevidad”, “en la que no estamos reparando, al contrario de otras como la digital o la relacionada con la Inteligencia Artificial. No somos conscientes de que, por ejemplo, en breve va a haber más gente mayor que jóvenes trabajando”. En este caso, señala Bedia, hay un problema de edadismo, un error de concepto que piensa “que a partir de los 65 años una persona está jubilada y no es activa, pero en realidad, ese segmento de edad sale, consume, aporta e incluso contribuye a que su familia llegue a final de mes”.

Contigo Senior

Para dar respuesta a las necesidades específicas de las personas mayores de 55 años en materia de asistencia sanitaria y accidentes, Nationale-Nederlanden lanzó a principios de 2023 la solución Contigo Senior con la ambición de proteger a este segmento poblacional, ofreciéndole soluciones a sus necesidades más importantes: mantener su autonomía y su salud, mediante herramientas que les permita vivir mejor, también en la etapa senior.

Esta solución incluye, entre otros servicios, consultas médicas con especialistas y otras ilimitadas en medicina familiar y geriátrica, así como cobertura dental y otras coberturas de prevención ante los posibles problemas de salud que puedan ocurrir.

Consulta más información sobre Nationale-Nederlanden en materia de RSE y ODS en su espacio en Organizaciones Corresponsables.