Un hospital lleno de vida | Corresponsables.com España

Un hospital lleno de vida

Artículo de Íngrid Marín, Paciente del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona

22-10-2021
Íngrid Marín, Paciente en seguimiento del Servicio de Oncohematología del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona
Ingrid junto a dos payasas en el Hospital Sant Joan de Déu

Cuando me diagnosticaron leucemia tenía 10 años.

Apenas entendía lo que significaba, pero lo que sí entendí es que el tratamiento sería muy largo y tendría que hacer largos ingresos en el hospital. Aunque pronto supe que este hospital no es exactamente como los demás. A mi habitación, que estaba decorada con dibujos divertidos y tenía mucha luz, empezaron a entrar unas enfermeras muy simpáticas que me trataban con mucho cariño. No solo se preocupaban por mi tratamiento, también sacaban tiempo para hablar conmigo o jugar a las cartas.

Tras ellas venían algunos terapeutas, como la chica que me proponía manualidades, los músicos que tocaban con instrumentos coloridos, la fisioterapeuta con la que bailaba coreografías divertidas y la voluntaria que me hacía masajes en los pies (reflexoterapia). Y después venían los Pallapupas, que siempre me sacaban una sonrisa y más de una risa. No solo me visitaban en la habitación: en algunas de mis entradas a quirófano, me acompañaban (a mí y a mis padres) y me ayudaban a relajarme antes de que la anestesia hiciera su efecto. Creo que la risa es muy importante en cualquier tratamiento largo y duro como fue el mío, especialmente si se trata de niños y niñas. Y no hay que olvidarse de los voluntarios, que me acompañaron en muchos momentos, tanto en planta como en el Hospital de Día, invitándome a leer, a jugar o, simplemente, a hablar sobre cómo iba el día.

Ha habido malos momentos, no hay que negarlo. Pero de una experiencia así de dura también se pueden sacar buenos recuerdos y cosas positivas, como la oportunidad de participar en un spot de Navidad del hospital y en la presentación del vídeo resumen de la Memoria Solidaria del hospital en 2018.

Es importante que todos contribuyamos al bienestar de los niños con cáncer, no solo con hospitales más amables y alegres, sino también haciendo que los investigadores cuenten con más fondos. De hecho, de toda esta experiencia nació la idea de crear mi propio proyecto solidario para ayudar a la investigación del cáncer infantil en Sant Joan de Déu: LEUCO’S by Ingrid. Un proyecto que ya lleva caudado más de 100.000 euros y que, desde el departamento de Atención al Donante del Hospital, me dieron todo su apoyo.

Cuando oía a mis padres decir: «Estamos en buenas manos, es un gran hospital», creo que tenían toda la razón, porque en el Hospital Sant Joan de Déu no sólo me han ayudado a superar mi enfermedad, sino que siento que he encontrado allí a otra maravillosa familia.

Este artículo forma parte del Dosier Corresponsables: La humanización en los hospitales pediátricos.