ISO 26000:
 Asuntos de Consumidores,  Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  Administraciones y Empresas Públicas
Sectores:
 Telecomunicaciones

Abramos el mundo a los más jóvenes

En un entorno cambiante, donde las posibilidades laborales son cada vez más diversas, ayudar a los jóvenes a que entiendan hacia donde pueden dirigir su futuro, es una responsabilidad de todos, pero fundamentalmente de las empresas en coordinación con el sistema educativo.

05-12-2023
Carlos Palacios, Director Global del Programa de Voluntariado y Acción Social de Fundación Telefónica

Escuchamos y atestiguamos el problema del paro juvenil al compás de la necesidad de cubrir algunas profesiones sin vacantes. Los jóvenes cada vez se sienten más desorientados ante la vorágine de oportunidades formativas existentes, con una referencia familiar que nada tuvo que ver con la realidad actual. Y a esto se suma la necesidad de las empresas por atraer a ese talento joven hacia profesiones digitales muy demandas por el mercado laboral pero basadas en habilidades diferentes a las que aporta el sistema educativo tradicional.

Es este entorno el que hace responsable a las empresas de abrir sus puertas para mostrar a los más jóvenes las oportunidades del presente y del futuro, las habilidades y conocimientos necesarios para poder desarrollar todo su potencial, las nuevas formas y entornos de trabajo o algunos modelos inspiradores que puedan orientarles y ayudarles en sus decisiones. Y a la inversa, es una oportunidad única para que las empresas podamos escuchar a la juventud y asegurarnos de ser atractivos para este segmento que supone el futuro de nuestra sociedad.

En un mundo cada vez más inmediato resulta imprescindible contar con referentes que les inspiren, no solo a través de redes sociales y sobre temas relacionados con moda, música o vida social. Las grandes marcas han evolucionado con los jóvenes al unísono y han hecho un gran esfuerzo por entender qué les mueve, pero el resto de las empresas también debemos de aprender estos nuevos comportamientos y aprovechar su necesidad de referentes para abrir las puertas de nuestros entornos profesionales y ser fuentes de inspiración y orientación.

El aprendizaje ha cambiado mucho, pero contar con modelos siempre ha sido esencial, por lo que inspirar desde el acompañamiento y el conocimiento compartido sobre sus aspiraciones y las demandas reales del mercado laboral es la manera de hacer una conexión que aclare las ideas a los jóvenes.

Esto cobra especial importancia en el ámbito de las empresas tecnológicas, donde necesitamos profesionales con altas competencias digitales, pero es fundamental mostrar a la juventud que estos conocimientos digitales ya son imprescindibles en cualquier sector y que contar con formación básica de programación, de redes, de canales, de servicios digitales…es clave para su desarrollo. Por eso desde las empresas tenemos una gran responsabilidad de mostrar esos perfiles, esos referentes y ese mar de oportunidades digitales.

Desde la Fundación Telefónica abogamos por iniciativas que abran las puertas de nuestra empresa a los más jóvenes, para mostrares cómo la innovación es el ingrediente que acompaña a todas las iniciativas, para que nuestros profesionales les sirvan de inspiración, para guiarles y acompañarlos en su toma de decisiones, para mostrarles nuevos entornos de trabajo… y eso lo hacemos a través de estancias educativas, jornadas de puertas abiertas, actividades lúdicas vinculadas a la tecnología, visitas a proyectos, shadowing… poniendo el foco especialmente en las niñas con el claro objetivo de  fomentar las vocaciones steam con referentes de mujeres de éxito que han encontrado en estas profesiones un presente y un futuro que les garantiza una competitividad mayor en el mundo laboral.

Pero también es un beneficio para los propios profesionales. La conexión intergeneracional ayuda a crecer al profesional en activo, genera un dialogo de valores, de formas de entender el entorno de los jóvenes que luego se puede aplicar en el propio puesto de trabajo. Es por tanto un momento único de escucha y aprendizaje de los profesionales para comprender el mundo de los nativos digitales y, por qué no, para poder desarrollar servicios dirigidos a los jóvenes desde su propia perspectiva.

Somos fervientes convencidos de que incorporar las iniciativas y actividades de inspiración y acompañamiento a jóvenes deben formar parte de manera continua dentro de nuestro programa de voluntariado. Ahí es donde realmente tomamos constancia del alto impacto que nuestros empleados tienen en este y otros colectivos y donde, siento una actividad solidaria compatible con la actividad profesional, enraizamos con los objetivos de la empresa de atraer talento.

Iniciativas como Empresas que inspiran son un triple win: para los jóvenes porque encuentran respuestas y modelos; para los profesionales por que aprenden y dan aún más valor a su trabajo; y para las empresas por que nos aseguramos de poner los pilares para empezar a desarrollar en talento que necesitaremos.

Esta tribuna forma parte del Dosier Corresponsables: Empresas que inspiran, una iniciativa de Fundación Bertelsmann, y coincidiendo con el Día del Voluntariado.