ODS 3. "La comunicación responsable es el mejor vehículo para construir y mantener la reputación y la ética de las organizaciones" | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Asuntos de Consumidores,  Gobernanza,  Medio Ambiente,  Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Farmacéutico

ODS 3. "La comunicación responsable es el mejor vehículo para construir y mantener la reputación y la ética de las organizaciones"

Entrevista a Mónica Moro, Responsable de comunicación, ebusiness y RSC de Menarini

18-06-2020
Mónica Moro, Responsable de comunicación, ebusiness y RSC de Menarini

Entrevistamos a Mónica Moro, Responsable de comunicación, ebusiness y RSC de Menarini, que nos detalla las medidas de contigencia y seguridad que ha adoptado la compañía para paliar los efectos del COVID-19 garantizando desde el principio la salud de los empleados, y nos explica las iniciativas en el área de comunicación, entorno digital corporatrivo y RSC, y la puesta en marcha para este año de la protección y el cuidado del medioambiente a través del proyecto #ÚNETEALVERDE.

Esta conversación forma parte del Ciclo de Entrevistas a dircoms, producto de la alianza entre ObservaRSE y la Asociación de Directivos de la Comunicación (Dircom) para promover la comunicación responsable.

Ante esta crisis sanitaria provocada por el COVID-19, ¿qué medidas o plan de contención y/o seguridad se ha adoptado desde Grupo Menarini para hacer frente al impacto generado por el COVID-19 especialmente en el sector farmacéutico? 

Ante esta situación de emergencia sanitaria, y al ser catalogados desde el inicio de esta crisis como “servicio esencial”, nuestra planta de fabricación de Badalona no ha parado de trabajar en ningún momento. Allí cada día más de 200 personas de las áreas de Producción, Control de Calidad, Logística, IT, Atención al cliente, Almacén, Ingeniería, Tecnología farmacéutica, Cocina, HS, y otras han desarrollado su labor a pleno rendimiento para garantizar el suministro de medicamentos a la población. En esta misma línea, y desde el pasado mes de abril, en nuestra planta también producimos 20 litros de solución hidroalcohólica a la semana con el objetivo de autoabastecernos y cumplir así con todas las medidas necesarias a la hora de evitar posibles contagios y poder continuar con la planta en funcionamiento.
 
De manera paralela, y a nivel interno, hemos ido desarrollando comunicaciones de interés con el objetivo de mantener vivo el contacto y cohesionar a la organización (200 empleados y empleadas en planta y otros tantos y tantas en teletrabajo, además de la red comercial de la compañía), además de dotarles de herramientas que les sirvan de soporte ante esta nueva realidad a la que hemos de adaptarnos. En este sentido, hemos facilitado recomendaciones sobre las precauciones y medidas a contemplar a la hora de volver a casa después del trabajo, cómo llevar de la manera más saludable posible el confinamiento y consejos para el desarrollo de un teletrabajo eficiente y saludable, entre otras.
 
Desde el pasado 13 de marzo, en nuestra sede, y siguiendo las recomendaciones de nuestro departamento de prevención hemos ido implantando diferentes medidas frente al COVID-19, como controles de temperatura en los accesos realizados por nuestro personal de vigilancia (formado y autorizado para ello). Si se detecta una temperatura corporal igual o superior a 37,5ºC la persona deberá regresar a su domicilio, comunicarlo al departamento de recursos humanos y ponerse en contacto con el Sistema Público de Salud (061). También hemos llevado a cabo acciones de señalización en toda la sede para marcar distancias de seguridad, aforos en espacios comunes, etc., cambios en el suministro de comida ante el cierre de la cocina del comedor de empresa, y en definitiva todo lo necesario para cumplir con la normativa establecida y garantizar la salud de todas las personas que vienen a trabajar a nuestra sede de Badalona.
 
A nivel externo, la compañía también ha querido contribuir en esta crisis. A través de Meranini Diagnostics, se han donado al Ministerio de Sanidad 17.000 test de diagnóstico rápido. La compañía también ha decidido participar en la financiación extraordinaria de proyectos de investigación sobre el SARS-CoV-2 y la enfermedad COVID-19 efectuando una donación de 140.000 euros. Así 70.000 euros han sido destinados a la financiación de los proyectos de investigación en los que trabaja el Instituto de Salud Carlos III, mientras que a la iniciativa #YoMeCorono se han aportado otros 70.000 euros.
 
Y con el afán de ayudar a los colectivos más vulnerables, Menarini ha firmado un acuerdo de colaboración con Banco Farmacéutico, la ONG de la farmacia, para acercar a las personas mayores los medicamentos que necesitan, al no poder acudir a la farmacia y poder mantener los tratamientos prescritos. Con este fin, hemos hecho efectiva una donación de 10.000 euros destinados a la prestación de atención a este colectivo especialmente expuesto al contagio por COVID-19. El acuerdo establece una duración de 6 meses y se estima que esta alianza pueda favorecer a unas 80 personas beneficiarias directas y a cerca de 330 beneficiarias indirectas. La compañía también ha efectuado una donación de 2.500 productos OTC para uso exclusivo de todas aquellas personas que no pueden salir de sus domicilios (personas mayores, personas solas, enfermos crónicos o agudos etc.) en la provincia de Barcelona. Este material se ha distribuido entre residencias, hospitales, albergues dependientes del Ayuntamiento de Barcelona y en parroquias que disponen de comedores sociales y/o cubren necesidades de familias en riesgo de exclusión social.
 
¿Cómo ha evolucionado la estrategia de comunicación de Menarini en estos últimos años hasta la actualidad? ¿Cuáles son sus principales líneas de actuación? 

Desde 1996, cuando Menarini dispuso de su primera web corporativa, ha visto en las nuevas tecnologías las herramientas para acompañar al crecimiento y evolución de la empresa. En este sentido, la compañía no ha vivido una transformación digital, más bien a lo largo de todos estos años ha convivido con la adaptación al entorno digital. El espíritu innovador está íntimamente ligado a la vocación de Menarini, por lo que la inmersión en el uso de las nuevas tecnologías se ha dado de manera natural. La digitalización del sector farmacéutico y el papel de las redes sociales en las estrategias Healthcare han ido tomando posiciones con el paso de los años. Siempre hemos sido conscientes de que los hábitos de la sociedad van modificándose con el paso del tiempo y, por tanto, nuestro sector no ha podido cerrar los ojos a esta realidad.
 
A principios de los años 90 Menarini desarrolló su área de medicina telemática. Este fue el punto de partida para establecer nexos con la salud digital, un área que se ha ido forjando en todo este tiempo. En la actualidad, los proyectos que diseñamos tienen en cuenta el factor tecnología y utilizamos las nuevas herramientas que van apareciendo para adaptar nuestros mensajes a los distintos públicos objetivos. En Menarini, también hemos apostado por la gamificación como método para concienciar e informar a profesionales y pacientes. 
 
La estrategia Menarini Conectad@ ha generado distintas áreas de trabajo, que incluyen apps de salud, distintas webs de la compañía, presencia en RRSS, el proyecto de reducción de la brecha digital en salud (#sherpas 20) y la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), un pilar básico que trabajamos en dos áreas: la salud y nuestro entorno más cercano. La sostenibilidad es otro de nuestros focos. En 2019 trabajamos de forma prioritaria en los ODS 3 “Salud y Bienestar”, ODS 5 “Igualdad de Género”, ODS 6 “Agua limpia y saneamiento” y ODS 17 “Alianzas para lograr los objetivos”. En este 2020, trabajamos además de forma más intensiva el ODS 13 “Acción por el clima”, a través de distintas actividades tanto a nivel interno como externo. Grupo Menarini trabaja desde hace años con la firme convicción de promover la protección del medioambiente adaptando tanto los productos que fabrica como los procesos que emplea con el objetivo de minimizar su impacto ambiental. La compañía ha decidido dar un paso más allá y dedicar este año a la protección y el cuidado del medioambiente a través de su iniciativa #ÚNETEALVERDE.
 
¿Qué papel tiene la comunicación responsable?, ¿qué destacaría de la misma? 

En los últimos años la comunicación en RSC ha adquirido una gran relevancia a nivel empresarial, aunque esta no debería verse como un catálogo de bondades que solo sirva para mejorar y potenciar la reputación y la marca de las compañías. Para posicionar y reforzar la comunicación en torno a la RSC hay que empezar por abajo, es decir, enfatizar primero en la gestión como base, hay que comunicar más por qué que el qué. En este sentido, la compañía ha de ser auténtica y la RSC debe formar parte del convencimiento.
 
Factores como la sostenibilidad, la diversidad o la inclusión son en la actualidad los verdaderos protagonistas de la comunicación empresarial, aspectos que contribuyen a transformar, educar y construir una sociedad mucho más inclusiva a través de la actividad diaria, sin duda, una de las características más importantes de este desarrollo.
 
La comunicación responsable es el mejor vehículo para construir y mantener la reputación y la ética de las organizaciones, lo que genera una respuesta positiva en la sociedad y un mayor engagement entre clientes y empleados.
 
¿Cuáles son las principales ventajas y beneficios de apostar por una comunicación responsable? 

En primer término, destacaría el beneficio para la reputación de la compañía, siempre en línea con lo expuesto en la cuestión anterior en cuanto a la manera de afrontar esta comunicación. Esta actividad genera compromisos y responsabilidades con los stakeholders y también es clave en términos de incorporación y retención de plantilla. En términos de conexión con los públicos objetivos, la comunicación responsable es mucho más agradecida ya que los destinatarios de esta se sienten mucho más identificados o más cerca de las realidades sociales que se trasladan, narran o apoyan en acciones de calado social y sostenible. De esta forma las organizaciones se caracterizarán por su autenticidad como valor añadido.
 
¿Cuáles son, en su opinión, los principales errores que se siguen cometiendo en la actualidad en torno a la comunicación de la Responsabilidad Social y sostenibilidad?, ¿cómo subsanarlos? 

Principalmente el comunicar por comunicar. Hablábamos antes de la importancia de profundizar en la gestión para luego contarla, la manera de hacerlo y los canales que se utilicen para ello también son vitales. Destacaría además la importancia de realizar una comunicación interna en primera instancia para después desarrollarla de manera externa. En Menarini consideramos que nuestros empleados y empleadas deben ser los primeros en conocer las distintas actividades que se desarrollan. No tiene sentido comunicar algo fuera que no se conoce dentro, si fuese así dejaríamos de lado una de las partes fundamentales para el desarrollo de una buena RSC, su implicación. Ellos y sus familiares participan como voluntarios y voluntarias en las acciones sociales que se desarrollan en Badalona. En nuestra compañía el nivel de implicación en esta materia es global. Primero nos implicamos, desarrollamos y luego comunicamos.
 
¿Cómo están fomentando en Menarini la comunicación y el diálogo con los grupos de interés, ¿cómo lo llevan a cabo y cuáles son las principales buenas prácticas qué destacaría? 

La RSE supone una excelente herramienta con la que podemos contribuir a generar una respuesta desde la empresa. Involucrar en esa reacción a nuestros grupos de interés para establecer nexos comunes es también elemental. En Menarini somos conscientes de que los proyectos de continuidad proporcionan más y mejores resultados que las actividades puntuales, por lo que tendemos a firmar convenios de colaboración de larga duración. A través de la experiencia de los años hemos comprobado que la implicación de todas las partes incide claramente sobre el éxito de la iniciativa, para ello trabajamos en torno a una triple estrategia: visitando y conociendo de primera mano los proyectos, manteniendo un contacto constante con las entidades, y recogiendo en el convenio las responsabilidades de las partes implicadas.
 
Nuestro modelo de RSC es fruto de las buenas prácticas de la compañía en materia social. Tras el trabajo de mucho tiempo hemos configurado un modelo abierto que se sustenta en cinco pilares: solidaridad consciente y constante, atender a los síntomas y actuar sobre las causas, ayudar a los que ayudan, identificar las necesidades de nuestro entorno y realizar proyectos en nuestro ámbito.
 
¿Cuál considera que es el papel de los medios de comunicación ante la Responsabilidad Social y Sostenibilidad?, ¿están cumpliendo actualmente ese papel? 

De acuerdo con las encuestas, la preocupación social respecto a los temas medioambientales no ha evolucionado en paralelo al crecimiento del problema, lo que supone una gran fisura en el aspecto de la comunicación. Es deseo de todos que los medios actúen también como actores y vehículos que nos ayuden a generar un nuevo modelo en este sentido que llegue e impacte en los públicos y que la sociedad comience a tomar verdadera consciencia del problema al que nos enfrentamos. Solo así conseguiremos nuestros objetivos.
 
Finalmente, ¿cuáles son los retos y desafíos de su organización en torno a la comunicación responsable y a la RSE? ¿cómo los piensan llevar a cabo? 

La COVID-19 ha puesto en evidencia la interconectividad a escala global que existe entre los conflictos, la pobreza, la desigualdad o el medioambiente. Esta situación no hace otra cosa que reafirmar nuestra convicción de que debemos seguir trabajando para ayudar a paliar esas situaciones que están en el entorno de nuestro día a día. En Menarini hemos iniciado “años temáticos” en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible para contribuir en la medida de lo posible a la consecución de estos. Así, en 2019 hemos profundizado en la igualdad de género y este año seguimos trabajando de forma prioritaria en los ODS 3, 5 y 17, al que sumaremos el ODS 13 de acción por el clima con el año temático #únetealverde”.