ODS 10. "La RSE no es lo que hacemos, sino cómo lo hacemos" | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Derechos Humanos,  Gobernanza,  Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Tercer sector
Sectores:
 Entidades No Lucrativas

ODS 10. "La RSE no es lo que hacemos, sino cómo lo hacemos"

Entrevista a Ibán Barrio, director de RR.HH, Compliance y RSC de ATADES
 
 

13-11-2020
Ibán Barrio, director de RR.HH, Compliance y RSC de ATADES

Entrevistamos a Ibán Barrio, director de RR.HH, Compliance y RSC de ATADES​ que nos habla sobre su trayectoria profesional en la Responsabilidad Social y Sostenibilidad desde sus orígenes y cómo define el eje central del Plan Estratégico de la Entidad que es una organización al servicio de las personas. Esta conversación pertenece al Ciclo de Entrevistas a DIRSE, producto de la alianza entre ObservaRSE y la Asociación de Directivos de Responsabilidad Social (DIRSE).

¿Podría empezar explicándonos cómo llegaste a este mundo de la RSE y qué recuerdas de esos inicios, cómo estaba la RSE en nuestro país y en ATADES?

Mi primer contacto con la RSE tuvo lugar en el año 2005. En aquel momento desempeñaba mi trabajo en una empresa pública del Gobierno de Aragón (SIRASA) y nuestro acercamiento a la RSE tenía mucho que ver con la transparencia en la gestión. Fundamentalmente queríamos transmitir a la sociedad aragonesa que la gestión de la entidad se realizaba con criterios de eficacia y respeto al medioambiente y a la sociedad rural aragonesa. En el año 2016 publicamos la primera memoria de responsabilidad social bajo criterios GRI.
Recuerdo que, en aquellos momentos, la responsabilidad social “era cosa” de las grandes empresas y muy pocas PYMES desarrollaban acciones relacionadas con las RSE.
Tras mi incorporación a ATADES en el año 2016, 11 años después, la RSE se ha desarrollado de manera muy importante en el mundo empresarial, sin embargo, la línea que separa la misión de la RSE en una entidad del tercer sector sigue siendo tan difusa como en aquellos momentos.

En esta línea, ¿cómo ha evolucionado la estrategia de RSE de ATADES en estos últimos años hasta la actualidad y cuáles son sus principales líneas de actuación?

En estos cuatro años, desde ATADES se ha trabajado en definir la estrategia en materia de RSE de la entidad. ATADES trabaja con personas con discapacidad intelectual, acompañándolas, a ellas y a sus familias, durante todo su ciclo vital.
Esta misión causaba confusión entre los dos conceptos Misión y RSE, hasta que nos dimos cuenta, que para ATADES, la RSE, no es lo que hacemos, sino cómo lo hacemos.
Por ello, nuestra estrategia en materia de RSE se basa en el eje central del Plan Estratégico de la Entidad que es una organización al servicio de las personas.

¿Puede poner ejemplos, citar buenas prácticas de su organización en estos temas?

Algunas de las buenas prácticas que se vienen desarrollando por la entidad están relacionadas con la innovación social de los proyectos empresariales que desarrollamos.
Así el actual plan estratégico recoge como uno de sus objetivos estratégicos dar respuesta a nuevas necesidades sociales y laborales de Aragón.

Para ello, promovemos el desarrollo de proyectos de economía circular que aproximen al medio rural aragonés servicios para dar respuesta al auge de necesidades relacionadas con la salud mental, la inserción laboral y colectivos en riesgo de exclusión que de otra manera tendrían muy difícil su incorporación al mercado laboral.

Otro de los objetivos estratégicos es garantizar el funcionamiento ético y la responsabilidad social de ATADES, diseñando e implementando un sistema de gestión de Compliance, creando un Consejo Asesor formado por personas relevantes de la sociedad aragonesa, e incorporando a los órganos de gobernanza de la entidad a personas con discapacidad intelectual.
Así mismo hemos realizado las primeras mediciones de impacto social de los centros especiales de empleo de la entidad.

¿Qué compromisos responsables y sostenibles a nivel interno y externo ha adquirido la organización durante la crisis sanitaria?

En ATADES trabajamos con personas especialmente vulnerables, muchos de ellos viven en nuestros centros residenciales y la crisis sanitaria nos afectó desde el primer momento.

La situación en el mes de marzo fue especialmente crítica y todos los esfuerzos de la organización estuvieron dirigidos a preservar la seguridad y salud de los usuarios/as de nuestras residencias, así como la de nuestros trabajadores/as.

En relación a las familias y a los organismos oficiales, el compromiso fue mantener en todo momento una colaboración y comunicación fluidas y transparentes sobre la situación en los centros de la entidad en lo referente a la crisis sanitaria, hecho que ha sido reconocido tanto por las familias, como por los organismos oficiales competentes.

 ¿Qué papel tiene en la misma la comunicación de la RSE? ¿Cómo lo trabajan?

La función de comunicación en ATADES es estratégica. Muchos de los recursos para desarrollar nuestros proyectos provienen de la Sociedad, de donantes privados, empresas, subvenciones de la Administración. Es clave, por lo tanto, rendir cuentas de en qué se están utilizando estos recursos y, especialmente, comunicar que se están aplicando con criterios de sostenibilidad y eficiencia.
En ATADES existe un equipo de comunicación entre cuyas líneas estratégicas figura trasladar a la Sociedad los avances en materia de RSE por parte no solo de ATADES, sino de otras entidades del tercer sector de ámbito nacional, creando grupos de trabajo y discusión y mediante publicaciones específicas, como la revista ATADES, reconocida en 2020 con el Premio Dircom Ramón del Corral a las buenas prácticas de comunicación y sostenibilidad.

¿Cuáles son las principales ventajas y beneficios de apostar por la RSE?

En el caso de ATADES, la RSE se encuentra incrustada en su ADN y, tal y como recoge nuestro plan estratégico, es la guía de todas las actuaciones de la entidad.

Una de las principales ventajas al apostar por la RSE la hemos obtenido del dialogo con los grupos de interés. Este dialogo nos ha permitido conocer sus expectativas desde un punto crítico, permitiendo focalizar nuestros esfuerzos en seguir desarrollando la misión de la entidad teniendo en cuenta las aportaciones de estos grupos de interés.
De este modo se consigue mejorar la reputación de la entidad ante todos los grupos de interés; facilita la captación de donantes, mejora la eficiencia en la aplicación de los recursos, mejora el clima laboral de la entidad, favorece la captación de talento y, en definitiva, coloca a la entidad en una posición de liderazgo frente a otras entidades del sector.
 
¿Cuáles son, en su opinión, los principales errores que se siguen cometiendo en la actualidad en torno a la RSE y cómo subsanarlos?

Uno de los principales errores a la hora de comenzar a trabajar en materia de RSE, en mi opinión, es no realizar un buen análisis inicial.
La implementación de medidas de carácter puntual y aislado en materia de RSE pueden ser un buen punto de partida, pero estas deben ir precedidas de un intenso dialogo con los grupos de interés y de la integración de este análisis en la estrategia de la organización.
Estos dos aspectos harán que las organizaciones enfoquen sus objetivos, a las expectativas de los grupos de interés transformando el modelo de gestión y convirtiendo a las empresas en sostenibles en el tiempo.

Aún se oye en determinados foros y personas que las empresas ‘hacen’ RSE por cosmética, por lavado de imagen, por greenwashing, ¿qué opina de ello y cómo revertir la situación?

En mi opinión es una tendencia decreciente entre las empresas la utilización de la RSE como una técnica de greenwashing.  Las mismas empresas comprenden el riesgo reputacional en el que pueden incurrir utilizando estas prácticas.
Al igual que la Sociedad en su conjunto comienza a tener suficientes criterios de valoración para discernir entre aquellas empresas que “hacen RSE” para hacer un lavado de cara y aquellas que realmente consideran que la RSE es la manera de hacer las cosas para asegurar la sostenibilidad.

Las empresas están entendiendo que la RSE es una manera de hacer las cosas que va más allá del marketing verde y, que debe estar en el corazón de la estrategia.

Inclusión de la RSE en la estrategia empresarial, coherencia y transparencia con los grupos de interés son tres aspectos fundamentales para que estas prácticas se conviertan en residuales.
 
¿Cómo están fomentando en ATADES la comunicación y el diálogo con los grupos de interés, cómo lo llevan a cabo y cuáles son las principales buenas prácticas qué destacaría?

La comunicación con los grupos de interés ha sido una constante en ATADES. Este hecho, quedó reflejado de manera implícita en el diseño del plan estratégico vigente de la entidad, donde se mantuvieron entrevistas y dialogo donde participaron representantes de todos los grupos de interés, internos y externos, que tienen que ver con la misión de ATADES.

Se sucedieron múltiples consultas, reuniones y grupos de trabajo formados por representantes de todos los colectivos que forman parte activa de la asociación: voluntariado, socios, familias, trabajadores, técnicos, órganos de dirección y personas con discapacidad, así como todos aquellos agentes que participan con la entidad: administraciones públicas, empresas, clientes, grupos políticos, sindicatos, entidades financieras, obras sociales, medios de comunicación...

Estas sesiones de trabajo de participación global y escucha activa, permitieron conocer de primera mano, la opinión, inquietudes, deseos, dudas y puntos de vista sobre la asociación, sus servicios y el futuro de los grupos de interés en pro de la calidad de vida de las personas con discapacidad Intelectual y sus familias, y dibujar el futuro de ATADES, apoyado en las entrevistas a 28 expertos que terminaron trazar el rumbo de la Asociación.
 
Finalmente, ¿cuáles son, en su opinión, los retos y desafíos de la RSE en nuestro país?

En mi opinión, uno de los principales retos es hacer accesible a las PYMES la RSE.

Las grandes empresas en este país tienen una cultura en materia de RSE consolidada, sin embargo, el gran tejido empresarial formado por las pequeñas y medianas empresas en muchas ocasiones no han podido acceder por falta de recursos a herramientas que les ayuden a incorporar la RSE en su gestión del día a día.

Otro de los retos es seguir trabajando en construir credibilidad en torno la RSE. Para ello, las estrategias de las empresas deben estar muy enfocadas a escuchar las expectativas de los grupos de interés, responder a ellos incorporarlos al negocio y por último reportar los resultados mediante una información que sea relevante, fiable y comparable.
 
¿Y los retos de su organización? ¿Cómo los piensan llevar a cabo?

Para ATADES los retos más importantes en este periodo 2018-2022 en materia de RSE se enfocan en avanzar en los criterios de gestión ética de la entidad, en ser una organización al servicio de las personas y en construir alianzas sólidas con los actores referentes en nuestro ámbito a nivel nacional.

Para ello estamos implementado un modelo de gestión ético de la entidad que pretendemos reforzar con reconocimientos externo de entidades como Fundación Lealtad. Se han incorporado a los órganos de gobierno y de gestión a las personas con discapacidad intelectual que son las principales receptoras de nuestros servicios. Y, conocedores de la problemática del medio rural aragonés, despoblación, falta de oportunidades para personas con especiales dificultades de inserción, estamos trabajando en el desarrollo de iniciativas empresariales de carácter social basadas en economía circular en el territorio, como puede ser Gardeniers.