ISO 26000:
 Gobernanza,  Medio Ambiente,  Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 PYMES
Sectores:
 Financiero

ODS 12. "Más allá de invertir en rentabilidad, hay que invertir con responsabilidad social y hacer las cosas bien"

Entrevista a Oriol Pinya, socio fundador y CEO de Abac Capital

03-11-2020
Oriol Pinya, socio fundador y CEO de Abac Capital

La Sociedad Abac refuerza su compromiso con la inversión responsable e integra la sostenibilidad en su propósito corporativo con el objetivo de crear valor sostenible en sus participadas y comunidades y obtiene la máxima calificación en la evaluación anual de los Principios de Inversión Responsable de las Naciones Unidas.

Los Principios de Inversión Responsable de las Naciones Unidas (PRI) son la mayor iniciativa internacional para la incorporación de criterios Ambientales, Sociales y de Gobernanza en el sistema financiero. Su objetivo es promover la inversión responsable e impulsar la creación de valor a largo plazo a través de la implementación de seis principios en los procesos de inversión de sus organizaciones signatarias. 

Entrevistamos a Oriol Pinya, CEO y socio fundador de Abac Capital, destaca la importancia de este hito señalando que “reafirma nuestro compromiso con la iniciativa y valida nuestro propósito como organización: la creación de valor sostenible en nuestras participadas y comunidades. La obtención de la máxima calificación es un gran reconocimiento y nos anima a seguir mejorando en nuestra apuesta por la inversión responsable, que entendemos como una palanca para la creación de valor financiero y social a largo plazo”. La máxima calificación llega en un año en el que Abac ha acelerado su agenda en materia de sostenibilidad, actualizando su propósito corporativo e integrando los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas como marco de referencia para analizar el impacto de sus inversiones. Dotar de valor transformacional a las participadas, generar retornos sostenibles para los inversores y tener un impacto positivo sobre las comunidades de su alrededor son las tres directrices estratégicas recogidas en el propósito actualizado de la compañía, que deja patente la firme voluntad de Abac de integrar la sostenibilidad en su estrategia de inversión. 

¿Cuál es la misión-visión de Abac Capital?

En Abac Capital lo que pretendemos es invertir en compañías de forma sostenible. Es decir, buscar y conseguir rentabilidad de fondos para nuestros inversores, que son inversores institucionales de todo el mundo, a través de nuestro fondo "Value investing" sostenible, pero hacerlo de una forma que no sea solo importante la rentabilidad que eso tiene, sino cómo se obtiene. Y ese cómo incluye la sostenibilidad desde el momento que hacemos la inversión hasta la gestión de la misma y la desinversión al final.

¿Cuenta un poco los compromisos responsables y sostenibles que ha adquirido Abac durante la crisis sanitaria tanto a nivel interno como externo?

A nivel interno, lo primero que hicimos fue proteger a nuestros empleados que forman la gestora Abac Capital, y también de nuestras participadas. Es decir, en un momento como el actual, lo primero que toca es asegurarse que la gente esté bien. Por lo tanto, pusimos en marcha una serie de protocolos para garantizar el minimizar los posibles contagios como por ejemplo organizar distintos tipos de equipo de trabajo, poner a la gente en cuarentena si hacia falta, hacer test PCR etc...  para asegurarnos de que minimizamos los casos. Por otro lado, solicitamos desde un principio a los equipos gestores de las ocho participadas, es decir compañías en las que hemos invertido, que llevaran a cabo planes de contingencia desde el primer momento para como se dice: "vamos a asumir que esto va a ir francamente mal y, por tanto, vamos a prepararnos para todos los escenarios, y luego si va a mejor, pues mejor para todos". Cosa que ha sido el caso. Al final, reenfocamos muy rapidamente las estrategias de las compañías para poder, de alguna forma, cambiar la forma de trabajar con cada una de ellas, y servir así a nuestros clientes a pesar de las dificultades logísticas que, evidentemente, la pandemia ha supuesto para todo el mundo. Nosotros tenemos un negocio de restaurantes, y tuvimos que cerrar los locales. Por el contrario, en Delivery conseguimos multiplicar por cuatro las ventas a domicilio. De alguna manera, hemos transformado la forma de vender. Tenemos otro negocio que se llama Pronokal que vende dietas para adelgazar. Antes nuestros clientes, los pacientes, iban al médico y luego acudian presencialmente a nuestros centros. Con la pandemia, los médicos han tenido que acostumbrarse a hacerlo a través de la telemedicina, y así poder recetar nuestras dietas. De esta forma, las dietas se han enviado por correo en lugar de recogerlas en nuestros locales. Hemos adaptado nuestra forma de trabajar asegurándonos que tanto nuestros empleados como nuestros clientes, de alguna forma, reduzcan el riesgo de contagio.

Abac ha obtenido la máxima calificación en la evaluación anual de los principios de inversión responsable de Naciones Unidas. ¿En qué consiste esta calificación y cómo se enmarca dentro de vuestra estrategia de sostenibilidad y responsabilidad?

Hoy en día, todo el mundo dice que invierte de forma responsable y sostenible. Una cosa es decirlo, y otra cosa es hacerlo. La diferencia entre hacerlo y decirlo, está en el medirlo. Si tu lo mides, lo que se consigue es que no sea simplemente un "brindis al sol". Sino que, de alguna forma, estás asegurándote que hagas un seguimiento de las cosas que dices que te has comprometido a hacer. Desde la fundación de Abac en el año 2014, para nosotros era muy claro que nuestro negocio no puede ser simplemente invertir directamente el dinero de nuestros inversores, sino que teníamos que hacerlo con una máxima de sostenibilidad y de responsabilidad corporativa y que aquí no vale todo. No se puede conseguir ganar dinero a expensas de tratar mal a la gente o de generar externalidades negativas. Por lo tanto, desde el principio, nos hemos auditado y esto que se hace con los principios de ser responsables, hacer un auto cuestionario que tienes que ir rellenando donde vas viendo si estás cumpliendo con una serie de máximas que se imponen desde Naciones Unidas para decir que se hacen las cosas bien. Esto a la vez es un acicate para mejorar porque cuando rellenas este cuestionario y ves lo que deberías estar haciendo y que en algunos casos todavía no haces, pues supone un objetivo para que el año que viene puedas mejorar e ir subiendo la puntuación. De alguna forma, anima a todos los que trabajamos en Abac Capital para hacerlo cada día mejor en términos de inversión responsable y sostenible. Año tras año, hemos ido mirando en qué temas tenemos que mejorar, por ejemplo, en transparencia. Cuando empezamos probablemente no dábamos suficiente información sobre nuestras participadas, nos pusimos el objetivo de mejorar y ya hemos publicado cuatro informes de sostenibilidad de esas participadas donde damos todo lujo de detalles sobre lo que está haciendo cada una de nuestras compañías en términos de sostenibilidad y medimos más de 50 indicadores de distintas áreas, tanto de temas de medioambiente, temas sociales, temas de gobernanza… de cada participada y vamos reportando periódicamente cómo mejoramos.

¿Qué otras buenas prácticas o acciones en materia de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa puedes compartir de la compañía?

Tenemos políticas de igualdad, y acciones de voluntariado que realizamos dos veces al año en las que todos los empleados/as escogemos una causa social a la que asociarnos y ayudar. Colaboramos con iniciativas que van desde montar un gallinero hasta participar en el montaje de un colegio o a recoger basura de una playa. El voluntariado lo realizamos dos veces al año porque pensamos que más allá de ayudar al prójimo, también nos ayuda a fortalecernos como equipo. Desde Abac, fomentamos con nuestros trabajadores/as el mentoraje, por ejemplo hacemos mentoraje con la Fundación Aura que son personas con discapacidad que intentan incorporarse al mundo laboral y desde Abac les ayudamos a atender una entrevista de trabajo, a elaborar mejor su currículum o simplemente charlar sobre cómo ven su vida y su futuro. Además, fomentamos que la gente participe en el consejo de administración de empresas sin ánimo de lucro y asociaciones de todo tipo para que, de alguna forma, el conocimiento que adquirimos en gestión empresarial lo podamos aplicar al tercer sector y pensemos que es algo que es un win-win. Nosotros ponemos a su disposición nuestro conocimiento, y ellos nos hacen reflexionar de que al final en el mundo hay más cosas que simplemente trabajar y buscar la rentabilidad, sino hacer lo correcto.

¿Qué relevancia tiene para la compañía la comunicación de la sostenibilidad y de la responsabilidad social?

La comunicación es fundamental porque, por desgracia, en España todavía no hay esa consciencia que hay en otros países de que no todo vale, y que hay que hacer las cosas bien. Todavía hay gente que sigue con la visión neoclásica del capitalismo de que “en la empresa ganamos dinero primero que yo ya luego haré y me instalo en la filantropía”. Esto no va de eso. Yo creo que cada vez más se está viendo que las empresas son agentes de cambio que pueden tener un impacto y, por lo tanto, es muy importante que como organizaciones sepamos transmitir. Cuando nos metemos de lleno en el mundo de la sostenibilidad, tenemos que transmitir al resto de agentes del tejido empresarial que esto es fundamental, y que nos vean como un ejemplo a seguir. A mí nada me haría más feliz que mis competidores copiaran nuestras prácticas de sostenibilidad porque eso tiene un efecto "bola de nieve" que va a ayudar a ir eliminando las consecuencias negativas de la economía, y que poco a poco todos nos demos cuenta que más allá de invertir en rentabilidad, hay que invertir con responsabilidad social y hacer las cosas bien. Lo importante para mí es que vayamos caminando de la mano en la sostenibilidad y el impacto. Este es un camino que cuando empezamos nosotros medíamos lo que hacíamos en términos de SIG. Luego, a partir de ahí te pones objetivos para saber “¿cómo queremos mejorar?” para luego hacer el siguiente cambio que es definir los ODS, y decir que tenemos un propósito como organización. Nosotros como Abac Capital y las compañías en la que invertimos y que tienen un propósito, lo que intentamos es que se alineen con una serie de ODS consistentes con el propósito de la organización y buscar tener impacto en ese ODS. Es decir, como compañía cómo puedo impactar en esos ODS, y convertirlos en objetivos estratégicos más allá de mejorar la rentabilidad. Se trata de tener un impacto real en la sociedad en esos ODS.

¿Cuáles son los planes de futuro próximo de Abac?

Estamos muy enfocados este año en todo lo que es la huella de carbono y en asegurarnos que todas nuestras compañías participadas estén midiendo de forma efectiva la huella de carbono, que no siempre es fácil. Esto supone un reto, pero pensamos que lo vamos a conseguir. El siguiente objetivo que tenemos es certificarnos como compañía BCorp y que, por tanto, también es otro elemento de certificación de que se están haciendo las cosas por el camino adecuado. Luego, el tercero es ponernos objetivos agresivos en términos de impacto. Es decir, es nuestra responsabilidad y nuestra obligación el no solo ser sostenibles sino tener un impacto positivo. Y, por lo tanto, como organización Abac y desde nuestras participadas tenemos que entender que es nuestra responsabilidad e ir un paso más allá y ayudar a hacer de este  mundo, un mundo mejor.

Aquí puedes escuchar la entrevista completa a Oriol Pinya, socio fundador y CEO de Abac Capital