bp se convierte en socio promotor de la Asociación Española del Hidrógeno | Corresponsables.com España

bp se convierte en socio promotor de la Asociación Española del Hidrógeno

La Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) y bp colaborarán a partir de ahora para potenciar el crecimiento de este sector en España y la descarbonización de la economía gracias al impulso de las tecnologías del hidrógeno

30-11-2022

bp y la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) han firmado un acuerdo de colaboración por medio del cual la compañía se convierte en socio promotor de la asociación. Así, la entidad continúa fortaleciendo su papel como referente del sector, mientras que bp refuerza su apuesta por el hidrógeno como vector clave para descarbonizar el sector energético, la industria y el transporte.

Gracias a este acuerdo, ambas organizaciones estrecharán sus lazos para impulsar las tecnologías del hidrógeno y colaborarán para construir el futuro energético de España, en el que se espera que estas tengan un papel fundamental gracias a su gran potencial.

El presidente de la AeH2, Javier Brey, ha asegurado que “El hecho de que bp se convierta en socio promotor de la asociación es un motivo muy importante de satisfacción para nosotros. Se trata de una empresa con un amplio recorrido, y que lleva tiempo avanzando y trabajando por construir un futuro energético cada vez más sostenible, en el que el hidrógeno tiene un rol central que desempeñar. Juntos podemos seguir sumando para alcanzar ese futuro a la vez que potenciamos el crecimiento del sector”.

Por su parte, el presidente de bp España, Andrés Guevara, ha destacado que: “Nuestra integración en la Asociación Española del Hidrógeno supone una excelente oportunidad para contribuir al posicionamiento de España como líder global en la consecución de una economía del hidrógeno. Nuestro país tiene un gran potencial de producción tanto para autoabastecer las necesidades energéticas locales como para exportar los excedentes”.

El mayor proyecto de hidrógeno verde en la Comunitat Valenciana

Las nuevas fuentes de energía de baja huella de carbono como el hidrógeno verde son fundamentales para bp en su objetivo de ser una compañía cero emisiones netas en 2050 o antes.

Y, dentro de este contexto, se sitúa la transformación de la refinería de Castellón en un centro integrado de energía capaz de ofrecer un amplio abanico de soluciones energéticas orientadas a la descarbonización. Para ello, los principales vectores serán la eficiencia energética, las energías renovables, los biocombustibles, incluyendo el combustible sostenible de aviación, la movilidad eléctrica y, por supuesto, el hidrógeno verde.

Actualmente, bp está desarrollando el mayor proyecto de hidrógeno renovable en la Comunitat Valenciana hasta la fecha. La previsión es que a finales de 2025 entre en funcionamiento un electrolizador de 60MW, que permitirá producir hasta 9.000 toneladas/año de hidrógeno verde con el fin de descarbonizar las operaciones de la refinería en una primera fase y contribuir a la descarbonización de la industria y la movilidad de la región en el medio plazo. De esta manera, se emitirán 72.000 toneladas menos de CO2 al año. Además, se está trabajando en el desarrollo de proyectos piloto con la industria cerámica y con flotas de movilidad pesada. 

Este electrolizador que se construirá en la planta de bp en Castellón será modulable y escalable. De este modo, en su última fase, a partir de 2030, el objetivo es ampliar la potencia y abrir la puerta a la exportación.

Camino hacia una economía del hidrógeno verde

Las propiedades únicas del hidrógeno abren la puerta a una considerable reducción de las emisiones de CO2 en numerosos sectores. Al mismo tiempo, su papel en la demanda energética será cada vez más significativo, al permitir una descarbonización eficiente y rentable. De hecho, en 2050, el hidrógeno podría cubrir el 20% de todas las necesidades energéticas del mundo, reduciendo significativamente las emisiones acumuladas de CO2.

A partir de ahora, bp y la AeH2 trabajarán conjuntamente para desarrollar la economía del hidrógeno, ya que reporta importantes beneficios medioambientales derivados de una menor emisión de CO2 a la atmósfera y, por tanto, eleva la calidad ambiental en entornos urbanos. Además, desde el punto de vista económico, este modelo fomenta el empleo en sectores tecnológicos, desarrolla las economías locales y los proyectos innovadores y aumenta el conocimiento científico en energías alternativas.