La higiene, sinónimo de salud y bienestar

La Covid-19 ha demostrado que la higiene, lejos de ser un trámite, es una herramienta para la salud y el bienestar de las personas.

07-04-2021
Imma Fornt, Directora de Papelmatic

A finales del siglo XIX la enfermera Florence Nightingale descubrió que la higiene mejoraba la supervivencia de los enfermos en el ámbito sanitario. Nightingale no solo recogió en su libro "Notas sobre enfermería (1860)" la importancia de lavarse las manos, sino que también implementó ésta y otras prácticas de higiene durante la Guerra de Crimea en los hospitales del ejército británico, resultando en notables mejoras para la salud de los pacientes.

Sin embargo, a lo largo de los años, al sector de la higiene no siempre se le ha dado el valor que le corresponde. Un claro ejemplo de ello lo hemos visto con la aparición de la Covid-19, en la que ha tenido que venir un virus, más de un siglo después del descubrimiento de Nightingale, a reiterar que la higiene es mucho más que un puro trámite y que también es, sin ir más lejos, sinónimo de salud.

Y es que por muy increíble que nos parezca a muchos, hace tan solo 60 años, en los hospitales era una práctica común el hecho de reutilizar el material quirúrgico, sometiéndolo a un proceso de lavado y esterilización solo con agua caliente. De hecho, en Papelmatic, como empresa comercializadora de productos de higiene y bienestar para los entornos profesionales fundada en 1965, no fue hasta los años 80 cuando detectamos la necesidad de cubrir las camillas de hospitales y centros médicos con papel desechable para prevenir contagios entre enfermos.

Soluciones de higiene con carácter responsable

Desde nuestros inicios, hemos tenido muy clara la relación que guarda la higiene con la salud de las personas y de los espacios y hemos trabajado en la innovación y creación de nuevos productos y soluciones que cumplan con este cometido.

La integración de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en nuestras acciones, con especial foco en los ODS número 3, 12 y 17, no ha hecho otra cosa más que reforzar este compromiso. En referencia al ODS 3 (Salud y bienestar), desde Papelmatic tratamos de innovar y comercializar productos que ayuden a la prevención y al cuidado de la salud e intentamos fomentar hábitos saludables en todos los niveles.

Los efectos de la Covid-19 en el sector de la higiene

La llegada de esta pandemia, aunque ha traído consigo aspectos muy negativos, también nos ha permitido otorgar a la higiene el valor que le corresponde y que tantos años llevamos reivindicando.

Hoy en día, como usuarios somos mucho más conscientes y exigentes de que la higiene es una herramienta para la salud y la prevención de contagios de todo tipo (y no solo de Covid-19). Y es que debemos contemplar que, además del coronavirus, seguimos conviviendo con miles de bacterias y virus nocivos.

Desde el punto de vista empresarial y personalmente como gestora de una empresa dedicada a la higiene, seguiremos esforzándonos en compartir nuestro conocimiento y acompañar a nuestros clientes para cubrir todas sus necesidades de higiene, con las máximas garantías y seguridad.

Hacia una fabricación más responsable

Durante los primeros meses de pandemia, en Papelmatic experimentamos dificultades para poder suministrar productos como, por ejemplo, mascarillas o desinfectantes. Y no solo eso, sino que nos dimos cuenta de lo escasa que era la producción local. Esto, junto con la responsabilidad de seguir ofreciendo productos de calidad y la voluntad de un mejor servicio a nuestros clientes, fue lo que nos llevó a aventurarnos en la fabricación de mascarillas quirúrgicas IIR e higiénicas de Papelmatic.

Hemos construido una sala blanca en nuestras instalaciones de Cornellà de Llobregat (Barcelona) y sometido a las mascarillas que actualmente fabricamos a estrictos controles hasta obtener la licencia sanitaria de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que nos convierte en fabricantes oficiales. Esto no es más que un ejemplo de cuán importante es forjar una industria local para la fabricación de productos de higiene, que nos permita, a su vez, promover la economía circular y ofrecer garantías a todos nuestros clientes.

Ahora que somos conscientes del papel que juega la higiene en nuestra salud, es momento de apostar por ella.

Este artículo forma parte del Dosier Corresponsables con Unoentrecienmil sobre el Día Mundial de la Salud