ODS 11: "El plan de sostenibilidad de Cabify se centra en la transparencia, la inclusión, la innovación, el impacto ambiental y el emprendimiento" | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Asuntos de Consumidores
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Servicios Ciudadanos

ODS 11: "El plan de sostenibilidad de Cabify se centra en la transparencia, la inclusión, la innovación, el impacto ambiental y el emprendimiento"

Natalia Gutiérrez, Líder Global de Impacto Sostenible y Seguridad de Cabify
 

01-07-2020

Entrevista con Natalia Gutiérrez, Líder Global de Impacto Sostenible y Seguridad de Cabify para hablar sobre la memoria de sostenibilidad de la compañía, su compromiso con los ODS y la Agenda 2030 y las líneas estratégicas de su política de responsabilidad social corporativa.

Cabify ha presentado su memoria de sostenibilidad y, tras el análisis de las conclusiones, habéis elaborado un Plan Director de Sostenibilidad. ¿Cuáles son las principales líneas de acción de ese plan?

Acabamos de publicar nuestra memoria de sostenibilidad en la que recogemos el avance en nuestros impactos y en nuestra estrategia de sostenibilidad llevados a cabo durante el año 2019 y, efectivamente, es la primera vez que hacemos público nuestro Plan Director de Sostenibilidad.

En Cabify llevamos mucho tiempo analizando cuáles son nuestros principales impactos en la ciudad porque es justo este ámbito donde tenemos presencia y donde trabajamos. Pero, por primera vez durante 2019 hicimos también nuestro análisis de materialidad, tratando de escuchar la percepción y las expectativas de todos los grupos de interés que tienen relación con Cabify. No solamente estamos hablando de los socios conductores o de los usuarios pasajeros de la plataforma sino que quisimos ampliar este espectro de escucha también hacia los organismos y los estándares internacionales más relevantes en temas de sostenibilidad. Como el Down Jones Sustainability Index o como las líneas claves de reporte que ofrece la Global Reporting Initiative. Estudiamos también la información que inversores y accionistas de todo tipo de iniciativas están haciendo. Y, básicamente, metimos todo esto en una coctelera. Hicimos un análisis con más de 30.000 encuestas de diferentes grupos de interés para entender cuáles eran las expectativas que existen sobre nuestra forma de trabajar como empresa, porque nosotros entendemos la sostenibilidad como una visión transversal a toda la organización, es decir, gestionamos las operaciones de forma responsable y sostenible. El equipo de sostenibilidad está formado por tres personas en una empresa que tiene presencia en 11 países, sería imposible hacer todo esto si no fuese desde cada uno de los equipos que asumen y entienden la visión de sostenibilidad.

Estas líneas estratégicas de acción tienen cinco caminos. El primero tiene que ver con la ética, la transparencia y la gobernanza. El sector del transporte y de la movilidad no ha sido un sector tradicionalmente transparente, que mostrase de forma muy abierta su información, y nosotros queremos ser pioneros. Incluso, si nos fijamos en los reportes de la grandes compañías de movilidad a lo largo del mundo, hay mucha información que tiende siempre a mantenerse oculta. Y en ese sentido nosotros queremos establecer un parámetro donde una gobernanza fuerte con políticas claras y una visión estratégica y transversal de la transparencia y de la sostenibilidad sean lo que nos haga liderar. Además de, por supuesto, el comportamiento ético de cada uno de los que formamos parte de Cabify.

La segunda línea tiene que ver con uno de nuestros principales retos y es que queremos que las ciudades sean inclusivas y accesibles para todos los colectivos. El sector del transporte y el sector tecnológico han sido dos sectores mayoritariamente masculinos. Por lo tanto, queremos reducir la brecha de género en el sector y ser líderes en inclusión también devolviendo las ciudades a los ciudadanos. Eso quiere decir a todo ciudadano. Estamos haciendo esfuerzos muy grandes por lograr que sea una aplicación accesible e inclusiva para cualquier con discapacidad. El año pasado hicimos la aplicación 100% accesible para personas ciegas. Este año estamos trabajando muchísimo en lograr que la aplicación sea también 100% accesible para personas sordas. Y, sobre todo, para un colectivo que ha recibido uno de los mayores impactos en este contexto de COVID como son las personas mayores, que en España y Latinoamérica se enfrentan a brechas tecnológicas importantes pero que necesitan la movilidad para incrementar su calidad de vida. Al final la movilidad para las personas mayores significa lo mismo que para los jóvenes, poder ir al médico, poder tener un ocio de calidad, poder salir de estas pequeñas fronteras que nos presentan las ciudades.

Nuestra tercera línea de acción tiene que ver con la innovación sobre la tecnología para incrementar la seguridad en las ciudades donde tenemos presencia, para crear espacios seguros y saludables. Y para que nuestra aplicación sea capaz de construir un espacio de trabajo seguro para los conductores, pero también seguro para los pasajeros y capaz de generar una relación de confianza y de cuidado mutuo.

La cuarta línea de acción está relacionada con el impacto ambiental porque el sector del transporte es también un sector con importantes emisiones en el mundo. Nosotros llevamos desde 2008 siendo pioneros en la compensación a nivel global del 100% de nuestra huella de carbono, fomentando, además, la toma de decisiones con un menor impacto ambiental.

Y, por último, todo lo que tiene que ver con el emprendimiento y la creación de valor. Son los ámbitos en los que creemos que como empresas podemos hacer un poco más de énfasis. Esta es una empresa de emprendedores, somos una startup que se convirtió en unicornio. Entonces, queremos más unicornios en España, queremos más unicornios en Latinoamérica. Buscamos que más colectivos de la sociedad se atrevan a emprender. Incluso nuestros socios conductores, a veces, usan Cabify como una fuente de ingresos para poder desarrollar después sus emprendimientos. Queremos crear valor, seguridad en las ciudades y entornos que cada vez fomenten más el desarrollo social. Esas son nuestras cinco líneas de acción.

Hemos llegado a compromisos específicos y constantemente estamos midiendo nuestros avances a través del desarrollo de una batería de sostenibilidad que nos permiten ir midiendo cómo ese impacto que sabemos que causamos evoluciona para ser mucho más positivo cada vez.

¿Cómo ayuda Cabify a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030?

El análisis de materialidad, del que he hablado antes, lo hicimos justamente para enfocar nuestro Plan Director. Tuvimos muy en cuenta la Agenda 2030 porque entendemos que, además, por primera vez se ha dado un discurso conjunto, de empresas, academias, todo tipo de instituciones, organizaciones de la sociedad civil y gobierno, relacionado con sostenibilidad. Todos lo llamamos de la misma forma las mismas cosas. Entonces, nuestras cinco líneas de acción están intrínsecamente relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que han guiado nuestra ruta. Entendiendo que la mejor práctica era escoger justamente esos objetivos de desarrollo sostenible en los que la empresa puede lograr un mayor impacto, ahora mismo estamos trabajando en el ODS 5 de igualdad y equidad de género; en el ODS 10 de reducción de las desigualdades, donde queremos tratar de hacer algo que de manera natural permite la movilidad, que es mejorar la calidad de vida de las personas; el ODS 11 de ciudades y comunidades sostenibles, porque es explícitamente donde tenemos un mayor impacto y donde tenemos toda nuestra presencia; el ODS 13 de acción por el clima, con todos los proyectos tanto de compensación como de medición y de minimización de las emisiones de carbono. Y, por último, el ODS 17, el de las alianzas para lograr los objetivos, que yo creo que si hay un contexto global que nos ha permitido entender que las alianzas son prioritarias, ha sido el COVID 19 el que nos ha llevado a saber que como sociedades nos tenemos que unir para lograr cosas que son más relevantes.

¿Cómo promovéis la integración de la movilidad y la accesibilidad para todos los ciudadanos?

Primero buscando siempre que la movilidad sea libre. Nosotros creemos muchísimo en que las personas tienen que ser libres y tienen que poder tener diferentes alternativas para moverse por las ciudades. Y justo en esta búsqueda de la libertad para todos los ciudadanos entendimos desde el año pasado que todos los ciudadanos son todos. Se acercó a nosotros Jota, un triatleta español paralímpico que iba a ir a las Olimpiadas de Tokio cuando se iba a celebrar en 2020 y que estaba buscando patrocinios para poder moverse y para poder hacer sus entrenamientos. En esta primera relación con Jota identificamos que existían algunos retos que todavía nuestra aplicación tenía para este tipo de colectivos, como es el de las personas ciegas. Como somos muy comprometidos, siempre que identificamos un reto en la empresa  se busca generar una solución. Nos marcamos un objetivo muy claro que era lograr que 2019 sirviese como el año en el que hacíamos formal nuestro compromiso por la accesibilidad, por la movilidad libre y accesible para todo tipo de personas en todo tipo de países. Queríamos comprometernos con las personas con discapacidad que son las que más retos tienen para moverse por la ciudad. De ahí arrancamos esta famosa batería Cabify donde cuando un equipo se compromete vamos todos a una y logramos que durante un año todas las actualizaciones de la aplicación la fuesen convirtiendo cada vez en más accesible.

No nos hemos quedado ahí. Durante 2020 estamos trabajando por mantener con las evoluciones tecnológicas la aplicación accesible 100% para personas ciegas. Estamos trabajando también en resolver las barreras para gente con otro tipo de discapacidades visuales. Pero como te decía, hemos avanzado un paso más. Queremos trabajar con todas las discapacidades auditivas y queremos trabajar con este público que, poco a poco, en la medida que vamos envejeciendo, además, nos va enseñando que hay ciertas discapacidades temporales o no que llegan, que son las personas mayores que tendrían que hacer un uso perfecto de la aplicación como cualquier otro ciudadano y poder utilizarla como un vehículo de movilidad, un medio de transporte para poder moverse libremente por las ciudades, sobre todo cuando más se necesita que es cuando determinadas vulnerabilidades empiezan a llegar a nuestras vidas. Este año hemos firmado un convenio con la Confederación Estatal de Sordos de España y, además, un par de acuerdos con dos organizaciones que promueven y buscan el respeto a los derechos de los adultos mayores. Tanto con EmancipaTIC, que es una organización española que tiene presencia también en Latinoamérica defendiendo estos derechos de las personas mayores, como con la Fundación Derechos Mayores, que desde Chile lidera una estrategia para toda Iberoamérica con el objetivo de que nos hagamos todos conscientes de que al final este es un futuro al que, ojalá, todos podamos llegar, pero que requiere atención desde ya. Además, es un mercado muy interesante para las empresas, ya que las personas mayores son un colectivo económico que ha salido incluso reforzado de cualquier crisis y nos damos cuenta de la presencia que tienen en la sociedad.

Una de vuestras líneas de acción es la que tiene que ver con la diversidad y con la inclusión. ¿Qué acciones habéis puesto en marcha en esta materia?

Hay dos líneas claves en este sentido. Una tiene que ver con esa diversidad de inclusión interna que, además, fomenta la competitividad, y otra tiene que ver con la diversidad de inclusión desde el punto de vista de nuestras socias conductoras.

Desde el punto de vista interno llevamos varios años fomentando el desarrollo de planes de igualdad en todos los países donde tenemos presencia. Hay que entender que nosotros tenemos mucha presencia en Latinoamérica. De los 11 países donde estamos, solamente uno de ellos, España, está en Europa. El resto es Latinoamérica. Entonces, conviene reforzar este tipo de compromisos en sociedades donde quizás la diversidad y la inclusión de género todavía tienen más retos.
Además de esos planes de igualdad, tenemos mecanismos de monitoreo, como te decía, para evaluar cómo vamos evolucionando. Contamos con un comité de diversidad e igualdad que está dando seguimiento de forma permanente y global todas las iniciativas que se hacen desde el punto de vista de la formación, de la conciliación, de la flexibilización del trabajo, de la incorporación de procesos, de gestión de recursos humanos, de contratación… cada vez más inclusivo con menos sesgo de género también. Y tenemos un comité específico para el área tecnológica y de producto. Queremos más matemáticas, más ingenieras, más programadoras… Sabemos que existe un reto en el sector tecnológico en este tipo de iniciativas y de metas y nos hemos planteado ser la empresa del sector con más cantidad de mujeres en posiciones de liderazgo.

Además, externamente, este año justamente en apoyo con el Banco Interamericano de Desarrollo y con las investigaciones que fuimos capaces de llevar a cabo en México para entender cómo estaba para toda Latinoamérica y España el porcentaje de mujeres versus hombres conductores. Nos hemos marcado metas muy concretas en este sentido y estamos tratando de desarrollar proyectos y programas que acompañen a las mujeres que deciden trabajar de manera autónoma, flexible o independiente, siendo conductoras en la aplicación, para que puedan conciliar su vida pero, además, tener acceso a los beneficios que forman parte de nuestra plataforma en Cabify.

Estáis en muchísimos países. ¿Cómo ves el futuro de la responsabilidad social tanto en España como en el mundo?

Creo que el COVID-19 ha sentado la base para entender que las empresas, además de ser empresas, somos ciudadanos corporativos y que participamos en el día a día y en la construcción de las sociedades. Yo creo que ya no se puede deslindar esta responsabilidad que tenemos como empresa, incluso como ciudadanos, del desarrollo sostenible del mundo, independientemente del reconocimiento mayor o menor que tengamos las empresas en este recorrido. Los ciudadanos exigen cada vez más y más a las empresas sobre su rol social, sobre su rol ambiental, sobre la forma en la que pueden detonar los cambios mucho más rápido a veces que las mismas administraciones. Los ciudadanos empiezan a ser más conscientes y buscan que nosotros como empresa seamos también más conscientes y más responsables tanto de lo positivo como de todo lo negativo.

Además, creo que esta responsabilidad, estos compromisos y esta necesidad de acción de las empresas se han puesto muy en alza con la Agenda 2030 de la que hablaba antes. Nosotros somos los entes que podemos de una forma mucho más rápida generar las alianzas. Llevar a los gobiernos, a las administraciones públicas, ciertos temas que quizás no se regulan tan rápidamente, pero que podemos meter en la conversación de todos los que formamos parte del mundo de la movilidad, del mundo de la tecnología, de otros sectores. Las empresas obligatoriamente nos vamos a tener que comprometer con cumplir y con impactar con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Además, nos vamos a tener que comprometer con las personas, que son tanto empleados como colaboradores quienes nos permiten sacar adelante la operación que hacemos, como con todas las personas que forman parte de la sociedad y consumen o no nuestros productos en función también a si están más o menos alineados con nuestro propósito.

Nosotros desde que nacimos hemos tenido un firme compromiso con la sostenibilidad. Al principio no se le llamaba así, luego el concepto evolucionó y desde 2018 tenemos una estrategia y unas metas claras y creo que ahora más que nunca esos compromisos son ineludibles. Las empresas somos actores sociales claves para mejorar el mundo.

¿Los ciudadanos esperan ahora más de las empresas casi que de los gobiernos por la agilidad en la respuesta?

Sí, por supuesto. De hecho, cada vez lo notamos más. Las plataformas de denuncias y de reporte de cualquier incidente, de olvido o de cualquier cosa que pueda suceder en los viajes cada vez están más llenas de sugerencias. O sea, los ciudadanos tienen también la necesidad de hacer público y de contarnos a las empresas que hay formas en las que ellos ven nuestra actividad que incluso se podrían mejorar, fortalecer, cambiar, mantener, revolucionar… Y yo creo que lo más inteligente que podemos hacer es escuchar y adaptarnos en función a nuestras posibilidades. Pero, sobre todo, escuchar a los ciudadanos y entender hacia dónde van. Todos somos ciudadanos, seamos o no parte de una empresa, entonces, creo que muchas veces hay que hacer también esa labor de humildad, de escucha y de entender que igual las cosas no son como uno las plantea porque el secreto del éxito siempre está en los ciudadanos.

¿Cómo vais a afrontar los nuevos retos planteados por la crisis del COVID-19?

En términos de la estrategia de sostenibilidad creo que hay ciertos temas que incrementan el volumen. Hablaba de toda esta línea de acción de seguridad e innovación. Ahora la seguridad se ha convertido en algo más que sentirme físicamente seguro en un vehículo porque pueda no existir ningún accidente en el trayecto o porque además pueda generar esta relación de confianza y de respeto entre conductor y pasajero. Ahora la seguridad significa también vivir en espacios que estén libres de contacto del virus. Entonces, esto para nosotros ha sido volver a abrir como las miras.

Hemos trabajado muy fuerte por incrementar las medidas de seguridad. Trabajamos en una campaña de reparto de equipo de protección personal para un gran volumen de conductores, fortaleciendo la seguridad en las ciudades porque ahora todo se trata de eso. Quizás la visión de la sostenibilidad si tuviese que identificar hacia dónde va más, primero va hacia las ciudades y esta forma en la que los ciudadanos nos hemos empoderado de nuestras ciudades en cuanto nos han dado un poquito la oportunidad de salir de los confinamientos o de las restricciones de movilidad. Queremos también devolver las ciudades a los ciudadanos y creo que eso pasa obligatoriamente por reducir el uso del vehículo particular y por compartir mucho más todo tipo de alternativa de movilidad.
 
Por otro lado, como decía, para nosotros se han vuelto prioritarios los protocolos de desinfección, de higiene, de ventilación diaria de los vehículos, de ofrecer incluso a los conductores herramientas, sensibilización, capacitación, todo lo que necesitaban también para sentirse seguros ejerciendo en el día a día su labor como conductores de VTC, de vehículos privados, de taxis… Tenemos que garantizar que la gente pueda hacer su trabajo y que se sienta segura ejerciéndolo en el día a día. Además, es fundamental tanto para las empresas como para los usuarios particulares que utilizan la aplicación para moverse por las ciudades, que ahora mismo somos una alternativa un poco mejor al transporte colectivo solo por eso, porque se puede gestionar o controlar mucho mejor estos vectores de contaminación del virus.

Creemos que hay muchas cosas que ha traído el COVID, que han llegado para quedarse. Sobre todo una mayor conciencia incluso de la contaminación en las ciudades, del impacto ambiental, pero también una mayor conciencia social. Por tener presencia en países latinos nos hemos enfrentado también a otras realidades porque mantener la distancia social desde el principio de todo esto ha sido muy complicado. Somos sociedades que se abrazan, que se besan, que se tocan en el día a día y quizá por eso también esta pequeña campaña que a través de las mamparas hemos querido hacer para acercar a los pasajeros, incluso a los conductores, que habla de que estamos separados, a lo mejor por una mampara, por mascarillas, por cierto tipo de equipos que nos protegen, pero estamos más juntos que nunca. Más juntos que nunca escuchándonos, respetándonos, trabajando por esta seguridad de la que hablábamos desde el principio. Y más juntos que nunca en enfrentar como sociedad estos retos absolutamente nuevos que ha presentado el COVID-19 en cada uno de nosotros que han sido retos que como empresa hemos tenido que lograr abordar. Fuimos capaces de convertir nuestro centro, que atiende todo tipo de incidencias o de necesidades a lo largo de los viajes, en un centro de teletrabajo. Lo logramos en 48 horas. Eso probablemente ha marcado un hito también desde el punto de vista de la atención al usuario. Tenemos en torno a 1.100 empleados  a lo largo del mundo. Nos hemos convertido en una compañía que teletrabaja al 100% y hemos logrado estar cerca de nuestros usuarios y de nuestros socios conductores para entregarles la seguridad que necesitaban para poder moverse de forma libre y ejercer su profesión libremente también por las ciudades.

Escucha aquí la entrevista completa con la protagonista:
 


Reserva plaza para el webinar "Diálogos ObservaRSE/Corresponsables: Retos de las empresas en la movilidad y las ciudades sostenibles", promovido por Cabify"