“El contrato social entre la compañía y sus vecinos es determinante” | Corresponsables.com España

“El contrato social entre la compañía y sus vecinos es determinante”

Entrevistamos a Tomás Azorín, Director de Estrategia y Transformación de HeidelbergCement Hispania.

19-01-2022

¿De qué modo tu compañía apuesta por las buenas prácticas socialmente responsables?

La política de Responsabilidad Social Corporativa de HeidelbergCement Hispania se fundamenta sobre el compromiso de ser un buen vecino y de tratar de contribuir en la mejora de la calidad de vida del entorno de nuestros centros de trabajo. La base de estos compromisos es una relación cercana y transparente con los principales grupos de interés y un interés sincero en que esa relación sea provechosa para todos.

¿Nos puedes explicar brevemente vuestra evolución hasta la actualidad?

El compromiso de la compañía con el entorno de sus distintos centros de trabajo ha existido siempre, antes incluso de que se acuñara el término de RSC. Las fábricas más antiguas, algunas centenarias, han sido durante décadas el eje de la vida económica, cultural y social en las localidades en las que se ubican proporcionando a sus vecinos no solo un puesto de trabajo sino también vivienda, escuela, instalaciones deportivas, servicios médicos o economatos. Se trataba de una relación basada en la dependencia. 

No obstante, la relación con nuestros vecinos ha ido cambiando conforme cambiaban el contexto social, económico y cultural en España. Ya no es necesario que las empresas resuelvan necesidades básicas de los vecinos. Las relaciones actuales se cimentan en la interdependencia, en la posibilidad de hacer coincidir intereses y trabajar juntos para conseguir objetivos concretos en materia económica, social y ambiental.  

¿Y alguna buena práctica en concreto con los objetivos que persigue que te gustaría destacar en esta entrevista?

Una de las iniciativas más interesantes puestas en práctica en los últimos años son las Comisiones de Sostenibilidad en el que participan representantes de los vecinos, instituciones y Administraciones, así como representantes de la empresa y sus trabajadores. El objeto de estas Comisiones es convertirse en punto de encuentro entre los representantes de los principales colectivos vecinales para compartir información y detectar áreas de colaboración que redunden en una mejora de la calidad de vida alrededor de nuestras instalaciones.

En coherencia con nuestros Compromisos de Sostenibilidad 2030 con objetivos concretos en materia de ser un buen vecino, reducción de la huella ambiental y promoción de la economía circular, algunas de las acciones puestas en marcha a propuesta de estas Comisiones han sido programas de clasificación y recogida selectiva de basura en nuestros centros y colegios del entorno, campañas de voluntariado social o ambiental, planes de concienciación ambiental para estudiantes en materia de economía circular, biodiversidad y gestión del agua o jornadas de puertas abiertas.

A veces, algunas de estas campañas se han convertido en políticas. Este es el caso del Plan de Voluntariado Corporativo que sustituye las participaciones puntuales en campañas solidarias para crear una herramienta que fomenta la colaboración de largo plazo con iniciativas sociales o ambientales puestas en marcha por colectivos vecinales a través del trabajo voluntario de nuestros empleados y aportaciones económicas complementarias de la empresa en función de las horas aportadas y otros indicadores.

¿Qué importancia tiene para vuestra organización formar parte de Oficemen a la hora de mejorar vuestra RSC?

Oficemen ofrece un espacio en el que poder compartir experiencias sobre buenas prácticas en el sector que puede reportar positivos avances en esta materia para cada uno de sus asociados pero no solo eso.

Nuestra asociación se muestra muy activa en la generación de contenidos y formatos sectoriales que complementan los mensajes y contenidos generados específicamente a nivel local aportando una visión más amplia de nuestra realidad más cercana.
En paralelo, también ha creado instituciones como CEMA o FLACEMA que, de forma específica, sirven para consensuar políticas en materia de economía circular con sindicatos y empleados y se muestran como un pilar importante para apoyar las iniciativas locales de valorización de residuos.

¿Qué sinergias esperáis generar a nivel ambiental las acciones conjuntas que estáis emprendiendo en vuestro sector?

El sector cementero lleva años promoviendo la valorización tanto material como energética de residuos en sus instalaciones por toda la geografía española. La adopción de esta práctica como una herramienta común de lucha contra el cambio climático, integración socioeconómica y aportación a la economía circular, lejos de significar una competición entre empresas, supone la creación de una red de instalaciones que, operando con los estándares ambientales más exigentes, contribuyen a dar un servicio al entorno en el que trabajan.

En un mercado maduro de residuos, en el que el vertido fuera reducido al máximo y se favorecieran todas las actividades económicas de aprovechamiento de materiales y energía, esta red de fábricas de cemento puede dar un servicio coordinado de gestión de materiales, con criterios de cercanía e, incluso, especialización en determinados flujos de residuos.

¿Cuál creéis que es la situación actual del impacto climático de vuestra actividad en España?

La Hoja de Ruta del Sector Cementero para alcanzar la neutralidad climática en 2050 es un buen documento para conocer como este sector y cada una de las empresas que lo componen están afrontando los cambios para reducir al mínimo el impacto climático.

Es conveniente recordar que, desde hace ya décadas, el sector viene trabajando en áreas claves como la disminución del consumo de combustibles fósiles y su sustitución por combustibles alternativos, la incorporación al cemento de materias primas recicladas o la mejora de la eficiencia energética.

Pero los retos más relevantes se presentan en el desarrollo e implementación de una tecnologia de proceso que garantice la neutralidad carbónica. Son muchos los proyectos de investigación y desarrollo con este propósito. El Grupo HeidelbergCement asume su papel como líder pilotando la puesta en marcha de la primera fábrica de cemento del mundo que no emitirá CO2 en Brevick, Noruega y que empezará a dar resultados en 2024.

¿Cuáles son los otros grandes retos y desafíos/oportunidades de tu organización en materia de sostenibilidad?

Como parte del ambicioso plan de acción de nuestra Hoja de Ruta CO2 que prevé una reducción superior al 35% de nuestras emisiones en 2030, también estamos trabajando en la reducción de la huella de carbono de nuestra gama de productos y soluciones constructivas. La promoción del uso de estos productos y soluciones entre clientes, prescriptores, promotores y Administraciones se antoja fundamental para asegurar el mínimo de emisiones durante todo el proceso ligado al sector de la construcción.

En paralelo, la implementación de programas de gestión de la biodiversidad en todas nuestras instalaciones industriales y canteras, como elemento de responsabilidad social, es uno de los ejes de trabajo del que nos sentimos muy orgullosos. También forma parte de nuestras prioridades la ejecución de planes de gestión eficiente del agua en nuestras instalaciones. Estamos siendo pioneros y, aunque ya tenemos resultados palpables, aún nos queda mucho por hacer.

Por último, volver a insistir en la importancia del contrato social entre la compañía y sus vecinos como parte esencial de cualquier estrategia de sostenibilidad. Ser un buen vecino implica compromiso con la comunidad, respeto a los demás, diálogo fluido y abierto, confianza. Sobre estos pilares se puede construir una relación de largo plazo provechosa para todos.