La empresa como actor fundamental en la orientación académico-profesional

Es fundamental establecer marcos de colaboración entre los centros educativos y las empresas, que los primeros conozcan las necesidades y tendencias del mercado laboral, las habilidades que requiere y cómo es el desempeño actual de las profesiones; también que las empresas se comprometan con los centros educativos, sus docentes y la orientación de los más jóvenes.

05-12-2023
Sara Molero Palomino, Secretaria General de CEIM

El mercado laboral se encuentra en constante desarrollo, al igual que las oportunidades de desarrollo académico que ofrece el ámbito educativo. Ambos mundos evolucionan y es fundamental que lo hagan de la mano, ya que en la actualidad podemos constatar que prácticamente la totalidad de los sectores tiene dificultades para cubrir sus vacantes y eso ocurre, entre otros motivos, porque falta conexión entre el mundo educativo y el profesional.

Es fundamental establecer marcos de colaboración entre los centros educativos y las empresas, que los primeros conozcan las necesidades y tendencias del mercado laboral, las habilidades que requiere y cómo es el desempeño actual de las profesiones; también que las empresas se comprometan con los centros educativos, sus docentes y la orientación de los más jóvenes.

La orientación académico-profesional, desde las edades más tempranas, permite que los jóvenes puedan conocer las diferentes profesiones que existen y su nivel de empleabilidad, pudiendo elegir con mayor criterio sus trayectorias académico-profesionales, libres de estereotipos de género y de falsos clichés asociados a algunas profesiones.
 
La orientación contribuye a que los estudiantes puedan avanzar y mejorar su incorporación al mundo laboral, y en otros países de nuestro entorno, políticas educativas en materia de orientación temprana, han permitido la reducción del desempleo juvenil, del abandono escolar temprano y, en el medio plazo, una mejor adaptación con el talento que las empresas necesitan.
 
No debemos pensar que la orientación es solo cosa de los centros educativos. La empresa también ha de ser un actor clave en la orientación, que permita a los estudiantes conocer el mercado laboral y sus oportunidades, la gran variedad de trayectorias profesionales de éxito entre las cuales elegir la suya, la relación entre sus estudios y el ejercicio profesional.

Por ello, desde CEIM estamos muy comprometidos con la iniciativa Empresas Que Inspiran que impulsa la Fundación Bertelsmann, que tiene como objetivo conectar el tejido empresarial con el mundo educativo a través de la orientación.
 
Para ello las empresas participantes en esta iniciativa ofrecen estancias educativas, charlas de profesionales y visitas a sus oficinas o centros de producción, con la finalidad de darles a conocer la diversidad de formaciones, habilidades y talento que las empresas buscan y necesitan.
 
Empresas y centros educativos debemos comprometernos en orientar al talento del futuro.

Esta tribuna forma parte del Dosier Corresponsables: Empresas que inspiran, una iniciativa de Fundación Bertelsmann, y coincidiendo con el Día del Voluntariado.