Valencia, donde la ética y la RSE buscan ser primordiales | Corresponsables.com España

Valencia, donde la ética y la RSE buscan ser primordiales

La Universitat Politècnica de València (UPV), con la colaboración de la Fundación ÉTNOR, acogió el Diálogo Corresponsables Valencia

24-07-2013

Rosa Puchades, vicerrectora de vicerrectora de RSE y Cooperación de la UPV: “La Responsabilidad Social Universitaria es un desafío para integrar la RSE en nuestra gestión y a la vez formar a buenos profesionales"

 

 

Más de una veintena de empresas y organizaciones valencianas se reunieron para compartir sus experiencias  en torno a la RSE, su evolución, dificultades y retos en la Comunidad Valenciana, en el Diálogo Corresponsables Valencia,


La Fundación ÉTNOR, para la ética de los negocios y las organizaciones, encargada de abrir el foro, destacó la necesidad de dar un marco ético a la Responsabilidad Social. “La RSC ha avanzando mucho en los últimos años, pero la crisis ha demostrado la necesidad de establecerla desde ese marco ético”, destacó el gerente Roberto Ballester. “Y esa es la razón de ser de nuestra Fundación, incorporar la ética en el ámbito de la empresa y dar un marco ético a la RSC”, consideró Ballester.


La directora de RSC y Comunicación de Importaco, Natalia Pons, explicó como esta empresa familiar valenciana de importación de frutos secos se inició en la RSC. “Lo primero fue el apoyo de la alta dirección y en 2010 se creó el departamento de RSC. Empezamos adhiriéndonos al Pacto Mundial y el apoyo de la Fundación ÉTNOR también fue importante”, destacó Pons, quien reconoció que después “era necesario sensibilizar y formar a toda la organización para que en su día a día pensaran de forma ética”. El reto en la actualidad es “sensibilizar a nuestros proveedores y promover que cambien hacia un modo de hacer las cosas mejor. Así, les hemos pedido que en tres años se adhieran al Pacto Mundial, además de auditarles en temas de riesgos sociales y medioambientales”, concluyó Pons.


En éste ámbito precisamente están trabajando también en Sanlucar Fruit con los productores a quienes consideran parte de la “Comunidad Sanlucar”, destacó Delia García, directora de RSC de la empresa: “Creemos que existe una corresponsabilidad entre todos”. Entre los distintos programas que tienen puestos en marcha destaca el de gestión de la diversidad, ya que trabajan con personas de 21 nacionalidades distintas, por ejemplo, a través de la concesión de becas para desarrollar un voluntariado internacional en alguno de estos países “para entender su realidad y entender qué estamos haciendo allí y formar parte de esa realidad”, dijo García.

 

El presidente de Tecnidex, Manuel García-Protillo, destacó que “cuando óperas a nivel internacional las empresas se tienen que integrar y conectar con la sociedad". Para el máximo responsable de esta empresa agrícola, “la formación continua, sociedad civil y RSE van de la mano. Si la sociedad crece, la empresa crece. Por eso invertir en RSE es rentable”. García-Portillo valoró que “uno se tropieza con la RSE, porque la empresa tiene que estar en la sociedad. Todas las empresas tienen negocio, pero no todos los negocios tienen empresas”.

 

TRASCENDER A LA SOCIEDAD


Arturo Gradolí, responsable de Grandes Cuentas de Ainfor, consultora del sector informático, destacó la necesidad de encuentros como estos “porque siempre es importante hablar de RSE y comunicar lo que se está haciendo, pero más importante es contagiarlo al resto de la sociedad”. En concreto AINFOR desarrolla su apuesta ética a través de un Código Ético que elaboraron hace ya casi 20 años. “Una manera de que el carácter de la dirección cale en el resto de la empresa”, indicó Gradolí.


Emili Villaescusa, presidente de la Confederación de Cooperativas de la Comunitat Valenciana, coincidió con la reflexión de Gradolí: “Es necesario que la RSE se contagie y llegue a todos los poros empresariales, la RSE tiene que ver con la toma de decisiones, de diálogo con los grupos de interés. Ese es el primer paso para ir más allá de que la única responsabilidad de las empresas es ganar dinero. La RSE no es un objetivo, sino un medio y el  fin es satisfacer los grupos de interés, comunicarse con ellos a través de los diferentes canales. Eso significa poner a las personas en el centro de los valores y por eso la RSE tiene que ser la estrategia misma de las organizaciones y una forma de relacionarse con su entorno”.


“Desde el mundo de las cooperativas sociales estamos apostando por difundir la RSE”, apuntó Villaescusa para quien “una cosa es saber hacer las cosas y otras hacerlas saber”. Recalcó el mensaje de que “difundir la RSE, debe ser, buscar la felicidad de los grupos de interés”.


Elia Durá, del departamento de RSC de Balearia, explicó que “la RSC está  integrada en la gestión de la empresa y dirigida a los grupos de interés”. Repasó la implicación con los proveedores, la política de compras o la calidad. Del mismo modo que apuntó que la RSE con los empleados se centra en la formación y destacó el Código de Conducta y Ética Empresarial. “Para Balearia el medio ambiente es muy importante, porque somos una empresa de transportes”, indicó Durá, que expuso que habían creado Índice de Ecoeficiencia de Baleària (IEB) “que guía la innovación en la empresa y  Relaciona las emisiones de gases de efecto invernadero con la ocupación real de pasaje, coche y carga por milla. Con el objetivo de mejorar este índice, muchas de nuestras ideas innovadoras van dirigidas a disminuir las emisiones de CO2 e incrementar la ocupación”.


En la parte de acción social Durá recordó que contaban con la Fundación Balearia, mientras que su compañero de departamento, Manuel Pérez, aseveró que “la RSE se impregna dentro de toda la compañía y los empleados somos partícipes y consecuentes. La RSE no la tratamos en un departamento aislado sino que se impregna en el conjunto de la empresa. Se trata de una metodología de trabajo conjunto”.


El presidente de Unesco Club, José Osuna, explicó de qué manera están desarrollando educación para el desarrollo sostenible en los centros educativos de Valencia, “trabajando sobre todo en  clases extraescolares y formando a directores y formadores”. Para Osuna “la educación para el desarrollo sostenible es imprescindible desde primaria, porque ayuda a formar a ciudadanos comprometidos”.


Rafael Mossi, coordinador del Departamento de Proyectos Sociales de la Cámara Comercio de Valencia, destacó el papel de esta institución en “fomentar la sostenibilidad y el desarrollo sostenible. Nuestra intención es que las empresas se desarrollen sosteniblemente y para ello damos información y formación en RSE a los que nos lo piden, ahora también estamos dando apoyo a los emprendedores. Buscamos que las empresas sean sostenibles para generar riqueza en la sociedad”. Para Mossi, “es necesario unir la RSE, con la innovación y competitividad”.

 

GRUPOS DE INTERÉS, LA CLAVE


Jaime Alapont, gestor de Engagement y RSC del Hospital General de Valencia, aseveró que “nuestros grupos de interés son nuestros pacientes, que es nuestra razón de ser, y nuestros trabajadores. Por eso perseguimos su felicidad”. Alapont no dudó en afirmar que es necesario “fomentar el engagment y la corresponsabilidad de todos los implicados que llevará a la sostenibilidad del modelo sanitario”.


Mercedes Alcover, coordinador regional de Fundación Adecco, recordó que “nuestro saber hacer es la integración de las personas al mercado laboral y para ello creamos un entorno de inclusión dentro de las empresas, trabajando de la mano para normalizar la diversidad en el ámbito laboral”.


José Félix Lozano, doctor en Filosofía por la Universitat de Valenciana, profesor Titular de Escuela Universitaria de Ética y Cooperación al desarrollo en la UPV y director del Master de RSC de la UPV, valoró que “nuestro objetivo es formar en RSE, como estamos haciendo con la segunda edición del Master de RSC, los seis años de postgrado en RSC, etc., pero también integrar la RSE en nuestra gestión, con la puesta en marcha de un Código Ético, avances en la gestión ambiental y en la reducción de consumos, o el desarrollo de una Universidad Senior o la denominada Universidad de Estiu para hijos de docentes en el verano, que funciona como ciclo de actividades”.


Verónica Deambrogio, socia directora de Addkeen Consulting, expuso que “acercan la educación financiera para todos, sobre todo a los más pequeño. Por eso estamos promoviendo la educación financiera y el consumo responsable en los colegios de primaria”. Mientras que Mercedes Colomer, de Asociación Alanna, indicó que “trabajamos por la inclusión social de los más desfavorecidos y contra la pobreza. Para ello, tenemos una empresa de inserción laboral, Integras Tú”. Colomer apuntó que cuentan con un Código de Conducta para desarrollar su actividad.


El coordinador Territorial Este de la Oficina de Voluntarios BBVA, Juan Pagan, explicó la labor de voluntariado corporativo de la entidad y apuntó que “en 2012 se formaron en educación financiera a 98.000 alumnos de la Comunidad Valenciana, que es una parte central de nuestra actividad”. También indicó que habían desarrollado “La Liga a debate”, donde los alumnos debaten sobre temas económicos.


“La RSE no es cuestión de presupuesto, es más importante la convicción, que es el germen de la RSE”, aseveró  Gonzalo Belenguer, director de Marketing de Aguas de Valencia. “Hemos llegado a la RSE más desde la convicción de unos profesionales, cuando en 2005 nos embarcamos para potenciar el desarrollo sostenible en la organización, que desde el impulso de la dirección”. Para Belenguer “la RSE también es negocio y por eso fuimos la primera empresa de aguas de España que creamos el contador inteligente. Además, Valencia es la única ciudad que cuenta con un doble servicio de agua consumo y jardines. Esta convicción nos ayuda a integrar la RSE en la gestión”.


Para Víctor Duart, manager Environmental Policy and Programs Europe and Japan de IBM, “los proyectos de RSC tienen que estar alineados con el negocio y mejorar las condiciones de vida de las sociedades en las que hacemos negocio”. Para Duart, el reto “es que la RSE se quede, al igual que la calidad o el medio ambiente en todas las organizaciones. Y tanta certificación puede ser perjudicial para ello”.


“Apostamos por la economía productiva y no especulativa al ser una cooperativa”, afirmó Paco Alós, departamento de Negocio y Marketing de Caixa Popular, quien no dudó en afirmar que "la RSE te ayuda a ganar dinero y nosotros estamos creciendo como nunca”.


“Empezamos creando unos principios y códigos de actuación que debían regir la organización. Hacíamos RSE antes de que naciera sin saberlo", afirmó Alós. Desde hace un par de años Caixa Popular ha empezado a comunicar lo que hacen “porque es importante que cale en nuestros stakeholders”. “Este modelo nos está permitiendo crecer en plena crisis a un gran ritmo”, destacó Alós, “lo cual es fundamental porque nos permite generar más riqueza”.


Para Pilar Blaya, directora de RSC y Cooperación de Fundación Valencia Port, “la RSE es una tendencia consolidada, un imprescindible. Lo ideal es que todos se acercaran desde el convencimiento, pero lo importante es que se apuesto por la RSE. Por ejemplo, nosotros apoyamos la promoción e integración de la RSE en las empresas del transporte".


José García, gerente de Sagarmanta, empresa dedicada a la organización de eventos, explicó que “en 2007 empezamos a oír hablar de la RSE y desde entonces hemos trasladado los criterios de RSE, sobre todo sociales y sostenibles a la producción de eventos. Creamos un Código Ético y tenemos en marcha el proyecto de concierto con huella de carbono cero”.


 

CLAUSURA

 

La vicerrectora de RSE y Cooperación, Rosa Puchades, fue la encargada de clausurar el Diálogo Corresponsables Valencia, quien manifestó la apuesta de la UPV por el desarrollo sostenible y afirmó que “la Responsabilidad Social Universitaria es un desafío para integrar la RSE en nuestra gestión y a la vez formar a buenos profesionales, que se comporten de manera responsable y ética en su profesión”.

 

Al Diálogo Corresponsables Valencia también asistieron alumnos de la segunda edición del Master de RSC de la UPV, así como otros grupos de interés, como la Fundació Xam.