Un 60% de las inmobiliarias acepta dinero negro y muchas lo imponen como requisito para la compra, según un estudio | Corresponsables.com España

Un 60% de las inmobiliarias acepta dinero negro y muchas lo imponen como requisito para la compra, según un estudio

19-02-2006

Según informa la entidad en un comunicado, ha sido precisamente el incremento registrado en la demanda de billetes de 500 euros durante el pasado año, -con un aumento del 38% del volumen de billetes en circulación-, lo que ha alertado de que éste es un "síntoma claro" de que la economía sumergida está en pleno auge en España. Se trata, apuntan, de un "preocupante indicio" de que "se está perdiendo la batalla en la lucha contra el fraude fiscal".

En este sentido, GESTHA afirma que estos billetes "se han convertido en un instrumento perfecto para realizar operaciones fraudulentas y saldar negocios que pretenden quedar al margen del control del Fisco", ya que son los de mayor valor del sistema monetario de la zona euro y, por tanto, "los elegidos por los defraudadores para cometer este tipo de acciones ilícitas".

Así, los técnicos explican que la cifra de billetes de 500 euros en circulación (billetes distribuidos menos billetes retirados por el Banco de España) en España "no ha cesado de crecer mes a mes durante el pasado año", mientras que los billetes de 20 y 10 euros han experimentado la tendencia inversa con un decrecimiento de su volumen en circulación.

Según sus datos, el valor total de los billetes grandes en circulación se incrementó un 36,3% durante 2005, hasta alcanzar los 47.367 millones de euros, lo que resulta "paradójico" si se observa que fue precisamente en febrero del pasado año cuando el Gobierno puso en marcha el Plan de Prevención del Fraude Fiscal.

Según GESTHA, si se establece una comparativa con otros países de la Zona Euro, las estadísticas muestran que en la Unión Europea circulan un total de 341 millones de billetes de 500 euros, y de esa cifra, más de la cuarta parte se maneja en nuestro país, 95 millones de billetes. 

Los técnicos de Hacienda afirman que el sector inmobiliario se ha convertido "en uno de los principales refugios del dinero negro en España", ya que oculta las rentas generadas en las distintas fases de recalificación de terrenos, urbanización, promoción, construcción y venta.

"Las inmobiliarias aceptan dinero negro y un gran número lo impone como requisito para la compraventa, y son precisamente los billetes grandes los que se suelen emplearse como medios de pago en estos casos frente a otros como tarjetas, pagarés o cheques que, aunque son más cómodos, dejan rastro", explican.

Estos técnicos insisten en la necesidad de introducir medidas en esta nueva Ley Antofraude que contribuya a reducir "de manera contundente" esta tendencia en el sector inmobiliario.

Así, y con el fin de atajar los canales de fraude vinculados al uso de estos billetes de alto valor facial, GESTHA propone al Gobierno que se exija a entidades e intermediarios financieros y otros operadores que "identifiquen a los solicitantes de una cierta cantidad de estos billetes, y faciliten la información a Hacienda".

Asimismo, aboga por la habilitación y formación de los 8.000 técnicos financieros del Ministerio de Economía y Hacienda para la lucha contra el fraude y la corrección de la tendencia al alza de la economía sumergida en España.

En palabras del vicepresidente de GESTHA, José María Mollinedo, "pensamos que es un derroche de fondos públicos y una clara señal de mala gestión que, desde la Agencia Tributaria y la Intervención General del Estado, se hable de escasos medios personales cuando no se amplían las funciones de ese importante número de funcionarios".