"El error de base es enfocar la igualdad solo vía la incorporación laboral de la mujer" | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Gobernanza
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Telecomunicaciones

"El error de base es enfocar la igualdad solo vía la incorporación laboral de la mujer"

El problema para mí no ha sido sentirme o no discriminada, sino ser capaz de conciliar mi vida personal y laboral

08-03-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



Con motivo del Día de la Mujer, Corresponsables ha entrevistado a mujeres en puestos directivos de diferentes empresas y entidades españolas. Arancha Díaz-Lladó, directora de Innovación Sostenible y Diversidad de Telefónica, es una de ellas. Como muchas mujeres, a lo largo de su vida ha pasado por situaciones de micromachismos que ha sabido superar sin repercusión a nivel profesional. ¿Lo que peor lleva? Encontrar el equilibrio entre vida laboral y personal.

¿Recuerdas en qué momento te diste cuenta de que por ser mujer tu vida iba a ser más difícil por los estereotipos y discriminación de la mujer en diferentes esferas de la vida?

La realidad es que nunca he sentido que mi vida fuera a ser más difícil por el hecho de ser mujer.  En mi casa tuve siempre las mismas oportunidades que mis hermanos, aunque sí, es cierto que el trato no era el mismo… Mis padres eran mucho más proteccionistas conmigo, se esperaba de mí que colaborara en las tareas de la casa... Pero las exigencias a nivel académico y las oportunidades de formación o incluso de ocio (por ejemplo, para aprender deportes) fueron las mismas. 

Recuerdo que mi madre, que ha trabajado siempre y es una mujer moderna para su tiempo (tiene hoy 82 años), un día me recomendó estudiar “secretariado internacional”, ¡cómo si fuera una locura plantearme estudiar una ingeniería! Yo era buena estudiante y cuando le planteé a mi madre por qué limitarme a un secretariado rápidamente cambió de opinión.  “¡Qué equivocación!”, me dijo, “¡Soy una antigua! ¡Estudia lo que quieras, esfuérzate y no dependas de nadie!”.  
Aun así, insisto: no he sentido esa desventaja, las oportunidades fueron las mismas. 

¿Qué dificultades te has encontrado en tu vida laboral por el hecho de ser mujer?

En el entorno laboral tampoco he sentido que fuera más difícil por ser mujer.  Hay momentos en los que ser mujer me ha perjudicado, pero hay otros en los que me ha ayudado. 
Algún ejemplo: en una etapa sí sentí que estaba en inferioridad de condiciones porque mis compañeros viajaban con nuestro jefe por ser hombres y por ser “de su cuerda”… A cambio, en otras ocasiones, me dieron prioridad para participar como ponente en foros por ser mujer.  Sí, de partida no me gustó estar ahí por “la cuota”, pero la realidad es que con ello, logré mucha visibilidad interna y externa, y al final me fue mejor profesionalmente. 

Otro ejemplo: durante una época tenía un compañero, par mío, con 50 años, barba y aspecto de mandar. Cuando llegábamos a las reuniones juntos, automáticamente asumían quien mandaba y casi me pedían a mí servir el café.  Esas situaciones se superan con una dosis de confianza en sí mismo y sentido del humor… No creo que tengan más importancia si sabes gestionarlas, al menos para mí. De hecho, cuando llegó el momento de elegir a alguien para ascender, nuestro jefe me eligió, ¡¡¡y eso que estaba justo de baja maternal con mi primer hijo!!!

En definitiva, el problema para mí no ha sido sentirme o no discriminada, sino ser capaz de conciliar mi vida personal y laboral. Ese sigue siendo el gran reto.

Hay infinidad de estudios que hablan sobre la discriminación de la mujer en el mundo laboral y también para llegar a puestos directivos. ¿Cuáles crees que son los causantes de esta situación y cuáles son los retos en este ámbito?

Yo creo que la causa es que los ascensos, con frecuencia, los deciden los hombres y en gran parte con criterios subjetivos. Si la valoración de las competencias de un candidato incluyera sólo criterios objetivos, como haber estudiado una carrera específica o hablar un idioma, sería mucho más fácil.  Pero la realidad es que al final hay un jefe que elige y ese jefe, en general un hombre, tiende a elegir perfiles más afines a él. Además, en muchas ocasiones se asume que las mujeres, a partir de una edad o al tener hijos, no van a querer tener la misma dedicación al trabajo.  En ocasiones ocurre así, pero no siempre. De hecho, cada vez hay más hombres jóvenes que también se plantean su dedicación al trabajo vs familia.  

Al final, yo creo en los individuos y en las elecciones personales, al margen de ser hombre o mujer. ¡Cada uno tenemos que elegir nuestras preferencias y que los de arriba nos dejen avanzar sin decidir por nosotros!

Cuando se habla de conciliación entre la vida personal y laboral, suele ponerse, erróneamente, el foco en la mujer. Esta visión muestra cómo el ámbito doméstico sigue entendiéndose como responsabilidad de la mujer. En tu caso, ¿cómo consigues conciliar entre vida laboral y personal?

En mi caso lo consigo mal.  Tengo un horario laboral mucho peor que el de mi marido y dedico muchas más horas de trabajo en casa. Al margen de que yo lo haya hecho mal en este sentido, creo que hay un error de base que es enfocar la igualdad solo vía la incorporación de la mujer al mundo laboral. Es igualmente importante incorporar al hombre al ámbito doméstico. ¡Esto no significa sólo que el hombre tenga que planchar y asumir el 50% de las tareas domésticas! Significa que, por ejemplo, no tiene que estar mal visto que un hombre decida quedarse en casa y dedicarse a las tareas del hogar. Significa corresponsabilidad en todo.

¿Cómo promueve Telefónica la igualdad de oportunidades y la paridad?

En la actualidad, tenemos diversas iniciativas pero nos queda mucho por avanzar. Seguimos trabajando en materia de sensibilización, en los procesos internos y en todo lo que tiene que ver con los clientes, nuestra principal prioridad. Algunos ejemplos:

  • Garantizamos la representación de al menos una mujer en el 100% de los procesos de nombramiento y promoción de directivos.
  • Abordamos el valor de la diferencia y los sesgos inconscientes en talleres, MOOC y cursos online para la alta dirección y los empleados.
  • Potenciamos el liderazgo femenino con iniciativas como Women in Leadership.
  • Apoyamos el talento joven con la iniciativa Talentum y sus becas, competiciones, encuentros, hackatones…
  • Respaldamos a las mujeres emprendedoras con Women’s Age, iniciativa de Telefónica Open Future.
  • Hemos creado Movistar+ 5S para las personas con discapacidad. También para ellas fomentamos la accesibilidad de nuestras tiendas, nuestras páginas webs, call centers…
  • Identificamos nuestros dispositivos con iconos en función de su utilidad para superar dificultades visuales, auditivas, cognitivas o de destreza.
  • Fomentamos la innovación propia y con otras entidades para avanzar en la inclusión a través de la tecnología. PervasiveSub y Breaking Sound Barriers son dos ejemplos.