ODS8. La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, presenta el ‘Plan de impulso a la formación profesional para autónomos y Economía Social’ | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Proveedores y Consultores,  Administraciones y Empresas Públicas
Sectores:
 Servicios Ciudadanos

ODS8. La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, presenta el ‘Plan de impulso a la formación profesional para autónomos y Economía Social’

El presidente de CEPES, Juan Antonio Pedreño, destaca que “la aprobación del plan de impulso a la formación profesional es un hito sin precedentes” y tiene “una importancia estratégica para el modelo de empresa de Economía Social”

19-11-2020

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, presentó el Plan de Impulso de la Formación Profesional del Trabajo Autónomo y la Economía Social, que cuenta con una dotación de 3,4 millones de euros.
 
En el acto de presentación, realizado en la sede ministerial, también intervinieron  la directora general de Trabajo Autónomo, Economía Social y Responsabilidad Social de las Empresas, Maravillas Espín; junto con representantes de ATA, UATAE y UPTA, por parte de las organizaciones de autónomos; de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES); y de CC.OO., UGT y CEOE y CEPYME, en representación de los interlocutores sociales que han apoyado este acuerdo que hoy se ha consolidado.
 
El presidente de CEPES, Juan Antonio Pedreño, precisó en su intervención que “hoy,  con la aprobación de este plan de impulso a la formación profesional, es un día histórico y sin precedentes y de gran importancia estratégica para el modelo de empresa de Economía Social, el cual es competitivo pero a la vez responsable, sostenible, solidario, igualitario, donde priman las personas y el empleo estable y de calidad. Unos valores que pueden inspirar al resto de empresas a conciliar objetivos económicos y sociales y, por tanto, reducir desigualdades”.
  
“La situación actual ofrece la oportunidad de dar un impulso para poder tomar decisiones audaces, atrevidas, para construir un futuro sostenible e inclusivo, una oportunidad para mejorar la vida de las personas. Tenemos la obligación de construir un futuro mejor y, en este contexto, la Economía Social, refuerza la transición hacia sociedades más resilientes y contribuye a reducir las desigualdades, pero para todo esto necesita la formación”, añadió el presidente de CEPES.
 
Pedreño subrayó la necesidad de facilitar el acceso a sectores emergentes y a la transformación digital, así como que las empresas generen proyectos innovadores y competitivos y con gran impacto social.
 
Además, Pedreño destacó que “este acto viene a consolidar y articular la incorporación de las Entidades representativas de la Economía Social al sistema de Formación Profesional para el empleo” y recordó la existencia de más de 43.000 empresas de Economía Social, más de 2,2 millones de empleo, más de 2 millones de personas asociadas y 10% del PIB.
 
Asimismo, el presidente recordó que la Economía Social “tiene en la formación su eje estratégico. No en vano somos de los pocos modelos empresariales que tienen por ley, como es el caso de las cooperativas, dotar fondos para la formación de los trabajadores”.
 

Proyectos de la Economía Social  

 
El presidente de CEPES anunció que desde la Economía Social y gracias a este Plan y al apoyo de la FUNDAE se está trabajando en diversos proyectos cuyos resultados serán de gran valor para las personas trabajadoras y para las Empresas de Economía Social.
 
Algunos de ellos son:  
 

  • Informar de las oportunidades laborales de empleo y emprendimiento que supone la Economía Social para los jóvenes.
  • Generar proyectos empresariales en sectores emergentes y con viabilidad de futuro, proyectos que supongan nichos de oportunidades de empleo y capacitación y formación al alcance de aquellos que se quieran preparar para ello.
  • Ayudar a la transformación digital de las empresas desde la formación y la cualificación como premisa de su competitividad, acercando la cualificación en competencias digitales a los socios y trabajadores de la Economía Social y a los desempleados.
  • Análisis del Impacto del COVID en las empresas de Economia Social y las nuevas oportunidades de empleo y necesidades de formación.
  • Estudio del Mapa competencial mujer emprendedora, empresaria y/o trabajadora en la Economía Social.
  • Necesidades de formación post-covid en empresas de Economía Social que trabajan con colectivos en exclusión.

 
 

Bases para la transformación global

 
El Plan, que se realiza por primera vez y es fruto del diálogo con los interlocutores sociales, es también pionero en su dimensión y dotación. Este Plan anticipa las necesidades formativas de un sector decisivo y establece las bases de una transformación global, protagonizada por la modernización, la digitalización, la creación de redes de distribución independientes y la generación, así mismo, de redes propias, que favorezcan un crecimiento más inclusivo y sostenible”, señaló la ministra durante su intervención.
 
Díaz puso en valor el peso específico de los Autónomos y de la Economía Social en la generación de riqueza y empleo, y recordó que este Plan de Impulso “nutrirá el diseño de las acciones formativas”, además de destacar la importancia de la detección de las necesidades formativas por parte de las personas trabajadoras.
 
“Sois vosotros y vosotras -señaló la ministra- las que estáis en contacto permanente con la heterogeneidad del trabajo autónomo y la Economía Social, prestando apoyo y asesoramiento y constituyéndoos en actores y observadores privilegiados. Sois vosotras y vosotros los que estáis en mejores condiciones para obtener el diagnóstico más certero y, sobre él, diseñar las acciones formativas más acertadas para apoyar a este colectivo de cara al futuro”.
 
La ministra Díaz ha incidido en la apuesta del Ministerio de Trabajo y Economía Social por la formación, como palanca necesaria para la recuperación y transformación del país, y ha recordado, en esa línea de actuación, el Plan de Formación Profesional para el sector turístico, presentado el pasado octubre en colaboración con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, al que se destinarán 40 millones de euros para actividades formativas de 70.000 personas trabajadoras de este sector.
 
Por su parte, Espín puso en valor el papel de los interlocutores sociales en el acuerdo que está en el origen de este plan y ha indicado que, desde el Ministerio, se trabaja en iniciativas para que “se ponga el foco en la Economía Social y en los Autónomos del futuro". Espín ha señalado, además, que las acciones formativas que ahora se desarrollan son parte fundamental de la Estrategia Nacional para el Impulso del Trabajo Autónomo y de la Estrategia Española de la Economía Social, que el Ministerio de Trabajo y Economía Social liderará durante los próximos años.