ODS8. Flexibilidad horaria, jornada continua y teletrabajo son las medidas más demandadas por los trabajadores para lograr la conciliación | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Prácticas Laborales
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  Administraciones y Empresas Públicas
Sectores:
 Entidades No Lucrativas

ODS8. Flexibilidad horaria, jornada continua y teletrabajo son las medidas más demandadas por los trabajadores para lograr la conciliación

Los encuestados han manifestado padecer ansiedad, cansancio, culpabilidad, frustración, idignación e infelicidad al no poder conciliar su vida personal, familiar y laboral

05-11-2019

ARHOE presenta las conclusiones del programa Conciliación de la vida laboral y personal: igualdad y corresponsabilidad. Esta iniciativa, subvencionada por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, ha tenido por objetivos conocer la percepción que tienen las personas respecto a la conciliación de su vida laboral y personal ; el nivel de corresponsabilidad que existe entre los hombres, así como su orientación hacia esta; la visión que del problema y de su resolución tienen las organizaciones empresariales, sindicatos, empresas, tercer sector, Administración pública y Gobierno; y el enfoque que sobre estas mismas cuestiones tienen expertos en materia de conciliación e igualdad.

Para alcanzar estos objetivos se han utilizado diferentes metodologías desde la encuesta hasta un estudio documental basado en informes e investigaciones anteriores, entrevistas en profundidad con expertos, grupos de discusión con representantes y la posterior difusión.

Entre los datos cabe destacar el 66,52% de los trabajadores de ambos sexo consideran prioritario implantar un horario flexible de entrada y salida, el 61,27% considera necesaria la jornada continua y el 54,7% que se facilite el teletrabajo. Además, el 54,49% opina que se debe reconocer a las empresas que promuevan la conciliación.

A los encuestados se les pidió también que manifestaran sus sentimientos y pensamientos tras valorar los aspectos de la conciliación de su vida laboral y personal. El resultado fue que prácticamente el 100% de los sentimientos son de connotaciones negativas. Algunos de ellos son ansiedad, cansancio, frustración, culpabilidad, injusticia, indignación, infelicidad... Así, hasta un total de 50 calificativos diferentes.

Las medidas que manifiestan las personas tener en su mano para conseguir mejorar su situación actual son, por este orden: organizar mejor su tiempo y planificarlo (36,98 %), renunciar al ocio y aficiones personales (34,14 %) y contratar ayuda externa para el cuidado de familiares (30,42 %). Las mujeres proponen, de forma significativa, acciones vinculadas al ámbito doméstico, personal y laboral, mientras que los hombres solo al contexto laboral.

Llama la atención también que el 59,65 % de las mujeres encuestadas afirma que la maternidad le ha perjudicado, o le podría perjudicar, en su desarrollo profesional, frente al 18,29 % de los hombres. Además, las mujeres declararon tener más dificultad que la que manifiestan los hombres para dedicar tiempo a su vida personal (ocio, formación, relaciones sociales), y el nivel de satisfacción fue igualmente menor que el expresado por ellos.

También se acudió a los diferentes protagonistas en materia de conciliación, igualdad de oportunidades y corresponsabilidad para conocer su punto de vista sobre la situación actual y alternativas para promover cambios positivos. Entre las principales conclusiones que se extrajeron, cabe destacar:

  • Necesidad de abordar el problema con una visión global y con perspectiva de género, orientada más hacia un pacto de Estado que a políticas parciales y efímeras.
  • A la vista de los recientes movimientos populistas discriminatorios y misóginos que están apareciendo en algunos países de nuestro entorno, incluido España, es preciso dar una respuesta colectiva para combatirlos.
  • Promover a las mujeres a posiciones de poder y en la toma de decisiones en las Administraciones y entidades públicas, sociedad civil, organizaciones empresariales y sindicatos, en la empresa y en los medios de comunicación.
  • La educación y la formación como pilar para la consecución de la igualdad de oportunidades, para luchar contra los estereotipos de género y la segregación por sexos, a través de los valores, los conocimientos y las actitudes. El ámbito educativo y el de la formación son los principales instrumentos de socialización, además del propio entorno familiar.
  • El papel de las empresas, en la promoción de la conciliación y la igualdad, es tan importante para su sostenibilidad y competitividad, como para la consecución de una sociedad fuerte, justa y democrática.
  • El Estado es responsable no solo de generar normativa orientada a la consecución de la igualdad de género, sino también de proveer de servicios, prestaciones e iniciativas no legislativas que propicien un contexto de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.
  • Los hombres deben asumir un papel activo en el proceso de cambio, pues son parte de la solución.

En palabras de José Luis Casero, presidente de ARHOE, "las políticas de conciliación solo serán eficaces si quienes las promueven están sensibilizados con la necesidad vital que las personas tienen de desarrollarse de forma plena. Así pues, los responsables, protagonistas en materia de conciliación, como lo son aquellos que participan en los partidos políticos, los gobiernos de todo ámbito (estatal, autonómico o local), los sindicatos, organizaciones empresariales, sociedad civil, etc., deben estar a la altura de las responsabilidades que en este sentido tienen".

Por su parte, Mariano Ruipérez, director del programa y autor del informe, señala que "en el presente trabajo se ha podido evidenciar que los progresos orientados a la consecución de la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres son claramente insuficientes y muy lentos, aunque se percibe un cambio hacia el que pudiéramos denominar nuevo hombre". Y es que, según Ruipérez, es fundamental que "los hombres pongan la mirada en el cambio social, en el futuro que quisieran para sus hijos e hijas, para generar nuevas y positivas maneras de ser padre, pareja, amigo, compañero de trabajo, ciudadano y, sobre todas las cosas, ser una nueva persona. Para ello se requiere consciencia, empatía, interiorización de valores y acción".

Añade que las medidas a adoptar para alcanzar una sociedad más equitativa y libre deben ser transversales y globales. "Todos, en mayor o menor medida, somos corresponsables de la situación actual, del cambio positivo y de lo que será nuestra sociedad en el futuro. Aunque en su origen más íntimo los cambios parten siempre de las personas, somos nosotros mismos, con nuestras decisiones, con nuestras acciones y omisiones, quienes promovemos cambios, o quienes seguimos siendo cómplices del mantenimiento de esta situación", concluye Ruipérez.