ODS7. Capital Energy continua el desarrollo de su primer parque eólico en Cantabria | Corresponsables.com España

ODS7. Capital Energy continua el desarrollo de su primer parque eólico en Cantabria

Esta instalación renovable, ubicada en los municipios de Arredondo, Miera, Riotuerto, Entrambasaguas y Solórzano, dispondrá de una potencia instalada de 51 megavatios (MW) y su desarrollo implicará la inversión de cerca de 41 millones de euros

26-02-2021

Capital Energy acaba de dar un paso relevante de cara a afianzar el desarrollo de su proyecto de energías limpias en Cantabria.
 
El Área de Industria y Energía de la Delegación del Gobierno en Cantabria ha anunciado que somete a información pública la solicitud de autorización administrativa previa de su primer parque eólico en la comunidad: Garma Blanca. Esta instalación renovable contará con una potencia instalada de 51 megavatios (MW) e implicará la inversión de casi 41 millones de euros.
 
Los 13 aerogeneradores de este parque cántabro de Capital Energy serán capaces de suministrar 145.150 megavatios hora (MWh) de energía limpia al año, equivalentes al consumo de cerca de 60.400 hogares cántabros, y evitarán la emisión anual a la atmósfera de más de 58.000 toneladas de CO2.
 
El parque eólico Garma Blanca, sito en los municipios de Arredondo, Miera, Riotuerto, Entrambasaguas y Solórzano, propiciará además la creación de unos 295 empleos durante su fase de construcción -10 en la fase de operación- y tendrá un impacto económico anual en las arcas regionales (canon eólico) y locales (IBI e IAE), así como a través de los contratos de arrendamiento, de alrededor de 267.000 euros. A esta cuantía recurrente se suma el pago puntual del ICIO, que ascenderá a 1,23 millones de euros.
 
Capital Energy cuenta a día de hoy con 17 proyectos de energías renovables en Cantabria, todos ellos eólicos. Suman una potencia conjunta de casi 690 MW y su desarrollo supondrá una inversión global de, aproximadamente, 650 millones de euros.

Adhesión al Territorio Rural Inteligente de Cantabria

En línea con el compromiso de la compañía de impulsar el desarrollo socioeconómico de todas las comarcas en las que promueve sus proyectos de energía renovable, Capital Energy se acaba de adherir a la iniciativa Cantabria Territorio Rural Inteligente.
 
El objetivo de esta plataforma es utilizar los recursos del territorio y la tecnología para crear ecosistemas innovadores de desarrollo sostenible que permitan gestionar eficientemente las infraestructuras y ofrezcan nuevos servicios a los ciudadanos, creando empleo, impulsando el emprendimiento y atrayendo talento al territorio.
 
Para Capital Energy, este modelo ejemplifica a la perfección la necesaria unión entre desarrollo sostenible y digitalización, pilares de su estrategia empresarial. La compañía cree que este enfoque colaborativo ente distintos agentes permitirá maximizar las oportunidades de los nuevos modelos operativos y de negocio, dando respuesta a los retos del territorio mediante proyectos tractores que aseguren su sostenibilidad medioambiental, económica y social.

Alrededor de 38 GW de cartera de proyectos en la península ibérica

Capital Energy cuenta en la actualidad en España y Portugal con una cartera de proyectos eólicos y solares que ronda los 38 gigavatios (GW) de potencia, de los que cerca de 8,5 GW ya disponen de los permisos de acceso a la red concedidos.

Gracias al lanzamiento de su comercializadora, en el último trimestre de 2020, Capital Energy ha culminado su objetivo estratégico de estar presente a lo largo de toda la cadena de valor de la generación renovable: desde la promoción, donde la compañía cuenta con una posición consolidada dada su trayectoria de casi 20 años, hasta la construcción, producción, almacenamiento, operación y el suministro.
 
El objetivo de la empresa, que ha pasado de 30 personas a más de 350 en los tres últimos años, distribuidas a lo largo de 14 oficinas en España y Portugal, es llevar al consumidor final la energía 100% renovable que ya está produciendo en sus propias instalaciones.

La inversión total se elevaría a 70 millones de euros si se incluyera el 100% del coste de dos subestaciones y una línea de alta tensión necesarias para evacuar la electricidad, coste que en principio será compartido con otros proyectos.