ODS4. Millones de niñas corren el riesgo de no recibir educación tras el cierre de escuelas debido a la COVID-19 | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Derechos Humanos
Grupos de interés:
 Tercer sector

ODS4. Millones de niñas corren el riesgo de no recibir educación tras el cierre de escuelas debido a la COVID-19

World Vision estima en su informe Aftershocks - Access Denied que hasta un millón de niñas en África subsahariana han podido ver impedida su vuelta a la escuela debido al embarazo, tras el cierre de escuelas debido a la pandemia

25-01-2021

La pandemia de COVID-19 ha causado estragos sin precedentes en niños y niñas, familias y comunidades de todo el mundo, interrumpiendo servicios vitales y poniendo en riesgo millones de vidas. Desde marzo, los intentos por evitar una crisis de salud mundial se han materializado en cierres de escuelas en 194 países en todo el mundo, lo que ha afectado a casi 1.600 millones de estudiantes, más del 90% de la población escolar mundial.
 
Para los niños más vulnerables, especialmente las niñas, acceder a la educación y permanecer en la escuela es bastante difícil. La pandemia ha provocado trastornos adicionales inesperados, y la probabilidad de que los niños vulnerables puedan continuar su educación se ha desplomado. Antes de la crisis de la COVID-19, 258 millones de niños y jóvenes en edad escolar de primaria y secundaria ya no tenían acceso a la educación. Además de eso, las Naciones Unidas estiman que ahora, casi 11 millones de estudiantes de escuelas primarias y secundarias en todo el mundo, de los cuales 5,2 millones son niñas, corren el riesgo de no recibir educación después del cierre de escuelas debido a la COVID-19.
 
Hay una vulnerabilidad particular que se sabe que se agrava por el cierre de escuelas en tiempos de crisis y pone en riesgo la educación continua de las niñas: el embarazo en la adolescencia. Los cierres de escuelas durante las crisis pueden hacer que aumente la probabilidad de que las niñas participen en conductas sexuales de riesgo y aumenta la amenaza de violencia y explotación sexualesEl embarazo en la adolescencia está además vinculado a la falta de educación y servicios de salud sexual y reproductiva, al matrimonio infantil, a los riesgos para la salud y el bienestar y al aumento de la pobreza y la inseguridad. Las complicaciones en el embarazo y en el parto en la adolescencia son la principal causa de muerte de las niñas de 15 a 19 años en todo el mundo.

El África subsahariana es la región del mundo donde más niños están sin escolarizar. También tiene las tasas de embarazo adolescente más altas del mundo. Las políticas frente a esta situación abarcan, desde la expulsión directa de las niñas embarazadas hasta las estrategias que apoyan la educación continua de las madres adolescentes, pero las normas sociales, las prácticas y otras barreras todavía suelen hacer que el embarazo sea el fin de la educación. 

World Vision estima en su informe Aftershocks - Access Denied que hasta un millón de niñas en África subsahariana han podido ver impedida su vuelta a la escuela debido al embarazo, tras el cierre de escuelas debido a la pandemia. Esta situación puede llevar a la región a una nueva crisis en la educación de las niñas a menos que se actúe ahora. 
 
Como parte de la respuesta de emergencia global a la COVID-19, World Vision se asegura de que los niños, las niñas y las familias tengan acceso a servicios esenciales y apoyo psicosocial con el fin de reducir el estrés, la ansiedad y las situaciones que pueden poner a las niñas en peligro de violencia doméstica, violencia de género, embarazos precoces, no deseados y matrimonio infantil. La ONG también está proporcionando a las familias y los maestros materiales educativos y apoyando a los grupos de lectura para garantizar que las niñas y los niños continúen teniendo algún tipo de seguimiento educativo durante el encierro. 
 
“World Vision trabaja para ayudar a que todas las niñas puedan permanecer en la escuela, independientemente de sus circunstancias. Por su parte, los países deben establecer políticas que faciliten el reingreso y la educación continua para todos los niños y niñas, sin excluir a las estudiantes embarazadas. Entre todos tenemos la oportunidad de prevenir nuevos impactos sociales y económicos como resultado de la COVID-19”, concluye Javier Ruiz, director de World Vision España.