ODS14. Coca-Cola premia a cuatro proyectos por sus soluciones a la basura marina | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Medio Ambiente
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Alimentación y Bebidas

ODS14. Coca-Cola premia a cuatro proyectos por sus soluciones a la basura marina

Dos estudios científicos españoles y uno portugués, así como una start-up española, han sido los premiados en la III edición del Concurso Mares Circulares al que se presentaron un total de 30 candidaturas

23-11-2020

La pandemia de la COVID-19 nos ha traído un contexto lleno de incertidumbre. Sin embargo, hay una certeza que no sólo no ha cambiado, sino que se ha reafirmado tras la crisis: la necesidad de cuidar el medio ambiente y la urgencia de apostar por la economía circular.

Por ello, Coca-Cola mantiene su apuesta por poner la sostenibilidad y la economía circular en el centro de su negocio. Ahora más que nunca, y con el objetivo de trabajar para encaminarnos hacia una recuperación verde y conseguir un mundo sin residuos, Coca-Cola ha premiado, dentro de la III edición de su Concurso Mares Circulares, coordinada desde la Asociación Chelonia, y con la participación de Liga para a Protecção da Natureza, a tres estudios científicos y una start-up, para que puedan seguir desarrollando sus iniciativas y proyectos de lucha contra la basura marina. Cada uno de los estudios ha sido premiado con 5.400 euros, y la start-up con 5.000 euros de capital semilla, por sus proyectos para luchar contra la basura marina.

El certamen se enmarca dentro del programa Mares Circularesun proyecto en red impulsado por Coca-Cola en España y Portugal y cofinanciado por The Coca-Cola Foundation, para la limpieza de costas, entornos acuáticos y fondos marinos, la sensibilización y formación sobre el reciclaje y el fomento de la economía circular. Coca-Cola, siguiendo su estrategia global ‘World Without Waste’ (‘Un mundo sin residuos’) que en Europa Occidental se traslada a ‘Avanzamos’, en concreto su pilar de envases, da un paso más en sus esfuerzos por contribuir a la conservación del planeta y en su compromiso de recoger y reciclar el equivalente al 100% de los envases que comercializa.

Ana Gascón, directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola Iberia, ha indicado que “en Coca-Cola tenemos el firme compromiso de que ninguno de nuestros envases termine como residuo, sino que se integren de nuevo como materia prima en el ciclo de producción. Por eso, dentro de Mares Circulares apostamos firmemente por promover la investigación y el desarrollo de soluciones científicas que ofrezcan una respuesta viable al problema de la basura marina. Porque apostar por la investigación es apostar por el futuro, un futuro más sostenible para todos”.

Asimismo, Carmen Gómez-Acebo, Directora de Responsabilidad Corporativa de Coca-Cola European Partners Iberia, contextualiza este concurso dentro de Mares Circulares, afirmando que, “es un proyecto que va mucho más allá del reciclaje. Se trata de un programa integral y circular, que abarca todas las facetas de la problemática de los residuos, y que busca abordarlas mediante la recogida de basura, la sensibilización de la ciudadanía y la búsqueda de soluciones para fomentar la economía circular, mediante el apoyo a proyectos de investigación como los que han sido premiados en esta edición”. 

Por su parte, Manuel Merchán, presidente de la Asociación Chelonia, reafirma la necesidad de iniciativas como este concurso, y añade que “el éxito en la convocatoria y la cantidad de proyectos que se han presentado demuestra que, ahora más que nunca, la contribución de las entidades de investigación es esencial en la apuesta por una economía circular, y refleja el compromiso, no solo de empresas como Coca-Cola, sino también de otras instituciones, para encontrar soluciones al problema de los residuos marinos”.

Microplásticos, ¿una nueva fuente de energía?

En la categoría de estudios científicos, el primer estudio premiado ha sido “Valorización energética de microplásticos en hotspots de la Macaronesia (VALORIZAMAC)”, dirigido por Javier Hernández Borges, de la Universidad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife), cuyo objetivo es tratar de minimizar el problema de la contaminación por microplásticos en las costas de la Macaronesia a través de la búsqueda de tecnologías de separación de microplásticos del sedimento, de su recolección y análisis y de su revalorización, analizando su rendimiento energético para poder transformarlos en fuente de energía.

Le sigue el proyecto “Plumbum”, dirigido por un equipo de la Asociación Hippocampus compuesto por Juan Diego López Giraldo y José Luis Alcaide Sanjurjo (Murcia), que pretende minimizar la presencia de un metal pesado como el plomo en los fondos marinos, proveniente principalmente de la pérdida de artes y útiles de pesca. Su geolocalización es vital para su recogida y posterior reincorporación al ciclo productivo, promoviendo una economía circular y un modelo de responsabilidad social corporativa para la conservación del entorno marino y la biodiversidad.

En tercer lugar, en Portugal, María Teresa Ferreira Cesário, de la Associação do Instituto Superior Técnico para a Investigação e Desenvolvimento (Lisboa), lidera la otra propuesta premiada “Valorización de macroalgas enteras y residuales a bioplásticos sostenibles e ingredientes proteicos para su aplicación en aquafeed”, que busca realizar un aprovechamiento de los residuos de algas utilizadas en la extracción de hidrocoloides para la producción de bioplásticos biodegradables (PHAs) producidos por microorganismos. En esta iniciativa también se pretende la extracción de una proteína de otra especie de algas para ser utilizada como ingrediente proteico en piensos para la piscicultura.

Por último, en la categoría de start-ups, el premio ha sido para “FYCH: Start-up de base tecnológica dedicada al desarrollo y comercialización de una nueva tecnología para reciclar envases multicapa”, presentada por Andrea Cabanes Gil e impulsada por los socios de la start-up: Andrea Cabanes, Oksana Horodytska, Andrés Fullana y la Fundación Parque Científico de Alicante. El proyecto busca solucionar las dificultades para reciclar envases multicapa gracias a su tecnología de deslaminado, en proceso de mejora y escalado, que hace posible la separación de las capas, además de la eliminación de tintas y adhesivos. Gracias a ella, se pueden recuperar materiales que actualmente no se pueden reciclar, mejorando así la calidad del plástico para su reciclado y contribuyendo a la economía circular.

Los ganadores han sido seleccionados por el Jurado del Concurso de Mares Circulares, que está formado por cinco miembros externos al proyecto, siendo especialistas tanto en el ámbito de la investigación, como del ámbito empresarial, con representación tanto de España como de Portugal. El jurado se ha encargado de evaluar las candidaturas según los criterios técnicos, sociales, ambientales y de integración en la economía circular antes de facilitar su fallo a la Asociación Chelonia.

Mares Circulares 2020-2021: Una edición distinta que se adapta al nuevo contexto

Si bien es cierto que la pandemia de la COVID-19 ha limitado la actividad y obligado a tomar medidas de distanciamiento social, Mares Circulares se ha adaptado al nuevo contexto, replanificando objetivos y acciones, para proseguir su labor, asegurando también la salud de los participantes.

A pesar de las dificultades, en lo que llevamos de año ya se ha conseguido recoger un total de 254,54 toneladas de residuos, de las cuales casi 3 toneladas son PET. Asimismo, se ha logrado formar y sensibilizar en materia de reciclaje a 5.663 personas. Y es que en línea con su compromiso con la sensibilización de la población, a pesar de la pandemia y de las restricciones físicas, Mares Circulares ha querido seguir ofreciendo formaciones y ha diseñado un taller on-line para todos los usuarios interesados, tanto en España como en Portugal, en el que, de momento, han participado 131 usuarios.

En lo que se refiere a las intervenciones y el voluntariado en 2020, a pesar de la situación excepcional, se ha conseguido realizar la monitorización de 87 playas, dos veces al año, obteniendo un total de 174 monitorizaciones, en entornos acuáticos de España y Portugal, logrando superar el objetivo previsto. Estas intervenciones proseguirán a lo largo de 2021.

Además, a pesar de que por el estado de alarma las limpiezas en playas y en entornos acuáticos tuvieron que suspenderse, se prevé alcanzar la cifra proyectada entre 2020 y 2021. Por el momento, se han logrado realizar limpiezas en 2, de las 80 previstas, en playas y espacios acuáticos y en una ubicación, de las 21 previstas, en Reservas Marinas y otros espacios protegidos, con la participación de 188 voluntarios. En lo que respecta a la actividad de barcos y puertos, en 2020 se ha mantenido su actividad de manera más o menos estable ya que la mayoría de barcos han seguido saliendo a faenar incluso en el estado de alarma. Es destacable que se ha conseguido mantener activos 14 puertos en total, siendo el objetivo para este año de 12 puertos.

A pesar del contexto, Mares Circulares continúa su labor, y fiel a su compromiso de contribuir a crear un mundo sin residuos, redobla sus esfuerzos para seguir con sus acciones de intervención y voluntariado en entornos marinos, sensibilización y formación a la ciudadanía en materia de residuos y de apoyo a la investigación científica para impulsar la economía circular.