ODS12. Lidl encuentra una segunda vida para sus excedentes de alimentación seca | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Asuntos de Consumidores,  Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Distribución y Gran Consumo

ODS12. Lidl encuentra una segunda vida para sus excedentes de alimentación seca

Desde 2014 Lidl destina productos como el pan, bollería, galletas o legumbres no aptos para el consumo humano y retirados de sus tiendas, a un gestor autorizado que lo transforma en harina para pienso animal, logrando evitar el desperdicio de cerca de 4.900 toneladas de alimentos anuales

04-08-2022

En su constante búsqueda por reducir el desperdicio de alimentos y contribuir a la economía circular, Lidl encuentra una salida a sus productos de pan, bollería, galletas o legumbres no aptos para el consumo humano y retirados de sus tiendas para evitar que acaben en el vertedero.

La cadena lleva desde 2014 trabajando con el gestor autorizado, Promic, encargado de recoger dichos excedentes para transformarlos en harina para pienso animal, logrando evitar así el desperdicio de cerca de 4.900 toneladas de alimentos anuales.

Un ciclo cerrado de economía circular

Las más de 650 tiendas de Lidl en España se encargan de retirar los excedentes de alimentación seca que no se han conseguido vender, y mediante la logística inversa, se retornan al almacén más cercano. Una vez allí, el excedente se compacta y es recogido por el gestor autorizado que se encarga de darle una segunda vida y transformarlo en pienso animal.

Este proceso comienza con una primera separación de los excedentes, que son sometidos a un tratamiento térmico para asegurar la calidad microbiológica. Tras ello, se vuelve a hacer una segunda separación, moliendo y afinando los excedentes restantes que se convierten en harina para pienso animal. El producto final se destina a las fábricas de pienso, que en su mayoría son para el consumo del sector porcino.

“El sistema de logística inversa de Lidl permite que se puedan agrupar todos aquellos excedentes de alimentación seca, facilitándonos de este modo, la recolección para poder darles una segunda vida y reintroducirlos en la cadena alimentaria como pienso para animales”, afirma Jordi Redondo, director comercial de Promic.

Y es que la compañía es la única empresa que trabaja con Residuo Cero en todas sus plataformas logísticas de la península, lo que acredita la gestión, clasificación, valorización y recuperación de forma centralizada tanto de los desperdicios generados en los propios almacenes como los que retornan de las tiendas, un hito más que garantiza un mayor control de todos los desechos, incluyendo los alimentos.

Un proceso innovador dentro de un múltiple listado de medidas

Se trata de una iniciativa innovadora dentro del sector, que se suma a otras medidas que la compañía lleva implementando desde hace años con el objetivo de reducir su desperdicio alimentario en un 30% hasta 2025 y en un 50% hasta 2030.

Michaela Reischl, directora de RSC de Lidl España asegura que: “Nuestra estrategia contra el desperdicio alimentario comienza por un plan de medidas preventivas. Por lo que una eficiente planificación y gestión de nuestro surtido es primordial, con el objetivo de minimizar al máximo el stock de producto sobrante tanto en nuestras tiendas como almacenes”.

En este sentido, la cadena cuenta con un sistema automatizado “autodispo” para realizar los pedidos que abastecen sus tiendas y que permite optimizar las cantidades de mercancía presentes en sus lineales en función de su rotación. Asimismo, la compañía lleva a cabo un control diario de fechas, aplicando un 30% de descuento en artículos cuya fecha de retirada de sus lineales sea próxima, potenciando así su consumo.

Por otro lado, entre sus medidas post-venta, además del proyecto con Promic, Lidl colabora de forma permanente y continuada con unas 40 ONGs locales con el objetivo de dar salida a aquellos productos que generalmente se encuentran próximos a su fecha de caducidad y carecen de valor comercial no siendo, en consecuencia, aptos para su venta, pero sí para su consumo. Solo en el último año, la compañía donó cerca de 3 millones de kg de alimentos.

Primer súper en certificar su sistema de gestión del desperdicio de alimentos

En junio de 2021 Lidl se convirtió en el primer supermercado en lograr la certificación de Bureau Veritas sobre el sistema de gestión para minimizar el desperdicio de alimentos (SG-MDA) en todas sus tiendas y centros logísticos de España.

Este reconocimiento se produjo después de que Lidl España superase el proceso de auditoría independiente de Bureau Veritas, líder mundial en servicios de inspección, certificación y ensayos, avalando de este modo, todas las medidas que la compañía ya tiene implementadas.

Para más noticias de Lidl visite nuestra biblioteca Corresponsables.