ODS 11. Minsait: los modelos de colaboración público - privada son palanca para el crecimiento sostenible de las urbes | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Consultoría,  Informática y Tecnología

ODS 11. Minsait: los modelos de colaboración público - privada son palanca para el crecimiento sostenible de las urbes

 
La tecnología de Minsait, una compañía de Indra, disminuye los consumo de agua y energia y las emisiones de CO2e 

20-02-2020

Se perfila como fórmula que permite garantizar la viabilidad económica del desarrollo de proyectos de gestión inteligente de las ciudades en los que la inversión se recupera a través de fórmulas de explotación de servicios

Desde los más de 20 millones de habitantes de Ciudad de México o São Paulo, a lo más de 15 de Buenos Aires, o los más de 10 millones de Lima, las grandes urbes latinoamericanas lanzan un reto a sus gobernantes, y a las instituciones y empresas públicas y privadas: conseguir que sus ciudadanos disfruten de los mejores servicios y la mayor calidad de vida posible, a la vez que se respeta el medio ambiente.

Con estos volúmenes de población, la sostenibilidad, tanto medioambiental como económica, se convierte en uno de los retos clave, no solo para las mayores urbes de Latinoamérica, sino para ciudades de todo el mundo.

Ante este panorama, la tecnología y la innovación se posicionan como aliados indispensables para impulsar modelos de smart cities, que faciliten una gestión más eficiente de los recursos públicos, tanto desde el punto de vista económico como de impacto en el ciudadano para mejorar su calidad de vida.

Para garantizar la viabilidad económica de estas iniciativas en las grandes ciudades de Latinoamérica y del resto del mundo, Alberto Bernal, director de Smart Cities de Minsait, aboga por “impulsar modelos de colaboración público-privada, que facilitan el desarrollo de proyectos de gestión inteligente de las ciudades en los que la inversión se recupere a través de fórmulas de explotación de servicios”, según ha explicado en el foro “Smart Cities: oportunidades de inversión en Iberoamérica”, celebrada en Madrid en el marco de la 13ª edición del Informe Panorama de Inversión Española en Iberoamérica, realizado por el IE Business School.

Estos modelos permiten una financiación más accesible y escalonada en el tiempo, ya que la inversión se recupera con los ingresos generados desde el inicio por los nuevos servicios digitales que son más atractivos y rentables. “Esta fórmula va a facilitar el desarrollo de muchos proyectos en Latinoamérica, que hasta ahora han adolecido de los recursos necesarios para ponerlos en marcha”, comenta Bernal.

Junto a ello, el experto de Minsait considera clave avanzar en el rol de la ciudad como plataforma abierta que permita “fomentar la cooperación” entre todos los agentes que participan en la actividad social,económica y cultural, “catalizando las iniciativas que requieren de los recursos y capacidades de todos ellos”.

Minsait, la compañía que agrupa todos los negocios de TI de Indra, ya está avanzando en este tipo de proyecto público-privados que facilitan el desarrollo de smart cities, desde la planificación, el diseño, la construcción, a la operación y el mantenimiento.

Tecnología para una gestión más sostenible

La sostenibilidad medioambiental se convierte en otro de los principales ejes en el desarrollo de las smart cities a través de la integración de soluciones que impulsen el uso eficiente del agua y la energía, la gestión inteligente de los residuos para reducir su impacto, o una movilidad más adaptada a las necesidades reales de los usuarios.

Minsait cuenta actualmente con una de las plataformas de gestión de Smart Cities más avanzadas del mercado, Onesait Government Cities. Gracias a sus capacidades de analítica, inteligencia artificial y Big Data, contribuye a reducir hasta el 30% el consumo de agua para riego de parques y jardines y hasta un 40% el consumo energético de alumbrado y edificios públicos. También ha logrado disminuir por encima del 20% las emisiones de CO2 al reducir el tiempo empleado por los vehículos en la búsqueda de aparcamiento, entre otros beneficios.

Este cerebro “integrador” permite cruzar y analizar la información de los distintos servicios urbanos verticales, tales como recogida de residuos, energía,  agua o tráfico, con el fin de tomar decisiones y actuar en respuestas a eventos detectados en tiempo real o simular posibles escenarios para definir las mejores políticas y generar servicios públicos cada vez más adaptados a las necesidades del ciudadano de manera proactiva.

“Los proyectos que estamos desarrollando, así como las capacidades analíticas y de simulación de Onesait Government Cities nos permiten obtener datos significativos sobre el impacto económico y medioambiental, la calidad de los servicios y la satisfacción de los habitantes de las ciudades en las que estamos trabajando”, afirma Bernal.

Ciudades como Casablanca, Ámsterdam, Amberes, Helsinki, Madrid, Barcelona, Las Palmas de Gran Canaria, Logroño o Cáceres, ya reflejan el impacto positivo de esta gestión integrada, transversal y sostenible para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

En Casablanca (Marruecos), Minsait desarrolla la plataforma de gestión de datos urbanos, uno de los proyectos pilares del programa de transformación digital de esta ciudad y que aspira a convertirse en referente para la modernización urbana de Marruecos.

En el marco de Select for Cities, un relevante concurso de Compra Pública Pre-Comercial (CPP) financiado por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, Minsait ha desarrollado una plataforma de gestión de smart cities con proyectos piloto para contribuir a resolver retos como la reducción de las emisiones contaminantes y mejora de la calidad del aire en Helsinki (Finandia), o medir el índice de confort en Amberes (Bélgica) con el objetivo de impulsar la actividad del comercio local.

El proyecto en Las Palmas de Gran Canaria, en España, también está aportando importantes beneficios traducidos en significativos ahorros en el consumo de agua para riego y coste del servicio de recogida de residuos o en incrementos de la tasa de reciclaje de la ciudad. Asimismo, la gestión inteligente y centralizada de parques y jardines estima reducciones del 15% en los costes de operación.

Por otro lado, las acciones emprendidas en el proyecto de Smart Logroño, también en España, han permitido mejorar la coordinación de los servicios de gestión de emergencias y reducir hasta un 25% en los tiempos de resolución de solicitudes, quejas o sugerencias de los ciudadanos.