ODS11. El 10% de los empleados de Endesa han adquirido un vehículo eléctrico en los últimos cinco años | Corresponsables.com España
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Energía e Infraestructuras

ODS11. El 10% de los empleados de Endesa han adquirido un vehículo eléctrico en los últimos cinco años

La compañía acaba de cerrar la quinta y última edición del Pan de Movilidad Eléctrica para Empleados, gracias al cual 895 trabajadores circulan con cero emisiones en sus trayectos particulares

01-06-2020

Endesa ha cerrado la quinta y última edición de su Plan de Movilidad Eléctrica para Empleados gracias al cual más de 1.000 trabajadores de la compañía han elegido moverse con cero emisiones para sus desplazamientos particulares. Es decir, en cinco años, más del 10% de la plantilla de Endesa ha apostado por la movilidad eléctrica, cumpliéndose así con el objetivo inicial del Plan.

Endesa lanzó el Plan de Movilidad Eléctrica para Empleados para impulsar la transición hacia la movilidad eléctrica y vencer sus barreras, cuando el vehículo eléctrico era todavía un gran desconocido. Actualmente, Endesa ha creado una comunidad de convencidos de que otra forma de moverse de manera sostenible y sin emisiones es posible. Cinco años más tarde, la eléctrica cerró el Plan porque piensa que cuando finalicen los contratos de renting de la actual y quinta edición las condiciones de mercado permitirán a los empleados continuar con la movilidad eléctrica.

Aunque los coches eléctricos todavía no llegan al 2% de las ventas totales, el mercado de vehículos eléctricos se está duplicando año tras año en nuestro país. Cinco de cada 100 turismos eléctricos vendidos en España durante el tiempo que ha estado vigente el Plan de Endesa, que se lanzó en 2015, han sido adquiridos por trabajadores de la compañía. Madrid es la Comunidad Autónoma con mayor acogida y porcentaje de penetración (un 40% de los vehículos adquiridos por los empleados han sido vendidos en ella), seguida de Baleares, Cataluña, Andalucía y las Islas Canarias en ese orden.

En estos cinco años, los vehículos eléctricos particulares de los empleados de Endesa han recorrido más de 23 millones de kilómetros y han evitado la emisión a la atmósfera de más de 5.000 toneladas de CO2, así como la emisión de partículas y NOx, contribuyendo a la mejora de la calidad del aire en las ciudades.

La clave del éxito y la gran acogida del Plan entre los empleados ha sido en gran medida gracias al diseño de una propuesta de valor integral para el empleado que contempla el vehículo eléctrico, el punto de recarga y otras facilidades para empleado. Además de los acuerdos con los fabricantes (ofertando hasta siete modelos 100% eléctricos y con autonomías homologadas de hasta 450 km, en algunos casos), los empleados han contado, por ejemplo, con otros incentivos: preferencia en los aparcamientos de sus sedes corporativas, una ayuda económica por la colaboración en la divulgación del Plan y sobre todo, el apoyo de una oficina técnica de proyecto, creada desde la primera edición, para atender todas las solicitudes de información, acompañar al empleado y solucionar todas sus dudas durante el proceso.

La compañía también ha ofrecido a sus empleados (y al público en general) diversas facilidades para la adquisición de un punto de recarga doméstico a través de la Solución Integral Vehículo Eléctrico de Endesa X que permite su instalación, mantenimiento, garantía y financiación por menos de 1 euro al día. 

Proyecto CLIMA

Gracias a la participación de todos los empleados, el Plan de Movilidad Eléctrica de Endesa se ha presentado por tercer año consecutivo a la convocatoria de Proyectos CLIMA, esperando su reconocimiento como en las dos últimas ediciones por la Oficina Española del Cambio Climático. De esta forma, Endesa continua con su apuesta por la movilidad eléctrica y con su compromiso de reducción de emisiones de GEI.  

Una movilidad sostenible, segura y electrificada

Endesa es consciente de los retos energéticos a los que la sociedad se enfrenta y promueve la electricidad como el vector energético capaz de conciliar unos requerimientos medioambientales y de eficiencia cada vez más exigentes con la cobertura de las necesidades energéticas de los ciudadanos. 

En este sentido, la movilidad eléctrica es fundamental en la transición energética y en el proceso de descarbonización que está experimentando nuestra economía. El transporte fue en 2017 responsable del 26% de las emisiones GEI (gases de efecto invernadero) en España, lo que le convierte en actividad con mayor volumen de emisiones, especialmente en las ciudades.

Superar este reto requiere fomentar el compromiso de la sociedad para cambiar determinados hábitos de consumo hacia soluciones más sostenibles. Endesa trata de contribuir a este cambio con un enfoque integral. Entre sus empleados, con el plan de movilidad eléctrica que ahora termina, pero también a través de las relaciones con sus clientes, como dentro de la compañía, promoviendo la electrificación de su flota corporativa.

Así, la compañía tiene el objetivo de electrificar la mitad de su flota (operativa, comercial y de representación) en 2021, incorporando a ella más de 400 vehículos eléctricos puros y cerca de 600 híbridos, lo que permitirá un ahorro de emisiones a la atmósfera de 1.800 toneladas de CO2.

Y de cara a sus clientes, Endesa tiene en marcha su plan de expansión de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos, con el que se van a instalar en nuestro país más de 36.000 puntos de recarga hasta 2022, tanto entre particulares y empresas, como de acceso público. Solamente en lugares de acceso público, habrá 8.500 puntos, lo que supone una inversión de 65 millones de euros, el plan más ambicioso existente en España.

En la primera fase del plan de acceso público (2019-2020), Endesa X va a establecer una red de 2.000 puntos de recarga para poder viajar ya por nuestro país sin la preocupación de la carga, puesto que se van a cubrir 15.000 kilómetros de vías principales que existen en España,  y además conectar ciudades de más de 35.000 habitantes. Esto permitirá que los conductores tengan siempre un punto de recarga a una distancia inferior a 100 kilómetros y garantizará además que el 75% de la población disponga de infraestructuras públicas de recarga en su municipio.