ODS1. Un año de pandemia podría acabar con el progreso de los últimos 20 años en la reducción de la pobreza y la enfermedad | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Derechos Humanos
Grupos de interés:
 Tercer sector

ODS1. Un año de pandemia podría acabar con el progreso de los últimos 20 años en la reducción de la pobreza y la enfermedad

La COVID-19 podría revertir 20 años de progreso en la reducción del hambre y la mejora de la salud de millones de niños en todo el mundo, según la ONG World Vision

12-03-2021

Dado que el mundo se centra ahora en el acceso a la vacuna para la COVID-19, las restricciones sociales han obstaculizado los servicios de salud esenciales y millones de niños no han sido vacunados contra otras enfermedades. Están en riesgo veinte años de logros obtenidos con tanto esfuerzo. Más de 5 millones de niños menores de 5 años se enfrentan a las amenazas del cólera y la diarrea. La pandemia podría acabar con 20 años de progreso en la lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria, lo que podría duplicar el número anual de muertes. La OMS estima que la probabilidad de que un niño nacido hoy esté completamente vacunado con todas las vacunas recomendadas a nivel mundial para cuando cumpla los cinco años, es menos del 20%.  
 
“No debemos permitir que la pandemia continúe robando a los niños su futuro, ya que la educación se paraliza, los sistemas de salud están colapsados, las vacunas se detienen y los niños pasan hambre mientras sus medios de subsistencia son diezmados”, dice Andrew Morley, presidente y CEO de World Vision International. 
 
La pandemia ha desencadenado la recesión mundial más profunda desde la década de 1930. La pobreza extrema ha aumentado por primera vez en 22 años y el desempleo ha subido drásticamente. El Banco Mundial predijo que la pandemia de la COVID-19 incrementaría hasta en 150 millones las personas en pobreza extrema en 2021, la mitad de ellas niños y niñas. 
  
“World Vision está profundamente preocupado por que los impactos a largo plazo de la COVID-19 puedan marcar permanentemente el desarrollo de una generación de los niños más vulnerables del mundo. No debe haber más infancias robadas, ya que las niñas y los niños de todo el mundo continúan enfrentándose a las devastadoras réplicas de la COVID-19”, añade Andrew Morley. 
 
Desde 1990, el número de niños que mueren por causas evitables como la pobreza, el hambre y las enfermedades se ha reducido a más de la mitad. A menos que la comunidad internacional dé prioridad a los países que ahora corren el mayor riesgo a largo plazo por los impactos de la COVID-19, World Vision teme que la pandemia deje a millones de niños en riesgo de muerte por hambre y enfermedades. 
 
“La comunidad internacional debe aceptar el desafío y debemos unirnos para traer esperanza antes de que sea demasiado tarde”, afirma Morley. 

La solidaridad como eje de trasformación

La ONU pronosticó recientemente que 235 millones de personas en todo el mundo necesitarán asistencia humanitaria y protección en 2021, un aumento del 40% en un año. Esto significa que 1 de cada 33 personas en todo el mundo necesita ayuda, un incremento significativo con respecto a 1 de cada 45 personas de hace un año, que ya era la cifra más alta en décadas. En 2020, la cantidad de personas que recibieron asistencia en efectivo y con cupones de World Vision aumentó a 6,4 millones, un tremendo aumento del 60% en comparación con 2019. 
 
Lo que es aún más preocupante es que en un momento en el que los más pobres del mundo necesitan más apoyo que nunca para salvar sus vidas, se proporcionarán menos fondosLaConferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo espera que la inversión extranjera directa para desarrollar economías disminuya entre un 35% y un 45% en 2020 y el Banco Mundial predice que los flujos de remesas, un sustento para muchas personas que viven en la pobreza extrema, se reducirán en un 14% en 2021. 
 
“Hace un año, lanzamos la respuesta de emergencia más grande de nuestra historia. Hacemos un llamamiento a los gobiernos, individuos y corporaciones para que den prioridad a los niños y niñas y respondan con urgencia a la devastación que esta pandemia ya ha causado”, concluye Morley.