ODS 8. Así es el jefe ideal para los españoles | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Gobernanza
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  PYMES
Sectores:
 Recursos Humanos

ODS 8. Así es el jefe ideal para los españoles

Los españoles quieren jefes que sepan reconocer su trabajo y traten bien al equipo

06-08-2019
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

InfoJobs ha analizado cuáles son las cualidades que debería tener el jefe o líder ideal, según la población activa española. Los resultados del estudio confirman que para casi 1 de cada 2 trabajadores españoles en activo su jefe ideal es aquel que sabe reconocer, felicitar y tratar bien a su equipo. Un dato que no sorprende si tenemos en cuenta que, según el I Barómetro del Empleo realizado por la plataforma, la falta de reconocimiento en el trabajo se sitúa como la segunda de las preocupaciones en material laboral más mencionadas por la población activa española.
 

Analizando el resto de las cualidades, la honestidad y la confiabilidad del líder son elegidas por 4 de cada 10 empleados. También destacan otros aspectos tales como la empatía (39%), la capacidad del jefe de trabajar en equipo (38%), la de delegar y confiar (35%), la capacidad de comunicar (29%), la escucha activa (28%), la humildad (28%), la experiencia (25%) y la autoridad sin imposición (24%).

Según la categoría profesional, el reconocimiento, las felicitaciones y el buen trato se ubica en primera posición tanto para los empleados, que son quienes más lo mencionan (51%), como para los mandos intermedios y para los directivos, aunque estos dos últimos lo mencionan en menor medida, bajando hasta el 42% y el 47% respectivamente.

Lo mismo ocurre con la capacidad de comunicar, que es importante para un 33% de los empleados y solo para un 21% de la dirección. También cabe destacar que un 30% de los empleados dan importancia a tener un jefe humilde, mientras que esta cualidad solo es deseada por el 20% de los profesionales que ocupan cargos directivos. Y la situación se repite con la escucha activa, que es algo muy valorado por los empleados (29,5%) pero que se ubica entre los últimos puestos para los directivos (19%).

En el lado contrario, se observa que, para los altos mandos, delegar y confiar es el tercer aspecto que más desean encontrar en un líder (42%), cualidad menos valorada por los empleados, en quinta posición (33%). De igual forma ocurre con la visión global, altamente destacada por la dirección (23%) y poco relevante para los empleados (13%). Finalmente se observan dos cualidades diferenciales para los mandos intermedios: transmitir autoridad sin imponer (29%) y la capacidad de priorizar (23%), aspectos que caen al 23% y 16% respectivamente en el resto de los niveles profesionales.

También se observan algunas diferencias por edad. La más significativa la encontramos en los más jóvenes (de 16 a 24 años) porque son los únicos que eligen la empatía como la cualidad más deseada en un líder, con un 51% de menciones. En la franja de los 25 a los 44 años, esta cualidad ocupa el segundo lugar (42% de menciones), mientras que para los de 45 a 55 ya cae a la quinta posición (con un 34% de menciones) y en el caso de los mayores de 55 baja hasta la sexta (30%).

Asimismo, para los jóvenes también cobra mayor importancia la humildad, que se sitúa entre las 5 primeras cualidades más deseadas en un líder. La población activa de 16 a 24 años la menciona en quinto lugar (30%) y los de 25 a 34 años la sitúan en el cuarto (35%). A nivel general, la humildad es la octava cualidad más deseada (28%) y en los grupos de 35 a 45 años, de 46 a 55 años y de más de 55 años también pierde fuerza y se sitúa en octava (29%), novena (26%) y doceava (18%) posición.

La escucha activa también aparece entre las 5 cualidades más deseadas por los jóvenes de 16 a 24 años (31%), mientras que en los otros grupos de edad ocupa posiciones inferiores y siempre fuera del top 5. Y, en cambio, vemos que en los grupos de a partir de 35 años la cualidad de saber trabajar en equipo cobra mayor importancia y se cuela entre las cinco primeras posiciones, mientras que para los más jóvenes es una cualidad menos valorada.