ODS 16. El voluntariado corporativo impulsa el retorno de los valores solidarios a la sociedad | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Derechos Humanos,  Prácticas Justas de Operación

ODS 16. El voluntariado corporativo impulsa el retorno de los valores solidarios a la sociedad

El voluntariado impulsado desde las empresas va más allá de una moda. Se ha convertido en una manera de crear cultura corporativa y reputación, de retener el talento y de fomentar una ética y valores en línea con la Responsabilidad Social.

02-12-2019
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

El voluntariado corporativo se ha transformado en una manera de devolver los valores solidarios a la sociedad, llegando a surgir los conceptos de ‘valor compartido’ y ‘economía social’. De hecho, por cada euro invertido en voluntariado corporativo se llega a alcanzar un retorno de más de 11 euros de valor total, la mayor parte, valor para la sociedad. Pero también para los beneficiarios concretos del servicio o producto realizado, para los voluntarios que intervienen y para la empresa a partir del desarrollo de competencias en sus empleados. Esta es una de las principales conclusiones de un novedoso método de medición que han incorporado Fundación Telefónica y Endesa, que permite cuantificar el valor que genera la acción social de sus empleados a través del voluntariado corporativo.

Cálculo monetario del retorno del voluntariado

Durante tres meses, dos equipos de Endesa y Fundación Telefónica implantaron este método a través de un proceso tutorizado por Fundación CODESPA y Jorge Mayer, experto en el método de ‘Medición del valor total del voluntariado corporativo’. Esta metodología pionera, que tiene en cuenta la inversión que se realiza en voluntariado corporativo, tanto financiera como no financiera, permite calcular monetariamente el retorno del voluntariado corporativo. Además, permite desglosar el impacto en cada una de las partes implicadas: los voluntarios que participan, la empresa para la que trabajan, las entidades con las que colaboran y la sociedad en la que se interviene.

Así, según los resultados de aplicación de este método, el principal impacto que logra el voluntariado corporativo es valor social (92,6%-95,2%). Otra de las conclusiones apunta a que también se generan beneficios, que se pueden contabilizar económicamente, en relación al bienestar de los empleados (incluyendo la mejora de sus currículums y su empleabilidad) o al desarrollo de competencias útiles en el entorno profesional (beneficio para la empresa).

Los programas de voluntariado corporativo cuentan con un potencial indiscutible para transformar la realidad. No sólo la realidad social, sino también la realidad dentro de las empresas. De hecho, un estudio reciente de la Red Voluntare ha comprobado que los empleados que participan de las actividades de voluntariado se manifiestan un 20% más comprometidos con la empresa en la que trabajan.

Buena muestra de que el voluntariado corporativo cada vez cobra más protagonismo es la iniciativa de crear un Congreso Internacional de Voluntariado Corporativo para el mes de julio de 2020, tal y como ha anunciado Voluntare, la primera red internacional para la promoción del Voluntariado Corporativo integrada por empresas y entidades del Tercer Sector de habla hispana y que tiene como socios directores a Endesa, Fundación CODESPA, Fundación Corresponsables, Fundación Repsol, Fundación Telefónica, Iberdrola, KPMG, Unilever y Voluntarios ”la Caixa”. Además de la celebración de este congreso, Voluntare ha anunciado la creación de un Estudio de Voluntariado Corporativo y la Maratón Pro Bonos para socios Voluntare sobre el ODS Igualdad de Género.

El perfil del voluntario

La figura del voluntario o la voluntaria en España es cada vez más importante. Un 93,7% de la población considera que resulta vital en la sociedad y el 81% afirma tener bastante o mucha confianza en los voluntarios, a pesar de que es necesario difundir el conocimiento de esta actividad y de la contribución que realizan en la sociedad, ya que todavía queda un 30% de la población que no tiene claro qué es el voluntariado.  Este es uno de los datos que recoge el informe Retrato del voluntario en España. Tendencias, experiencias innovadoras y cifras de un fenómeno creciente, publicado por Fundación Telefónica.

Este informe destaca que el crecimiento y la diversificación del fenómeno del voluntariado en nuestro país está impulsado, en gran medida, por la sociedad digital. Es el caso de las redes sociales que han conseguido crear nuevos patrones de voluntariado espontáneos impulsados por movimientos de participación no institucionalizados. En este sentido, el estudio tiene como reto visualizar este voluntariado imperceptible, obteniendo evidencias de su contribución social y económica.

La investigación se ha basado en 3.714 entrevistas realizadas a población en general, entidades de voluntariado y otros agentes sociales, así como la valoración de más de 339 iniciativas, análisis de diversos informes nacionales e internacionales y la realización de diferentes talleres de análisis con expertos. 

El estudio de la Fundación Telefónica ofrece unos datos de nuestro país significativamente positivos. España cuenta con 30.000 entidades activas y con una participación de más de 2 millones de personas, de las cuales el 58% son personas voluntarias. Estas entidades tienen como principales ámbitos de actuación el sociosanitario en un 31,9%, la cooperación para el desarrollo en un 26,7% y el educativo en un 23,1%. De estas entidades, un 65,6% está representado por asociaciones, mientras que el 20,7% son fundaciones.

El 68,2% son voluntarios continuos frente al 48,7% que son esporádicos, la edad media se sitúa entre 26 y 35 años con un 24,6% y de 36 a 45 años con un 25,1%.  El perfil de voluntariado senior es todavía un perfil que queda por potenciar, pese a su peso sociodemográfico.

Otro estudio firmado por la Plataforma del Voluntariado de España (PVE), a través de su Observatorio y gracias a la financiación del IRPF, concluye que el perfil del voluntario se corresponde con el de una mujer, de entre 34 y 45 años, con estudios superiores, menores a su cargo y que lleva unos cinco años haciendo voluntariado social.

En España hay alrededor de 2,7 millones de personas voluntarias, según se desprende de este informe, una cifra que no nos convierte en un país ejemplar dentro del continente Europeo ya que en el ranking de la solidaridad ocupamos el puesto nº 24, lo que nos sitúa muy por debajo de la mayor parte de nuestros vecinos comunitarios. En cuanto al compromiso solidario por Comunidades Autónomas, Madrid y Andalucía son las comunidades con mayor número de personas voluntarias, con un 8,2% y 7,1% respectivamente. Las que registran porcentajes más bajos son Cataluña con un 4,6% y Canarias con un 2,5% de personas voluntarias.

El informe del Observatorio del Voluntariado revela, que a la hora de seleccionar los ámbitos donde ejercer la solidaridad, hombres y mujeres siguen siendo fieles a los roles de género tradicionales: las mujeres prefieren el voluntariado educativo o el socio-sanitario, mientras que los hombres se decantan por el de protección civil, el deportivo o el internacional. El estudio detecta también un suave aumento del voluntariado, dos décimas más que el año anterior. Del total, la mayoría son mujeres (57,6%). Otros datos de interés que revela el estudio es que la mayor parte de las personas voluntarias tienen empleo, el 53,6%. Un 39,4% de la población mayor de 18 años colabora con alguna ONG. También se puede afirmar que desde 2017, el porcentaje de personas voluntarias está estabilizado en torno al 6,7% de la población con más de 14 años.

Respecto al compromiso de la población española con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una de las preguntas que se ha formulado este año a las personas encuestadas fue si conocían dichos objetivos. En términos absolutos, la respuesta es no. En mayo de 2019 sólo un 12,3% de las personas encuestadas decían que conocían los ODS, un porcentaje que se incrementó algo en octubre de 2019, hasta el 14,6%.