La mujer, pieza clave contra el cambio climático | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Derechos Humanos
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Distribución y Gran Consumo

La mujer, pieza clave contra el cambio climático

El Corte Inglés vuelve a sorprender con uno de sus ecoencuentros enfocando el debate en la importancia del género femenino y el impulso de la igualdad como herramientas fundamentales para luchar contra el cambio climático.
 

15-04-2019
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

El jueves 11 de marzo tuvo lugar en la sala de conferencias del Corte Inglés de Callao un nuevo eco-encuentro correspondiente al `Ciclo de Cambio Climático´ que la firma de grandes almacenes realiza dentro de su estrategia de Responsabilidad Social Corporativa.

Esta vez la temática del mismo abordó la importancia de la mujer en la lucha contra el Cambio Climático, el ineludible avance de corrientes revolucionarias como el feminismo o la llegada de la igualdad de género; entre otras cuestiones del ámbito de la sostenibilidad.

Los encargados de conducir el evento fueron la experta en ecología y consumo responsable Ana Echenique, vicepresidenta de CECU y Patrona de la Fundación Global Nature; Delia García, Directora de Sostenibilidad de El Corte Inglés; y Ángel Cano, director de la Asociación Despierta y Dircom de Climate Reality Project España.  
 

El Cambio Climático: una realidad

La primera parte de la sesión consistió en un resumen del Cambio Climático y sus consecuencias a corto, medio y largo plazo. Ángel Cano, acostumbrado a impartir este tipo de charlas, cogió las riendas mostrando material audiovisual de las últimas catástrofes climáticas acontecidas en distintos puntos del planeta y que demuestran el aumento de este tipo de fenómenos desde comienzos de siglo.

“El ser humano ha creado una cultura tan potente que se ha olvidado de la realidad: la naturaleza. No es casualidad que se estén derritiendo los glaciares, incendiando los bosques, acidificando los océanos o intensificándose las sequias, inundaciones o los fenómenos climáticos extremos”, dijo el conferenciante. “El aumento de la temperatura no es ninguna broma, no solo está en juego nuestra supervivencia, sino la del 50% de las especies del planeta”.
                                              
A las palabras de Cano, Ana Echenique quiso hacer hincapié en el inmovilismo de todos los actores de la sociedad ante la degradación de la Tierra a causa de la explotación de los recursos, la quema de combustibles fósiles y un sistema de consumo exacerbado, contexto que ya se conocía desde hace 40 años y del que se advirtieron sus consecuencias gracias al estudio de dos mujeres.

“Teníamos el diagnóstico de lo que estaba pasando desde hace más de 40 años, el planeta es como una persona, la temperatura indica su estado, y en 1970 los estudios realizados indicaban que a causa de la actividad humana el planeta estaba cambiando”, dijo la experta. 

Para terminar el bloque la directora de sostenibilidad de El corte Inglés, Delia García, comentó el nuevo paradigma que se está viviendo en el mundo empresarial desde la perspectiva que le da su puesto y destacó que “La sostenibilidad no hay que confundirla con el medio ambiente; sostenibilidad significa `nueva economía´, por ello debemos buscar soluciones creativas y respetuosas con el medio ambiente a la hora de gestionar las cadenas de valor, producir nuevos productos y consumirlos”.
 
¿En qué afecta el Cambio Climático a las mujeres y por qué son importantes en esta lucha?

Tras la primera incursión de los tres ponentes sobre la crisis climática, llegó el turno de profundizar en las consecuencias que esta teniendo esta nueva realidad en las mujeres; y por ende para el resto de la población.

En áfrica las mujeres dedican gran parte del tiempo a buscar agua o leña, por lo que en un entorno de sequia esta tarea será mas difícil.
“Según la Unesco dos terceras partes de los menores que no van a la escuela son niñas, ya que dedican gran parte de su tiempo a tareas del hogar o al cuidado de otros familiares”, explicó Ángel Cano. 

Ana Echenique recordó que la mayoría de los refugiados climáticos son mujeres ya que tienen mayores dificultades a la hora de conseguir un trabajo y por tanto a conseguir recursos, por lo que se ven obligadas a buscar nuevas oportunidades lejos de sus hogares.

“Economía y ecología tienen la misma raíz, “oikos”, que significa casa. Sin embargo, hemos dedicado más atención a una que a la otra”, indicó la experta. “Antiguamente existía una cultura de consumo sostenible que se transmitía de madres a hijas; sin embargo, la mujer del s.XXI ha perdido ese conocimiento. Por suerte, el eco-feminismo señala que la explotación y la degradación del mundo natural y la subordinación y opresión del género femenino tienen el mismo origen. Ambos movimientos persiguen un cambio de modelo social, económico y ambiental imprescindible y urgente”.  
 
La cuestión económica y empresarial del asunto fue abordada por Ángel Cano, quien recordó que la falta de mujeres en los consejos de la administración supone un freno para adoptar medidas para el cambio climático, ya que las mujeres tienen una sensibilidad distinta a la de los hombres a la hora de abordar todo aquello que tiene que ver con la vida; “sin generalizar, obviamente, la mujer necesita el apoyo del hombre en esta batalla”, puntualizó el dircom.

“Según datos de la OCDE, en algunos países las mujeres toman más del 80% de las decisiones con respecto al consumo y tiende a ser consumidoras más sostenibles y con mayor responsabilidad en relaciones al uso de los recursos naturales”, dijo para concluir Delia.
 
Soluciones

Aún no todo está perdido, hay tiempo para que la humanidad se adapte y cree una nueva sociedad en base al Cambio Climático. Esta fue la conclusión a la que llegaron los tres ponentes al finalizar la charla y aportaron unas cuantas soluciones:

  • Impulsar la participación de la mujer en el desarrollo de las políticas climáticas.
  • Incorporar la perspectiva de género en la lucha contra el cambio climático.
  • Dedicar los recursos necesarios para la imputación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU; especialmente en el 4, 5, 13.
  • Integrar el ecologismo y el feminismo a partes iguales.
  • Disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Impulsar una transición energética justa que incluya a los más desfavorecidos.
  • Fomentar el consumo responsable.
  • Educación de calidad y planificación familiar global (con educación y planificación familiar disminuirían los mil millones de personas previstas para 2050).
  • Buenas noticias y líderes carismáticos.
  • Rehabilitar las viviendas antiguas por otras más sostenibles.  
  • Apoyar la renaturalización de las ciudades.
  • Huertos urbanos y dieta rica en plantas.
  • Seleccionar la información en este contexto desinformado.