Luis Rojas Marcos: “El bien común es uno de los mejores negocios en los que invertir” | Corresponsables.com España

Luis Rojas Marcos: “El bien común es uno de los mejores negocios en los que invertir”

02-07-2014
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

 

 

El director ejecutivo de la Obra Social La Caixa, Jaume Lanaspa, subrayó como grandes retos de la sociedad actual, la equidad, la diversidad, la longevidad y la sostenibilidad. Frente a estos retos, la mejor fórmula es, en su opinión, “conseguir una sociedad que ofrezca medios dignos a sus ciudadanos”.

 

Lanaspa explicó que desde La Caixa tratan de impulsar la igualdad con planes de reinserción para los colectivos más vulnerables. Desde su punto de vista, hay motivos para la esperanza en lo que respecta a “la utilidad y fecundidad del trabajo conjunto” y ha insistido en que el ámbito empresarial y las entidades sociales “pueden converger en objetivos, sensibilidades, preocupaciones y en la búsqueda de resultados a favor de las personas”.

 

En esta línea, la presidenta de Fundación Grupo Set, Adela Subirana, se ha referido a las desigualdades socio-culturales existentes en la actualidad y ha señalado que “lo que nos hace iguales es la mirada al otro, lo que implica comprender al otro”, y ha apostado por “intentar despertar la solidaridad de la sociedad”. Además, se ha referido al nacimiento de la Plataforma del Tercer Sector hace ya dos años, “con el objetivo de crear puentes de armonía entre las distintas habilidades de los distintos sectores” aunque ha insistido que requiere la ayuda de los poderes públicos. 

 

Para el presidente de la Plataforma del Tercer Sector, Luciano Poyato, el mundo actual está cambiando muy rápido y esto exige esfuerzos compartidos que pasan por una necesaria alianza entre empresa, tercer sector y universidad para fomentar una sociedad más “justa, igualitaria y sostenible”. “Necesitamos nuevos modelos que garanticen todo lo necesario para que las personas podamos tener una vida digna”, afirmó. “Existe una voluntad ciudadana que toma las riendas, que decide lo que quiere y cómo y cuando lo quiere y el Tercer Sector es protagonista de este nuevo tiempo”, afirmó Poyato, que también se ha referido al empleo que generan las entidades sociales, el número de beneficiarios a los que atiende y su papel clave en el desarrollo económico y social del país como canal de estructuración de la sociedad civil. Insistió en que las ONG “aportan un modelo de gestión que ha dado resultados en momentos de crisis y hay que ponerlo en valor”. 

 

 

BIEN COMÚN Y SALUD

Durante su conferencia, el psiquiatra, profesor y escritor Luis Rojas Marcos, ha asegurado que la salud es “el estado completo de bienestar físico, psicológico y social”, una definición que es adaptable al concepto de bien común. Desde su punto de vista “las poblaciones más solidarias viven más y mejor y poseen un nivel de tranquilidad y satisfacción que fomenta la productividad, la creatividad y la resiliencia”. Por eso “el bien común favorece la resiliencia de la sociedad, fortalece al pueblo, y de esa manera se pueden superar las adversidades” añadió. 

 

“La comunicación entre las personas, las relaciones personales, el concepto positivo que una sociedad tenga de sí misma o el optimismo fomenta su capacidad de superar las crisis”, valoró Rojas Marcos, quien señaló que “el optimismo forma parte de este bien común, como grupo cuando hay conexión y comunicación entre los miembros de un grupo hay más empatía y ésta es la fórmula más importante de promover el bien común. Ese punto de encuentro entre sectores en los que todos vayamos más allá de nuestra propia misión, y de esa forma canalizar la solidaridad humana”. 

 

Durante el debate posterior, Adriana Casademont, presidenta de Casademont S.A., ha afirmado que “afrontar problemas es crecer y aprender” hay que entender que las sociedades son cambiantes y las empresas “tienen que adaptarse y visionar el futuro”. Así, ha defendido la figura del empresario, que es quien “arriesga y quiere devolver a la sociedad parte de lo que gana”. “Ser buena persona como empresario, indudablemente repercutirá en que se generen empresas más éticas y sostenibles”, dijo.

 

Sebastián Mora, secretario general de Cáritas Española, ha afirmado que el bien común es un concepto normativo, “al que aspiramos como sociedad”. Desde su punto de vista, la cultura del encuentro “tiene que ser la del cambio y la transformación radical, desde el clamor de la injusticia. No se trata de más empresas con más Responsabilidad Social o entidades sociales con más acciones sino de empresas y organizaciones distintas”.

 

Fernando del Rosario, vicepresidente de Cruz Roja Española, se ha referido al anteproyecto de ley de reforma de la Ley de Subvenciones: “Obliga a las entidades sociales a ser financiadoras de una acción que debería hacer el Estado”. Del Rosario ha asegurado que “existe una gran brecha entre el mundo que tiene aseguradas las necesidades básicas y aquel en situación de desesperanza” y que el papel de las ONG es “ayudar para que cada persona sea protagonista de un crecimiento personal”.

 

 

COOPERACIÓN ÉTICA

La segunda ponencia del día ha sido la impartida por Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia, quien ha explicado que los tres sectores que componen la sociedad civil, el político, el económico y el social, “tienen que trabajar de la mano”. El sector político, ha señalado, “se tiene que ocupar de que los derechos de los ciudadanos estén satisfechos y protegidos”. El económico “tiene que asumir su responsabilidad en la creación de riqueza”; mientras que el sector social “debe ocuparse del bienser y bienestar de las personas” y realizar “tareas de suplencia” cuando el Estado no la hace, pero, ha matizado: “Su aspiración es denunciar, innovar y empoderar a las personas”.

 

Para Cortina “necesitamos hacer entre todos propuestas para seguir construyendo un mundo mejor” es por ello que la cooperación entre estos tres sectores debe ser “una colaboración profundamente ética” y no “cosmética” en que la empresa trate de maximizar su beneficio para el accionista a corto plazo, mientras que la entidad social “busque una ayuda económica y la acepta tapándose la nariz para poder llevar a cabo su tarea”.

 

La cooperación ética es, en su opinión, aquella en que la empresa tiene que reconstruirse desde dentro, a través de una Responsabilidad Social como herramienta de gestión, como medida de prudencia y como exigencia de justicia. “La RSE debería estar en el núcleo duro de la estrategia de la empresa, mientras que las organizaciones solidarias tienen una tarea de crítica, asesoramiento y ayuda”, consideró Cortina.

 

En la mesa redonda posterior, ha participado el presidente de Garrigues, Antonio Garrigues, quien se ha referido a la existencia de una sociedad civil poco desarrollada en Europa y a un aumento de la desigualdad social, mientras el sector público “deja de hacer una gran parte de lo que hacía”. En esta línea, se ha preguntado “quién va a cubrir ese hueco social si el Tercer Sector no tiene medios”. Así, ha señalado que en este punto la cooperación entre empresa y Tercer Sector es fundamental pero en ella “cada uno tiene que asumir sus responsabilidades”. Garrigues ha subrayado la importancia de la ética, que “es rentable y permite la sostenibilidad” y una empresa “si no es ética no es sostenible”. 

 

Rafael de Lorenzo, secretario general del Consejo General de la ONCE, ha asegurado que una de las reivindicaciones de la Plataforma del Tercer Sector es el diálogo y el entendimiento con el mercado y las empresas porque “solos  no vamos a poder dar respuesta a los problemas sociales actuales”. Por ello, ha apostado por buscar elementos de entendimiento pero “en condiciones de simetría y respeto y de igualdad en las posiciones de interlocución”.

 

El reto es conseguir una sociedad “que garantice niveles razonables para una vida digna de todos los ciudadanos” bajo el concepto de dignidad y, para ello, además de las alianzas éticas hace falta, en su opinión, un cambio de los comportamientos individuales y de los grupos humanos. Además, desde su punto de vista, las instituciones del Tercer Sector tienen que buscar el entendimiento con empresas e instituciones públicas y mejorar en “eficiencia, transparencia y apertura”. Al tiempo que ha lamentado que desde la empresa se haga, en ocasiones, “un discurso cosmético del mecenazgo y de la Responsabilidad Social”.