LBG analiza el valor de la medición del impacto social | Corresponsables.com España

LBG analiza el valor de la medición del impacto social

La sede de Vocento en Madrid y de Agbar en Barcelona han acogido el tercer desayuno LBG

30-10-2013
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Agbar, Ferrovial y Amref explicaron la medición de sus impactos en proyectos sociales

 

 

La sede de Vocento en Madrid y de Agbar en Barcelona han acogido el tercer desayuno LBG para analizar la importancia de la medición del impacto social.


Nerea Plaza, del área de Responsabilidad y Reputación Corporativa de Agbar, explicó la evolución de la aplicación de la metodología LBG en la compañía desde 2007. Para Plaza uno de los mayores desafíos “es que le demos más valor la inversión en la comunidad, más allá de la cifra total” e indicó que entre las dificultades que se habían encontrado estaban “la identificación del mapa de contactos de los responsables de los proyectos, la difusión y capacitación, la implementación del proceso y la gestión de los proyectos”.


Durante 2012, Agbar ha realizado 400 acciones en 42 empresas del grupo en el que se han involucrado cuatro áreas del negocio. Plaza enumeró como beneficios de implantar LBG: “La identificación de acciones, gestión de la comunicación, reporting y transparencia, tanto a nivel corporativo como a nivel de empresa local”. Además, resaltó que “LBG te permite recoger todas las contribuciones a la sociedad, tanto desde 300 euros a proyectos más amplios”.


Gonzalo Sales, responsable de Programas de RSC en Ferrovial, y Alfonso Rodríguez, director general de Amref España, explicaron la medición del impacto de la inversión social a través del proyecto Maji ni Uhai (El Agua es Vida) que desarrollaron ambas organizaciones en Tanzania entre 2008 y 2011  y que abastece de agua potable y saneamiento a 50.000 habitantes del Serengueti.

 

Sales explicó que “han medido el impacto del proyecto una vez que se ha desarrollado. Queríamos hacer acción social vinculada a nuestro negocio, pero no sabíamos cómo, pero lo que teníamos claro es que no queríamos ser un mero donante sino ser un socio e incluir a nuestros profesionales, además de trabajar en colaboración con las ONG, en este caso Amref Fliying Doctor, y con los actores locales”.


En base al Objetivo de Desarrollo del Milenio del Acceso al Agua, Ferrovial y Amref se embarcaron en Maji ni Uhai. “El proyecto tuvo un gran impacto en medios de comunicación, hemos recibido premios nacionales e internacionales, pero para nosotros lo importante era medir el impacto que había generado”, dijo Sales.


Así, una vez terminado el proyecto, el porcentaje de involucración de las diferentes áreas de la compañía en proyectos de RSE pasó del 44% al 75%, el orgullo pertenecía de la compañía del 79% al 84%, la predisposición para ser voluntarios del 76% al 84%, de 0 a 4 premios y “lo más importante, antes no contábamos con una estructura de RSC y a partir del proyecto Creamos el Comité de RSC”.


Sales destacó también que "antes Maji ni Uhai no teníamos estrategia acción social y ha dado lugar Programa Infraestructuras Locales de la compañía en todo el mundo, lo que nos permite entrar en nuevos mercados de forma responsable, como en Colombia o Perú”. Además, “hemos aprendidos a ser flexibles y a adaptarnos a las necesidades de cada proyecto”.

 

Alfonso Rodríguez indicó que "en los proyectos nos focalizamos en sensibilización buen uso de agua y buenas prácticas de higiene y lo importante es sensibilizar e involucrar a las AAPP locales para que tenga continuidad”.
Tras Maji ni Uhai el acceso al agua de la población del Serengueti pasó del 28% al 89%, de 8,3% de acceso a infraestructuras sanitarias al 53%, de emplear 4 horas para conseguir agua a 30 minutos, de 4.000 casos de malaria a 2.100, de 2.400 enfermedades relacionadas con el agua, a 1.400 y de 0 mujeres involucradas en las institucionales locales a 50.

 

“Estos proyectos de cooperación al desarrollo tienen sentido si se apoya directamente al desarrollo local. Así, los organismos públicos, han asumido el 10% del presupuesto y se ha formado a 1.500 personas para el mantenimiento de los pozos de agua”, aseguró Rodríguez.

 

Por su parte, el director de MediaResponsable en Madrid, Pablo Martín, analizó la comunicación de la acción social. “La comunicación de la acción social no difiere mucho del resto de la comunicación de otras áreas de la RSE. Tiene que ser veraz y favorecer el diálogo con los grupos de interés”, indicó Martín para quien la clave “está en vincular los proyectos sociales a la actividad de la compañía para que sean atractivos”.