"Las finanzas éticas se están consolidando como alternativa real a la banca tradicional" | Corresponsables.com España

"Las finanzas éticas se están consolidando como alternativa real a la banca tradicional"

25-09-2013
Arola Farré. fundadora de Microfides.
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

 

 

1.- ¿Cómo y por qué nace MICROFIDES? ¿De dónde surge la idea?

Llevábamos tiempo trabajando en el sector social y de la cooperación al desarrollo, un sector que tradicionalmente ha dependido de subvenciones públicas y donativos privados, y deseábamos crear una forma nueva de trabajo, que fuera económicamente sostenible desde la propia actividad.  Hacer desarrollo en los países del Sur económicamente sostenible, igual que una empresa tiene que ser viable.

 

Por otro lado, todo el movimiento en torno a las finanzas éticas, la banca ética, nos parecía muy interesante, una respuesta factible a la realidad financiera que nos ha llevado a la crisis actual, una apuesta por poner a la economía al servicio de las personas y no al revés. Es una apuesta por hacer la economía más humana y transformadora de la realidad a la que nos sumamos desde MICROFIDES.

 

Con estas dos intuiciones empezamos a pensar y buscar. Así fue como decidimos trabajar el desarrollo por medio de microcréditos a partir de fondos creados en España, cuyos participantes (los llamamos Inversores Sociales) recuperan el dinero aportado al cabo de dos años. De este modo, las personas que reciben un microcrédito en Senegal, por ejemplo, ponen en marcha sus pequeños negocios, con ellos salen de la pobreza, devuelven el microcrédito y las personas o empresas de España que han aportado al fondo, recuperan su dinero con un pequeño interés económico y un  importante beneficio social.

 

MICROFIDES es una fundación sin ánimo de lucro dedicada a promover proyectos de economía social en países empobrecidos. Es decir, proyectos empresariales que buscan la sostenibilidad económica a la vez que el desarrollo social y humano y cuyos beneficiarios sean las poblaciones más desfavorecidas.

 

 

2.- ¿Cuáles son los principales objetivos de la fundación?

Entre nuestros objetivos está luchar contra la pobreza, por eso damos apoyo a proyectos de desarrollo social y económico en países empobrecidos facilitando el capital necesario para realizar sus propios proyectos productivos, principalmente a través de microcréditos; promover la inversión social, a la aportación que realiza cada persona o empresa, la llamamos Inversión Social, es decir, entendemos la Inversión Social como una forma de solidaridad y responsabilidad entre las personas y los pueblos para construir un desarrollo más humano y sostenible; y otro de nuestros objetivos es colaborar en construir una realidad más digna y equitativa promoviendo un desarrollo económico y social que beneficie a la población más desfavorecida en países empobrecidos.

 

3.- ¿Cualquier empresa, entidad o persona puede invertir en MICROFIDES o los inversores deben cumplir ciertas “normas éticas” o criterios de selección?

En MICROFIDES queremos ser un instrumento de transformación social. A través de nuestro proyecto de Microcréditos para el Desarrollo, contribuimos a que muchas personas salgan de la pobreza.

 

Y por otro lado trabajamos para promocionar las Finanzas Éticas en España. Es decir, apostamos por una economía que ponga a la persona en el centro. Una economía al servicio de la justicia y de la solidaridad.

 

Por lo tanto buscamos personas, empresas, organizaciones que quieran colaborar a reducir la pobreza y  participar en una economía más humana, dispuestos a cambiar de banco y poner parte de sus ahorros en FIARE Banca Ética para dar microcréditos a través de MICROFIDES.

 

 

4.- ¿Y qué criterios tenéis en cuenta a la hora de seleccionar los proyectos sociales a los que se destina la financiación?

Facilitamos la financiación de proyectos de personas empobrecidas y emprendedoras de su propio negocio en países empobrecidos para posibilitar su desarrollo económico y social.

 

El medio principal de inversión social es la creación de fondos para préstamos de microcréditos en países en desarrollo. Reunimos un capital a partir de las aportaciones de inversores sociales (particulares, instituciones o empresas con conciencia social) que dedicamos al préstamo de microcréditos en países en desarrollo.

 

La concesión de microcréditos a personas empobrecidas y emprendedoras de su pequeño negocio, requiere estar sobre el terreno, conocer la realidad y gestionar muy bien todo el proceso. Para ello buscamos instituciones ubicadas en países empobrecidos que son las que otorgan microcréditos a microemprendedores. 

 

En cuanto a los criterios de selección, elegimos las instituciones teniendo en cuenta que sean sin ánimo de lucro, igual que MICROFIDES y que Fiare Banca Ética. Los beneficios se reinvierten íntegramente en la actividad, no se reparten; rurales, por ser la población rural la que mayores dificultades tiene para acceder al crédito y sostenibles, deben ser organizaciones sostenibles financieramente y auditadas anualmente para asegurar lo más posible su buen desempeño financiero y el retorno del préstamo. Además también tienen que tener vocación social, es decir, que su objetivo sea ayudar a salir de la pobreza, adaptándose a la realidad de las personas para satisfacer sus necesidades financieras; y ser transparentes, buscamos una relación basada en la confianza, con quienes compartamos los objetivos institucionales. Que nos mantengan puntualmente informadas de la evolución de los prestatarios. Por otra parte, ofrecemos preferentemente créditos a mujeres, ya que posibilitan un mayor beneficio social y son las más vulnerables.

 

 

5.- Además de fomentar la inversión social, también realizáis actividades de sensibilización. ¿Cuáles?

El segundo fin principal es el de promover la inversión social como una forma de solidaridad y responsabilidad entre las personas y los pueblos para construir un desarrollo más humano y sostenible. Apostamos por una economía más humana y solidaria y queremos trabajar para su promoción entre la sociedad. Para ello, hemos participado y organizado diversas actividades de sensibilización o formación.

 

En 2012 hemos realizado 42 presentaciones y charlas a personas particulares y a grupos, participamos en la 1ª Feria de Economía Solidaria de Cataluña, en Barcelona y también hemos participado en mesas redondas y en clases de distintas universidades.

 

 

6.-La banca ética está teniendo un fuerte crecimiento con la crisis. ¿Es tanto el desarrollo? ¿A qué creéis que se debe este crecimiento? 

La crisis financiera y económica que estamos sufriendo tiene como uno de los factores de origen la falta de ética. La codicia, la búsqueda de maximizar el beneficio a toda costa, asumiendo a veces demasiados riesgos y una falta de control del sistema financiero.

 

Esto ha generado un mayor interés y demanda por propuestas financieras que respeten criterios morales y pongan a la persona y al bien común en el centro. Todo ello con las garantías de seguridad, solvencia, transparencia.

 

Nuestra experiencia en este tema nos dice que las finanzas éticas se están consolidando como alternativa real a la banca tradicional y que responde a las necesidades de muchas organizaciones y personas que buscan algo más que una mayor beneficio económico.

 

7.- ¿En qué proyectos trabajáis actualmente?

Tenemos un fondo  de 100.000€ en Senegal, entregando microcréditos a mujeres campesinas. Y otro de 150.000€ en Ecuador, destinado a campesinas de la zona andina. Para este fondo seguimos buscando inversores sociales que quieran participar. Quien desee participar o tener más información puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra web o llamarnos al 948.060.574.

 

8.-  ¿Qué proyectos de futuro tenéis a medio-largo plazo? 

Cuando completemos el fondo de Ecuador tenemos previsto abrir un fondo para Perú, en zona rural, donde el acceso de la gente al microcrédito es difícil y muy necesario. Y posteriormente volveremos a África. Siempre buscamos países que aunque estén en desarrollo, sean estables económicamente y políticamente,  y que podamos controlar la posible fluctuación de la moneda con alguna herramienta como el seguro cambiario.