La integración laboral de personas con discapacidad como palanca de la RSC | Corresponsables.com España

La integración laboral de personas con discapacidad como palanca de la RSC

13-04-2016

Dentro de la agenda para el mes abril en temas de Responsabilidad Social Corporativa de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Madrid, se ha celebrado la jornada “Potenciar la RSE mediante la inserción de personas con discapacidad” con el objetivo de promover el acercamiento al mundo laboral de las personas con diversidad funcional con el desarrollo de charlas, debates y una actividad práctica que mostró a los asistentes cómo realizar un proceso de selección a personas con discapacidad.

Durante la inauguración, según informa Servimedia, Mar Muñoz, directora Comercial y de Captación de Recursos de la Fundación Juan XXIII Roncalli, entidad que celebra su 50º Aniversario en 2016, destacó que el objetivo de la fundación "es lograr la integración social y laboral de las personas con discapacidad" bajo la máxima de que "lo que dignifica a una persona es el trabajo". Mientras que Carmen Verdera, directora de RSC en la Cámara de Comercio de Madrid, "divulgar las mejores prácticas en esta materia contribuye a replicar estas políticas" en otras organizaciones. 

Por su parte, David Lafuente, jefe de Área de la Economía Social y de la RSE del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, destacó el papel que tiene la Administración pública en lo que respecta a contratación de personas con discapacidad. "El Ministerio de Empleo se esfuerza por apoyar especialmente a los jóvenes, personas mayores, personas en riesgo de exclusión o personas con discapacidad, pero desde la Administración no podemos llegar a todo, por lo que nos ayuda mucho tener relación con entidades como la Fundación Juan XXIII".

 

OPORTUNIDADES PARA TODOS

“Cerca de cuatro millones de personas en España tienen alguna discapacidad y un millón está en edad laboral, pero solo el 28% de éstas tienen una ocupación”, fue una de las reflexiones que dejó la intervención de Susana Escribano, consultora RSC de la Fundación Juan XXIII Roncalli, quien recordó que no todas las discapacidades son iguales cuando se habla de empleo. “Es importante conocer esto porque las personas pueden tener diversas capacidades y talentos, y no se les debe ver como discapacitados en general, por ejemplo una persona puede tener un problema físico y al mismo tiempo estar en perfectas condiciones en sus habilidades psíquicas, matemáticas y sensoriales”, agregó Escribano.

Durante el encuentro,  se hizo especial énfasis en la incorporación de estas personas no solo como una responsabilidad social, sino también como un deber de acuerdo con el cumplimiento de la Ley General de Personas con Discapacidad, la cual indica, precisamente en el artículo 42, que debe existir una cuota de reserva de puestos de trabajo para personas con discapacidad de al menos 2% sobre 100 empleados, norma que debe cumplir tanto el sector público como el privado.

“Es fundamental que las empresas y los responsables de RRHH adquieran conciencia de la importancia social que tiene incorporar diversidad y discapacidad en sus organizaciones. Además existen numerosas bonificaciones, subvenciones y apoyos para motivar a las organizaciones a contratar a estas personas”, comentó Raúl Cerejido, director de RRHH y Asesoría Jurídica de la Fundación Juan XXIII, quien explicó las ventajas de incorporar personas con discapacidad en los equipos humanos de las organizaciones.  Y recordó las consecuencias derivadas del incumplimiento de la cuota de reserva  a favor de los discapacitados que pueden acarrear sanciones que van desde los 600 euros hasta los 6.250 euros.

Susana Toril, directora de Relaciones Laborales y Prevención de Enagás, expuso la política de inclusión de la discapacidad en su empresa y los beneficios que les ha reportado.

En la jornada se puso de relieve que en lugar de “discapacidad” se está comenzando a emplear el término “diversidad funcional”, un término que ha comenzado a utilizarse con mayor éxito en los últimos años y pretende sustituir a otros cuya semántica puede considerarse peyorativa o discriminatoria, cuando se pueden utilizar términos que dignifique esta condición como: “diversidad funcional”.