La información no financiera, clave para generar confianza | Corresponsables.com España

La información no financiera, clave para generar confianza

19-06-2017

“El informe de RSE no es lo más determinante para ser una empresa responsable, pero sí la herramienta que permite a los líderes conocer si sus compañías avanzan, debatir acerca de las mejoras y dialogar con los grupos de interés”, puso sobre la mesa Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de ESADE.

Bajo estas premisas, Jesús de la Morena, director de la Fundación Garrigues; Clara Bazán, directora de Responsabilidad Social y Reputación de Mapfre, y Marc Ponce, responsable de reporting de Adecco y la Fundación Adecco, compartieron sus experiencias.

España todavía no había traspuesto la Directiva europea de información no financiera y diversidad, a pesar de que se a finales de enero se inició el trámite del Anteproyecto de Ley. que formulen cuentas consolidadas deberán incluir un estado de información no financiera consolidado en el informe de gestión consolidado cuando, el número medio de trabajadores empleados por las sociedades del grupo durante el ejercicio sea superior a 500 y además durante dos ejercicios consecutivos reúnan, a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes: Que el total de las partidas del activo consolidado sea superior a 20.000.000 euros; que el importe neto de la cifra anual de negocios consolidada supere los 40.000.000 euros o que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio sea superior a 250.

Jesús de la Morena, director de la Fundación Garrigues, lo tiene claro: “Con la Directiva de información no financiera vamos a una integración real de la información financiera y de la no financiera, porque al formar parte de las cuentas anuales se va a tratar como tal y se tendrán que aprobar en junta de accionistas”. Para De la Morena “habrá empresas que aunque no les afecte, reportarán según la Directiva de información no financiera”.

Por su parte, Clara Bazán, directora de Responsabilidad Social y Reputación de MAPFRE, ha destacado que “el proceso de materialidad nos permite identificar las cuestiones que interesan a una compañía y los riesgos que supone no considerar un tema que sí es relevante para la organización. Por eso, el proceso de reporting retroalimenta la gestión y la gestión retroalimenta el proceso de reporting y RSE”. Sin embargo, ha advertido que “necesitamos saber cómo quiere la directiva que expongamos lo temas en el reporting, que nos faciliten unos protocolos y que se lleve a cabo una transposición de la directiva de España para tener la certeza de que lo que contamos, lo hacemos de una manera adecuada y que proporcionamos la información suficiente”.

Bazán recordó que Mapfre lleva reportando según GRI desde 2005 y en 2016 ha realizado el primer informe integrado y consideró que “el informe de RSE es un proceso de mejora continua”. Para Bazán “el informe de RSE no puede contentar a todos los grupos de interés porque está enfocado a los analistas, aunque siempre esperamos que nos lea más gente”. Además, apuntó que “la elaboración de informes de RSE son procesos complejos que requieren recursos personales, económicos porque se nos exige verificar el informe y personales porque no suelen ser muchas personas las que elaboran los informes”.

Marc Ponce, responsable de reporting de Adecco y la Fundación Adecco, ha destacado también la importancia de la matriz de materialidad como herramienta de diálogo con los grupos de interés que permite alinear las políticas de la compañía con las demandas de su entorno: “La Directiva de información no financiera no aplica ni en España ni en Suiza, pero la tenemos en cuenta porque nos genera valor compartido”.

Ponce apuntó que “en Adecco entendemos la RSC incorporada al negocio y alineada con sus con sus grupos de interés y uno de nuestros ejes de nuestra materialidad es liderar el cambio en el mercado de trabajo para que sea más inclusivo también la sociedad”.

Por último, Ana Sainz, directora general de la Fundación SERES, ha señalado que “la información no financiera debe ser tan fiable como la financiera, de modo que los inversores puedan tomar decisiones mejor informadas y les permita gestionar la empresa de una manera más efectiva, pensando en la diferenciación desde una perspectiva a largo plazo”. Asimismo, Sainz ha añadido que “debe contribuir a aumentar la confianza de los inversores, los consumidores y la sociedad en general”.