La CNMV presenta el nuevo Código de Buen Gobierno, que incluye por primera vez la RSC | Corresponsables.com España

La CNMV presenta el nuevo Código de Buen Gobierno, que incluye por primera vez la RSC

24-02-2015

El nuevo Código de Buen Gobierno está compuesto por 64 recomendaciones, agrupadas en tres grandes bloques: aspectos generales, junta general de accionistas y consejo de administración. Los distintos aspectos recogidos en el documento serán de aplicación en el ejercicio 2015 y las empresas tendrán que incorporarlos en los informes anuales de gobierno corporativo que remitirán a la CNMV en 2016. 

Como novedad, el Código identifica los 25 principios que sirven de base para las distintas recomendaciones. Entre los principios generales del nuevo Código, cabe destacar que las sociedades deben evitar medidas estatutarias cuya finalidad sea dificultar posibles ofertas públicas de adquisición. También establece que las sociedades deben informar con claridad sobre el grado de cumplimiento de las recomendaciones y contar con una política pública de comunicación y contactos con accionistas, inversores institucionales y asesores de voto. 

En relación con la transparencia informativa y el voto informado en la junta general, se recomienda que las sociedades publiquen en su web, con antelación suficiente, una serie de informes y se recomienda que la junta sea retransmitida en directo a través de la web.


RSC

El Código desarrolla por primera vez recomendaciones relacionadas con la Responsabilidad Social Corporativa. Así, apunta que las sociedades deben contar con una política que incluya los principales compromisos asumidos: objetivos, estrategia, prácticas, métodos, mecanismos de supervisión, canales de comunicación y prácticas de comunicación responsable.  Recomienda además difundir la información relacionada con la RSC de manera separada o en el informe de gestión.


CONSEJOS DE ADMINISTRACIÓN Y RETRIBUCIONES

El Código de Buen Gobierno recomienda que el número de consejeros independientes represente, al menos, la mitad del total (un tercio en determinados casos) y que la política de selección tenga por objetivo que en el año 2020 el número de consejeras represente, al menos, el 30% de los miembros del Consejo. 

Respecto a las retribuciones de los consejeros, el documento recoge, entre otras recomendaciones: que los componentes variables de la remuneración estén vinculados a criterios de rendimiento predeterminados y medibles; que los acuerdos contractuales incluyan una cláusula que permitan a la sociedad reclamar el reembolso de los componentes variables; o que los pagos por resolución de contrato no superen un importe equivalente a dos años de remuneración total anual, y no se abone hasta que la sociedad haya podido comprobar que el consejero ha cumplido los criterios de rendimiento establecidos.