El drama de los refugiados que nadie detiene | Corresponsables.com España

El drama de los refugiados que nadie detiene

CEAR reclama a la Unión Europea un verdadero y eficaz Sistema Europeo Común de Asilo

20-06-2017

Abril de 1939, acaba la Guerra Civil Española. Tres años de conflicto acaba con la vida de alrededor de 600.000 personas, dejan más de 114.000 desaparecidos y unos 450.000 exiliados españoles emigraron a otros países como Francia y, sobre todo, a Latinoamérica. La historia demuestra que hace tan solo 80 años los españoles también fuimos refugiados buscando un lugar seguro donde comenzar una nueva vida. En la actualidad, esta realidad la están sufriendo ciudadanos de Siria, Afganistán, Sudán del Sur o Somalia.

El informe anual de ACNUR Tendencias Globales estima que, a finales de 2016, 24 personas por minuto se vieron obligadas a huir de sus hogares y buscar protección en otro lugar, ya sea dentro de las fronteras de su país o en otros países, y que 65,6 millones de personas se encontraban desplazadas.  En 2014 la cifra era de 59,5 millones de personas y en 2015 fue de 65,3 millones. En 2016 cada 3 segundos una persona se ve obligada a abandonar su casa.

La situación en el Mediterráneo sigue siendo dramática. La OIM (Organización Internacional para las Migraciones) cifró en más de 5.000 migrantes muertos durante 2016, haciendo del Mediterráneo la ruta migratoria más mortal del mundo. Recientemente, la OIM ha informado que 73.189 migrantes y refugiados han llegado a Europa por vía marítima en lo que llevamos de 2017, con casi el 85% llegados a Italia y el resto a Grecia, Chipre y España. La cifra es menor que la que se registró en el mismo periodo durante 2016, con 211.433 llegadas, pero la realidad es que ya 1.828 personas han perdido la vida al intentar cruzar el Mediterráneo entre enero y junio, cuando en 2016 la cifra aumentaba en más de 1.000 muertes (2.909 personas). Los países de procedencia por número son Nigeria, Bangladesh, Guinea, Costa de Marfil, Gambia, Senegal, Marruecos, Malí, Eritrea y Sudán.

A nivel mundial, el ‘Proyecto Migrantes Desaparecidos’ de la OIM ha confirmado que ha habido 2.524 muertes hasta mediados de junio, y 1.828 se registraron en la zona del Mediterráneo, lo que supone más del 70%. Durante 2016, más de 7.500 migrantes y refugiados fallecieron a nivel mundial buscando un futuro mejor.

Europa no cumple con lo prometido

La crisis de refugiados en Europa es una situación humanitaria crítica, la mayor después de la Segunda Guerra Mundial. Formar parte de la Unión Europea obliga a los Estados miembros a acoger a un número determinado de refugiados. La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, que constituye la fundación de la protección internacional de los refugiados, ha quedado en olvido. El incumplimiento es generalizado.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) acaba de hacer público su Informe Anual 2017 ‘Las personas refugiadas en España y Europa'. La Unión Europea sigue incumpliendo sus compromisos de reubicación y reasentamiento de 2015: de las 182.000 personas que debía trasladar desde Grecia, Italia y terceros países, sólo ha acogido a algo más del 20% y el plazo termina el próximo 26 de septiembre. Más de 72.000 personas permanecen atrapadas en los países de los Balcanes, principalmente en Grecia, debido al cierre de fronteras y la lentitud en el proceso de reubicación. En el caso de Polonia, Hungría y República Checa, los tres países a los que Bruselas ha abierto expediente, el rechazo supone un abierto desafío. Los dos primeros no han aceptado ni un solo refugiado y el Gobierno checo ha abandonado el programa tras recibir sólo a 12.

15.755 solicitudes de asilo en España

Según CEAR, España recibió 15.755 solicitudes de asilo en 2016, lo que supone 1 por cada 3.000 habitantes y poco más del 1% de las peticiones de asilo de la UE.  De los compromisos de reubicación y reasentamiento España ha cumplido menos del 8%, acogiendo a través de estas vías a algo más de 1.300 personas.
Las tres nacionalidades con más peticiones fueron Venezuela (3.960), Siria (2.975) y Ucrania (2.570). Las dificultades en el acceso a solicitar asilo en la frontera sur, junto a la falta de vías legales y seguras, explican el descenso de solicitudes de personas de Siria y otros países de Oriente Medio y África.

De las 10.250 peticiones de asilo resueltas el pasado año, se ofreció algún tipo de protección a 6.855 (un 90% que huían del conflicto sirio). Sin embargo, los estatutos de refugiados apenas llegaron a los 355, lo que supone tan solo un 3,5% de las peticiones. En enero de 2017, el número de solicitudes pendientes de resolución alcanzó la cifra de 21.625. De las 17.337 personas que España se comprometió a acoger ha recibido hasta ahora poco más mil, el 7% del total. En el caso de Polonia, Hungría y República Checa, los tres países a los que Bruselas ha abierto expediente, el rechazo supone un abierto desafío. Los dos primeros no han aceptado ni un solo refugiado y el Gobierno checo ha abandonado el programa tras recibir sólo a 12.

“Urge un pacto de Estado”

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) insiste en que “la Unión Europea necesita un verdadero y eficaz Sistema Europeo Común de Asilo” y que “si no se produce un cambio urgente en el rumbo de las políticas de migración y refugio, el derecho de asilo será un recuerdo del pasado para una comunidad de naciones que se preció de ser referencia en materia de derechos humanos”. Por ello, desde CEAR, insisten en que “urge un Pacto de Estado ante el drama humano de los refugiados” para garantizar el cumplimiento efectivo del derecho de asilo más allá de los cambios políticos, y para que se produzca una acogida efectiva para los solicitantes de asilo.

La propuesta incluye 12 medidas entre las que se encuentran aprobar un reglamento para la actual Ley de Asilo y contribuir a un Sistema Europeo Común de Asilo (SECA), suprimir la exigencia de visado de tránsito a países en conflicto como Siria, poner fin a las devoluciones ilegales de Ceuta y Melilla, o poner en marcha vías legales y seguras como son los visados humanitarios. Asimismo, CEAR reclama el cumplimiento por parte de España de los acuerdos de reubicación y reasentamiento, ya que 21.000 solicitantes de asilo están pendientes de una decisión de la que depende su futuro.