Expertos valoran el borrador de la Estrategia de RSE | Corresponsables.com España

Expertos valoran el borrador de la Estrategia de RSE

El Plan Nacional de RSE Estrategia pretende favorecer el desarrollo de las prácticas responsables de las organizaciones públicas y privadas

09-10-2013

El Plan cuenta con 80 medidas para impulsar la RSE en España

 

 

El borrador de la Estrategia Española de Responsabilidad Social Empresarial se enmarca en el objetivo del Gobierno, plasmado en el Plan Nacional de Reformas, de impulsar iniciativas destinadas a fortalecer la economía española con el convencimiento del papel impulsor de la Responsabilidad Social Empresarial para avanzar hacia la Estrategia Europa 2020, orientada a la consecución de un crecimiento inclusivo y sostenible, adaptándose a las condiciones del contexto socioeconómico del cada momento. 

 

Carles Campuzano, diputado de CiU, considera que el borrador llega con mucho retraso y que no aporta novedades significativas: “Parece que el Gobierno va, por fin, a aprobar el Plan de RSE que había comprometido ante la Unión Europea y el Congreso de los Diputados. Llega muy tarde, no aporta novedades significativas y olvida las grandes cuestiones pendientes en la materia. Una oportunidad perdida, a no ser que el debate en las próximas semanas permita al Gobierno replantear su propuesta inicial”. La parte positiva para Campuzano es que “hay un borrador sobre el que discutir; lo negativo es que más previsible en su contenido, sin demasiada creatividad e innovación”, concluye. 

 

En la misma línea se expresa Juan José Barrera Cerezal, ex director general del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la RSE: “demasiado tiempo ha estado el Gobierno elaborando una Estrategia para la RSE en España para el triste resultado: lugares comunes y muy poca concreción de medidas que vinculen la actuación de los distintos grupos de interés, no creo que con este documento se dé respuesta a lo establecido en la Comunicación de la Comisión Europea en materia de RSE del 25 de octubre de 2011, cuando se pedía a los Gobiernos de los países de la Unión Europea un plan claro de fomento de la RSE y una agenda concreta de actuaciones”.   Respecto a los aspectos positivos y negativos de este documento, Barrera señala que no encuentran “ningún aspecto positivo destacable en la propuesta, y sin embargo observo que sin derogar la Ley de Economía Sostenible, se está ninguneando las disposiciones concretas que recoge de fomento de la RSE, como por ejemplo, no se habla de que se cumpla con la elaboración de los informes de sostenibilidad que deben hacer las empresas públicas, de cuándo y cómo deben presentar las sociedades anónimas de más de 1.000 asalariados información sobre que hacen en materia de RSE, de si se va a establecer un sistema de certificación en RSE para las empresas que voluntariamente lo soliciten y de si los contratos del Estado van a incluir en la ejecución y adjudicación cláusulas de RSE”. 

 

Germán Granda, director general de Forética explica que “desde la publicación de la Estrategia Europea de RSE en 2011, desde Forética venimos impulsando el desarrollo de una estrategia nacional en España. En este sentido, ya el año pasado presentamos la comparativa de planes europeos de RSE con nuestras recomendaciones. Aunque es pronto para valorar en profundidad, consideramos que el documento que es un buen avance en términos generales, y en el seno del Consejo Estatal de RSE iremos trasladando nuestra visión para tratar de conseguir la mejor estrategia posible”. La entidad ha puesto en marcha una encuesta de opinión entre sus socios y lectores para valorar el borrador de la Estrategia de RSE. 

 

Isabel Garro, directora general de la Red Española de Pacto Mundial, considera que "el Plan establece unos objetivos ambiciosos que sería interesante ligar con las acciones que han desarrollado y trabajado numerosas organizaciones del sector a lo largo de estos años".

 
José Luis Fernández, profesor de la Universidad Pontificia de Comillas y director de la Cátedra de Ética Económica y Empresarial de la Pontificia de Comillas, señala que: “Es un texto bien trabajado, una suerte de plan estratégico al uso. Suena ambicioso y parece querer tocar todos los palos…Tal vez por ello me produce cierta desazón respecto a la posible pérdida del enfoque. Tiene muchas medidas y contempla una amplia variedad de providencias… Sin embargo, sigue quedándome la duda de si no estaremos ante un voluntarismo excesivo. Cierto es que hay que apuntar alto para que el tiro llegue lejos, pero no consigo saber cómo se van a hacer las cosas ni qué garantizará que los agentes vayan a comprar el relato.
 
Ferández considera positivo “el hecho de querer impulsar el fenómeno de la RSE desde la Administración” pero entre las carencias destaca “ el hecho de que –al menos desde una primera lectura en diagonal- no haya visto mencionarse en parte alguna del documento el concepto Ética”.
 
Por su parte, Longinos Marín, director de la Cátedra de RSC de la Universidad de Murcia considera que “es un documento marco muy completo, que abarco todo lo tratado y hablado hasta ahora en RSC. Bien estructurado, coherente y ambicioso”. Señala “la concreción y la secuencia lógica de los planteamientos” pero apunta que “se trata poco, siendo un asunto capital, el tema de la sensibización ciudadana por la RSC, con el fin de ganar el reconocimiento y el premio del los ciudadanos (y clientes) por las empresas responsables. Si se consigue convencer a los ciudadanos, se produciría un efecto arrastre de las empresas, que se verian decididamente motivadas por implantar politicas de RSC”. 
 
El texto íntegro puede consultarse en este enlace