España, el 14º país con mejor reputación del mundo | Corresponsables.com España

España, el 14º país con mejor reputación del mundo

25-06-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Reputation Institute, la consultora líder global en el desarrollo de modelo para la medición uy gestión de la reputación, ha presentado en Copenhague (Dinamarca) las principales conclusiones de su informe Country RepTrak 2018. Este informe mide la reputación de los 55 países con mayor Producto Interior Bruto (PIB) del mundo a partir de la evaluación de 17 variables.

Esas variables están agrupadas en tres dimensiones: Calidad Institucional (variables políticas), Nivel de Desarrollo (variables socio-económicas y culturales) y Calidad de Vida (variables ambientales). El trabajo de campo, realizado en los pasados marzo y abril, consta de más de 58.000 valoraciones de ciudadanos del antiguo G8 (target encuestado).
 
Suecia, con 81,7 puntos, lidera el ránking de reputación 2018. Dentro del top ten, de mejor a peor puntuación, lo continúan: lo forman los siguientes países: Finlandia (81,6), Suiza (81,3), Noruega (81,1), Nueva Zelanda (79,7), Australia (79,6), Canadá (79,2), Japón (77,7), Dinamarca (76,7), y Holanda (76,1). España, con 73,1 puntos (1,5 puntos menos que en 2017) ocupa la 14ª posición, una más que el pasado año. 
 

La credibilidad permite tener gran influencia en la comunidad global

“Nuestro Country RepTrak pone de manifiesto la importancia del soft power: los países con mejor reputación no son las mayores potencias económicas (en el top ten de este año solo figuran dos países del G8), ni poseen los ejércitos más poderosos, pero su credibilidad les permite tener gran influencia en la comunidad global, además de conseguir actitudes de apoyo de los observadores internacionales que sin duda ayudan a potenciar sus indicadores económicos”, señala Fernando Prado, vicepresidente de Negocios Globales y Alianzas Estratégicas de Reputation Institute.

“El impacto económico de la reputación de un país es muy relevante. El análisis realizado sobre las series históricas de Country RepTrak para 72 países ha podido aislar el efecto de la reputación en la llegada de turistas, las exportaciones y la inversión extranjera directa. Subir un punto el indicador general de reputación incrementa en media un 0,9% la llegada de turistas y en un 0,3% las exportaciones. Estos datos pueden ser más altos para algunos países. Es el caso, por ejemplo, de España, donde la reputación tiene un efecto muy superior en la llegada de turistas: un punto en su valoración global puede hacer subir la llegada de turistas un 5%”, concluye Fernando Prado.
 

La política marca la reputación de los países

Por otra parte, las tensiones geopolíticas y sociales, así como el auge de los populismos y nacionalismos de cualquier tendencia, golpean la reputación en 2018, que desciende un punto en la media de los 55 países analizados en el informe. Stephen Hahn-Griffiths, Chief Reputation Officer de Reputation Institute, afirma que “la reputación media de los 55 países analizados en el estudio ha descendió en 2018 y solo unos pocos han conseguido conservarla. Estos países son vistos como éticos, progresistas y con un estilo de vida seductor. Nuestro informe también confirma que la capacidad económica, el tamaño de la población o el Producto Interior Bruto no son determinantes para construir una buena reputación”.
 
Al igual que en 2017, Grecia es el país que en el informe de este año mejora más su reputación (+2,1 puntos), hasta situarse en los 64,7 puntos. En cambio, Venezuela es el que más reputación pierde (-7,3), hasta quedarse en los 47,2 puntos. Iraq, como es habitual, cierra el ranking con 25,1 puntos.
 
Los principales países europeos presentan una evolución diversa. Alemania registra la mayor pérdida de reputación de todos, con una caída de 3,9 puntos, seguido de Francia (-1,7) y España (-1,5). En cambio, Italia mejora ligeramente (+1,2) y Gran Bretaña se apunta una tímida recuperación (+0,5) con la que tapona por el momento la sangría de 2017, su annus horribilis de la era Brexit.
 
La percepción de Estados Unidos comienza a sobreponerse al desastre ocasionado por Donald Trump en el primer año de su administración (2017), en el que cayó casi 5 puntos. En 2018 mejora ligeramente (+1,7), hasta llegar a los 56,4 puntos: una reputación “Débil” de acuerdo con la escala normativa del informe. Además, la percepción de los Estados Unidos de Trump refleja una marcada polaridad, como lo confirma el hecho de que la diferencia entre el atributo mejor valorado (“Tiene marcas comerciales muy conocidas”) y el peor (“Es un país ético, con un alto nivel de transparencia y poca corrupción”) es de más de treinta puntos: 79,9 y 49,6 puntos, respectivamente.
 
Chile y Argentina son los países latinoamericanos que obtienen los mejores indicadores de reputación en el informe de este año. Los casos de Chile y Argentina contrastan con la mayoría de los países del continente iberoamericano, que presentan caídas en su reputación fuertes y generalizadas.
 
La reputación de Rusia reafirma en 2018 su tendencia decreciente, con importantes descensos en atributos como “Gente amable y simpática” y “País ético y transparente”. Por su parte, China interrumpe el alza de los dos últimos años y registra un descenso similar al de la media global del informe (-1 punto).