ODS12. La energía limpia puede sustituir el 66% de las importaciones de gas ruso en la UE para 2025 | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Medio Ambiente

ODS12. La energía limpia puede sustituir el 66% de las importaciones de gas ruso en la UE para 2025

En el Consejo Europeo de los días 24 y 25 de marzo, los Estados miembros de la UE debatirán la respuesta europea a la invasión rusa de Ucrania, incluidas sus repercusiones en el sector energético

23-03-2022

Un nuevo análisis conjunto de Ember, E3G, RAP y Bellona subraya la oportunidad que tiene la UE de acelerar y ampliar las soluciones de energía limpia para aumentar la seguridad energética. El análisis concluye que las soluciones de energía limpia pueden sustituir dos tercios de las importaciones de gas ruso para 2025.

Las importaciones rusas de gas pueden reducirse en un 66% si se aplica el paquete "Fit for 55" de la UE y se acelera el despliegue de la electricidad renovable procedente de la energía eólica y solar, la eficiencia energética y la electrificación. Esto equivale a una reducción de 101.000 millones de metros cúbicos de gas. Ahora es necesario un aumento urgente de la política para alcanzar el nivel de aplicación necesario.

El estudio indica que no se necesitan nuevas infraestructuras de importación de gas. La seguridad del suministro y la reducción de la dependencia del gas ruso no requieren la construcción de nuevas infraestructuras de importación de gas de la UE, como terminales de GNL. Es suficiente con 51 bcm de gas de origen alternativo importado a través de los activos existentes.

El análisis también señala que no es necesario ampliar la potencia del carbón. Las medidas anteriores permitirían a la UE lograr la necesaria disminución de la demanda de gas fósil sin frenar el declive de la generación de electricidad con carbón.

Según Sarah Brown, Analista Principal de Energía y Clima de Ember: "Las energías renovables de producción propia ofrecen una vía de escape a la adicción de Europa al gas fósil ruso. La UE puede desprenderse de las importaciones de gas ruso para 2025, más rápido que el objetivo recientemente anunciado por REPowerEU para 2027. Puede lograrlo sin detener el declive de la energía del carbón, ni sustituir una dependencia de los combustibles fósiles por otra, mediante la rápida aplicación de soluciones de energía limpia. Debe haber una acción inmediata y un enorme compromiso de toda la UE para alcanzar tanto los objetivos actuales de Fit for 55 renovables como la necesaria aceleración del despliegue eólico y solar".

En el Consejo Europeo de los días 24 y 25 de marzo, los Estados miembros de la UE debatirán la respuesta europea a la invasión rusa de Ucrania, incluidas sus repercusiones en el sector energético de la UE. Esto sigue a la propuesta del plan REPowerEU de la Comisión Europea para reducir el consumo de gas ruso, que se sustanciará en las próximas semanas.

La Comisión Europea anunció recientemente que podría poner fin a las importaciones de gas ruso para 2027. Pero los detalles sobre cómo lo podrían conseguir no se darán a conocer hasta mayo. Sin embargo, este análisis muestra que esto puede lograrse para 2025 y con menos gas fósil de origen alternativo (51 bcm frente a 60 bcm).

"El mayor uso del gas en Europa es la calefacción de los edificios. El aislamiento y la sustitución de las calderas de gas por bombas de calor son fundamentales para reducir la demanda de gas en los edificios. Para ello será necesario establecer objetivos de ahorro energético más estrictos y normas mínimas de rendimiento energético más ambiciosas para los edificios. Hay que dejar de financiar las calderas de gas con subvenciones públicas y reorientar esos fondos hacia tecnologías de calefacción limpias, como las bombas de calor. Hay que poner fin rápidamente a la instalación de calderas de gas en los edificios nuevos", explica Jan Rosenow, Director del Programa Europeo de RAP.

Raphael Hanoteaux, Asesor Principal de Políticas de Transición del Gas de E3G: "Invertir en energías limpias y reducir la demanda energética es una estrategia de bajo riesgo y alta recompensa para la UE. A su vez, las nuevas infraestructuras de importación de gas no son necesarias ni pueden resolver los problemas existentes. Por el contrario, crea pasivos y costes para el futuro mientras atiende a un mercado en rápido declive".

"La receta para que la UE supere las crisis energéticas actuales es volver a comprometerse con el Green Deal. Invirtiendo masivamente en el despliegue de renovables y en el uso eficiente de la electricidad, la UE puede hacer frente a las amenazas climáticas y de seguridad al mismo tiempo. Convertir a la UE en un mercado para el GNL procedente de lugares como EE.UU. y Canadá no hará más que posponer y empeorar los problemas actuales, tanto de dependencia de los fósiles como de los objetivos climáticos. Doblar la apuesta por las renovables puede ser una solución estable y a largo plazo", argumenta Marta Lovisolo, Asesora de Políticas sobre Sistemas de Energía Renovable en Bellona.