Diversidad y conciliación, en el punto de mira en RRHH | Corresponsables.com España

Diversidad y conciliación, en el punto de mira en RRHH

Empresas y entidades coinciden en que la diversidad aporta valor añadido a una empresa.

21-11-2013

 

 

Tras la pausa-café, se ha celebrado la mesa ‘Diálogo con grupos de interés: el reto de la gestión de la diversidad de las plantillas’, moderada por Isabel Villalonga, gerente de DIRCOM Cataluña.

 

Edita Olaizola, consejera y coordinadora de la Comisión de RSE de Aedipe Cataluña, ha explicado que según el último estudio realizado por Aedipe sobre empleabilidad seniority “las empresas no quieren a mayores de 45 años”. Y ha insistido en que “si somos corresponsables y trabajamos de forma integral, seguramente podríamos romper estos tabúes sin importar la edad y otros estereotipos”. Por eso, Olaizola ha incidido en la “complicidad entre jóvenes y mayores para que las empresas obtengan lo mejor de cada uno”.

 

Por su parte, Ramón Vila, director Fundación PIMEC, ha explicado que desde su organización “acogemos a empresarios y autónomos y hacemos que sean activos de nuevo dándoles una segunda oportunidad”. En este sentido, Vila ha afirmado que “debemos dar más valor al talento, que no está solo en la juventud, sino en la experiencia” y que “la cultura del fracaso de este país no nos debe limitar”.

 

Para Rosa María Dumenjò, coordinadora en Cataluña de la Fundación para la Diversidad, “uno de los retos más importantes de la empresa actual es conseguir una optimización y una rentabilidad positiva de sus recursos humanos” por lo que “los directivos deberían tener más en cuenta la necesidad de saber gestionar las potencialidades que la diversidad pone sobre la mesa”. Dumenjò ha remarcado que su “obsesión es conseguir que la diversidad sea una inquietud de las pymes”.

 

Salvador Ibáñez, country manager de España de Top Employers Institute, ha subrayado el concepto de cultura de empresa asociada a la gestión de personas y ha indicado que “más del 90% de las empresas con el certificado Top Employer tiene estrategias y políticas claras y por escrito de RSE y diversidad”. Según Ibáñez, “la diversidad tiene que estar en el primer nivel de las compañías y no ser una disciplina colateral. Así es como se empieza a crear competitividad”.

 

Posteriormente, Laura Pelay, secretaria de estado del bienestar y trabajo de UGT, ha reivindicado que “vivimos en un país que ha confundido igualdad con uniformidad, por eso no hemos sabido armonizar las demandas en temas de equidad”. En este sentido, Pelay ha asegurado que “las empresas deben ser corresponsables bidireccionalmente, en el interior de la empresa y también en el exterior, poniendo en valor el diálogo con los sindicatos, estos aportando propuestas para gestionar la diversidad y los empresarios concibiendo que la diversidad aporta valor y competitividad”.

 

 

CONCILIACIÓN

Después se ha llevado a cabo la mesa ‘La conciliación como factor de competitividad’, que ha estado moderada por Gabriel Ginebra, socio fundador de la división Managing Incompetence en la consultora Abantia.

 

En palabras de Ignacio Buqueras, presidente de la  Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, “indudablemente la crisis ha hecho daño a la conciliación. Sin embargo, no hay que echar más horas de trabajo, sino optimizar el tiempo. Somos de los países que más horas dedican al trabajo pero de los que menos productividad tenemos, por eso tenemos que cambiar nuestras prioridades y hacernos responsables todos del uso del tiempo”. 

 

Por su parte, Olga Figuerola, presidenta del Foro de RRHH de Foment del Treball, ha apostado por la flexibilidad, destacando que “las empresas deben buscar soluciones creativas para impulsar la flexibilidad”. Además, ha insistido en que “faltan indicadores clave que garanticen que la flexibilidad aporta competitividad para hacer más visible este tema entre las empresas” y ha añadido que “el sistema por objetivos, sin trabajar más horas, sería el sistema ideal de trabajo”.

 

Para Roberto Martínez, director de la Fundación Másfamilia, “tenemos un problema socio-laboral muy arraigado en este país en cuanto a conciliación laboral y la crisis ha hecho mucho daño, sobre todo en las pymes”. Para dar solución a este problema, Martínez ha hecho hincapié en la necesidad de “saber gestionar la conciliación través de mediciones e indicadores”, especialmente de los intangibles -compromiso, confianza y fidelidad-, con el objetivo de demostrar que “la conciliación sí es negocio”.

 

Para Marc Grau, investigador del International Center for Work and Family (IESE), “con la crisis, muchas empresas no recortan en políticas, sino que somos los trabajadores los que no nos acabamos de creer las políticas de flexibilidad de nuestras empresas. Y es que hay dos tercios de trabajadores que no aplican estas políticas por miedo a perder el trabajo”. Grau ha enfatizado en que “la productividad es algo muy difícil de medir, pero está demostrado que los trabajadores que están en un buen entorno laboral y con unas buenas condiciones son más productivos”.

 

Seguidamente, Salvador Seliva, responsable de Responsabilidad Social, Contratación y Subcontratación deCCOO, ha querido dejar claro que “la idea de que la conciliación repercute en la productividad sigue arraigada en las empresas españolas”. Y ha reivindicado que “las políticas de conciliación se tienen que hacer de verdad, a pesar de que no luchemos lo suficiente para conseguirlo por el contexto socioeconómico que estamos viviendo”.