El 82% de las compañías del IBEX35 cuentan con criterios ESG en la retribución variable | Corresponsables.com España

El 82% de las compañías del IBEX35 cuentan con criterios ESG en la retribución variable

15-09-2017
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

El 82% de las compañías del IBEX-35 tienen incorporadas métricas no financieras en sus políticas de retribución variable para los consejeros ejecutivos y la alta dirección, según la 3ª edición del Observatorio de la ISR, que ha sido elaborado por el Club de Excelencia en Sostenibilidad, Georgeson y Endesa.

Los sectores donde los criterios ESG (en inglés, Environmental, Social and Governance; o Medioambientales, Sociales y de buen Gobierno) están más extendidos son el energético, el industrial y el financiero, y las variables más comunes son las relativas a Gobierno Corporativo y Sostenibilidad.
 
El estudio pone de manifiesto que los inversores institucionales siguen mostrando una preocupación creciente por los asuntos medioambientales, sociales y de buen gobierno, como se recoge de los últimos datos recopilados por la Global Sustainable Alliance, donde se aprecia un 25% de incremento de los activos gestionados con criterios no financieros. Así, en esta temporada de Juntas, los temas de índole social y ambiental se han configurado como focos de riegos reputacionales para algunas compañías internacionales como Shell, Exxon Mobil o BHP.
 
La diversidad de género también se tiene muy en cuenta. En España, si bien la presencia femenina en los consejos ha ido en aumento en los últimos años, aún no se ha cumplido la recomendación del nuevo Código de Buen Gobierno Corporativo, donde se promueve el objetivo de que en el año 2020 el 30% de los miembros de los Consejos de Administración sean mujeres. Los datos recopilados a 31 de diciembre de 2016 indican que en la actualidad el 19,20% de los puestos de consejeros están ocupados por mujeres.
 
Las compañías cotizadas españolas se han ido concienciando a lo largo de los últimos años de la importancia de incorporar los asuntos de índole no financiera en sus procesos de engagement. De acuerdo con los datos internos de Georgeson, el 40% de las empresas del IBEX35  llevan a cabo Road Shows de índole no financiero, por lo que queda camino por recorrer. 

Fiscalidad y ODS

Los asuntos relativos a la fiscalidad de las compañías cotizadas que operan en diferentes países y jurisdicciones han sido uno de los principales temas de preocupación de los inversores institucionales en la temporada de juntas 2017 a nivel mundial. Los recientes escándalos de compañías del sector tecnológico han provocado que los inversores incorporen este asunto en sus agendas como un elemento más del análisis de riesgo que llevan a cabo. 
 
En el estudio se destaca que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible impulsada por Naciones Unidas presenta un inmenso abanico de oportunidades para la comunidad inversora y empresarial. Las estrategias de inversión temáticas y de impacto son las que muestran una vinculación más directa con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Asimismo, diversos inversores han comenzado a desarrollar productos específicos vinculados a esta iniciativa, como por ejemplo, índices que vinculan el impacto de las compañías sobre dichos objetivos.
 
Javier Bolaños responsable de Planificación en Sostenibilidad y Gestión de Grupos de Interés en Endesa aseguró que “los ODS son una oportunidad para los inversores y el cambio climático es uno de los principales focos de la ISR, por eso su gestión va a generar más oportunidades para las empresas que riesgos”. 

Recomendaciones

La tercera edición del Observatorio de la ISR realiza una serie de recomendaciones para los gestores empresariales:
 
-Los Consejos de Administración de las sociedades cotizadas deben ser los encargados de supervisar el desempeño de las compañías en cuestiones extra financieras. Asimismo, se debe designar a un miembro del Consejo encargado de liderar las actividades de engagement con inversores socialmente responsables.
 
-Incorporar en los sistemas de retribución variable de la Alta Dirección de las compañías criterios y objetivos ESG, siendo rigurosos en la selección de los mismos para que sean igual de retadores que los objetivos financieros.
 
-Incrementar la transparencia de los informes de retribuciones, en especial en los asuntos relativos a la definición de objetivos no financieros y el nivel de cumplimiento.
 
-Reforzar la presencia de mujeres en los Consejos de Administración con el objetivo de alcanzar las recomendaciones y metas marcadas por los reguladores nacionales e internacionales, a través de políticas activas que favorezcan dichos objetivos.
 
-Impulsar medidas concretas que favorezcan la presencia de mujeres en los Comités de Dirección, ya que incrementará la diversidad de perfiles, redundando, en definitiva, en un mayor beneficio para las compañías.
 
-Fortalecer el diálogo con los inversores mediante la celebración de roadshows no financieros, específicamente en asuntos relativos a ESG, que permitan, por un lado, a las compañías entender las preocupaciones y opinión de los inversores en materia social y ambiental para que el Consejo pueda actuar en consecuencia, y, por otro lado, generar un mayor grado de diálogo y de confianza entre la compañía y sus inversores.
 
-Sistematizar las actividades de engagement desde el departamento de relaciones con inversores en colaboración con los departamentos encargados de los temas que se salen de la órbita financiera.
 
-Reforzar la transparencia y divulgación por parte de las compañías en materia de fiscalidad, ya sea a través del Informe anual, Informe de Sostenibilidad, Reporting Integrado, u otros documentos que sean públicos, que permita a los inversores obtener una visión más clara y detallada respecto a la existencia de una política por parte de la compañía en este ámbito, así como la participación y supervisión que, desde el Consejo de Administración, se le otorga a este asunto. 
 
-Fomentar el desarrollo de políticas públicas y marcos regulatorios orientados a promover la inversión sostenible a largo plazo, alentando a los inversores institucionales a adoptar medidas para incentivar una mayor inversión a largo plazo en favor del desarrollo sostenible.