El movimiento del Comercio Justo reivindica una mayor concienciación sobre la desigualdad y degradación medioambiental   | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Asuntos de Consumidores
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Alimentación y Bebidas,  Distribución y Gran Consumo

El movimiento del Comercio Justo reivindica una mayor concienciación sobre la desigualdad y degradación medioambiental  

26-09-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

La Coordinadora Estatal de Comercio Justo presentó ayer la Nueva Carta Internacional de Comercio Justo, un documento esencial refrendado por más de 300 organizaciones de todo el mundo en el que abogan por situar los valores de la justicia, la equidad y el desarrollo sostenible en el centro de todas las estructuras y prácticas comerciales. La presentación se hizo coincidiendo con el tercer aniversario de la firma de los Objetivos de Desarrollo Sostenible  (ODS) por parte de Naciones Unidas.

En nuestro país, el consumo de Comercio Justo creció un 8% en el último año, lo que ha supuesto una facturación de 43 millones de euros, según el último informe elaborado por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, que también se dio a conocer.

Juan José Martínez, presidente de la sección europea de la Organización Mundial del Comercio Justo señaló que “el comercio internacional no genera los cambios necesarios para alcanzar los ODS. En otros casos se ha retrocedido como la desigualdad o el hambre. La desigualdad entre los países se ha reducido pero dentro de los propios países se han incrementado”.

 

El Comercio Justo, reflejado en sectores

La alimentación continúa siendo el sector protagonista del Comercio Justo, que viene a representar el 94% de las ventas. Entre los productos más vendidos figuran el azúcar y sus derivados que generan el 41% de la facturación; le siguen el café con el 37% de las ventas, que tradicionalmente ha sido relevado al segundo puesto; las infusiones, el té, las bebidas, frutos secos, snacks y cereales.

La artesanía se mantiene con un 4,8% de las ventas donde destacan los productos textiles. En último lugar, se sitúan los artículos de cosmética e higiene que descienden hasta el 1,3%.

Mercedes García de Vinuesa, presidenta de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo afirmó que “actualmente existe una tendencia de mucho movimiento social. Estamos trabajando juntos y de manera integral. El Comercio Justo se conoce en todo el mundo pero cuando se prueba, se repite. Se tiende a creer una idea distorsionada de que los productos son más caros y no es cierto”.

Supermercados y grandes superficies se posicionan como el principal canal de consumo del Comercio Justo en el mercado al generar el 40% de las ventas, seguido por el canal Horeca (hostelería, catering y restauración) con el 36%, y en tercer lugar, los establecimientos minoristas que generan el 21% de las ventas. El resto de canales de venta como ventas directas a empresas o a administraciones públicas, representa el 0,39%.

García de Vinuesa declaró al respecto que “se ha producido un aumento de consumo de comercio justo por parte de las Administraciones Públicas pero esperamos que la aprobación de la Ley de Contratos del sector público de noviembre de 2017 que entró en vigor en marzo de 2018 apueste por la contratación pública ética que se presupone bajo el compromiso y el papel ejemplarizante que las administraciones deben tener en el respeto a los derechos humanos y el medio ambiente”.

En relación con las ventas, cabe destacar que nuestro país continúa a la cola respecto a nuestros vecinos europeos, donde la media de consumo de Comercio Justo por persona en 2017 fue de 14,1 € mientras que en España fue de 0,93 €.

Olga Calonge, vocal de la Junta de Gobierno de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo en España incidió en que el medio ambiente sigue siendo la asignatura pendiente en la Agenda 2030, al igual que la desigualdad. “Esta Agenda no se logrará completar sin políticas públicas, si no se dota de presupuesto, no tiene sentido”, dijo Calonge quien añadió que “el Comercio Justo es una palanca transformadora que afecta a distintos ODS. La estrategia y el trabajo es real. El mundo está interconectado y nos exige alianzas para remar en la misma dirección”.