Más de 65 millones de personas han perdido su lugar en el mundo | Corresponsables.com España

Más de 65 millones de personas han perdido su lugar en el mundo

20-06-2016
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

El número de desplazados y refugiados en el mundo ha alcanzado niveles máximos en términos históricos, según el informe anual de Tendencias Globales del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR). Por primera vez se han superado los 60 millones de personas, en total, 65,3 millones, en comparación con los 59,5 millones de sólo 12 meses antes. 

El continente europeo no es ajeno a esta realidad y atraviesa una de las mayores crisis y retos de su historia contemporánea cuando tiene a sus puertas más de 4 millones de personas que navegando el Mediterráneo en precarias embarcaciones o atravesando la ruta de los Balcanes huyen del conflicto en Siria que ha causado la muerte de 200.000.

La historia de los refugiados en Europa tomó rostro de niño en septiembre de 2015, cuando el pequeño Aylan Kurdi perdió la vida junto a su madre, su hermano y otros tripulantes del bote que se hundió a causa del clima adverso y las precarias condiciones de la embarcación en la que atravesaban en el trayecto que une a Bodrum (Turquía) con la isla de Kos en Grecia. La imagen dio la vuelta al mundo y despertó la conciencia de la opinión pública con una imagen que como escribió el periódico británico The Guardian "resume todo el horror y el drama humano que se vive en las costas europeas".

El año pasado la UE se comprometió recibir 160.000 refugiados, un porcentaje poco alentador teniendo en cuenta el número de personas que requieren asilo, un hecho que ha motivado a pronunciarse a numerosas organizaciones que trabajan por la protección de los DDHH, como es el caso del más reciente informe de La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) que alerta que tanto la Unión Europea como España han venido implementando medidas que han puesto en grave peligro el derecho humano del asilo y así lo afirman en el documento titulado Las Personas Refugiadas en España y Europa 2016: “Nos hemos movilizado para exigir a la Unión Europea y a los gobiernos de los estados miembros que desplieguen, de una vez por todas, una verdadera política de acogida, una política de asilo inspirada en los valores y principios que la UE reconoce como fundacionales”.

Entre los países que se comprometieron al reasentamiento de refugiados en 2015 lidera la lista está Alemania con 31.443, le sigue Francia 24.031 y en tercer lugar está España que se comprometió a recibir 14.931. Sin embargo la puesta en marcha de estas medidas por parte de Europa se ha realizado con extrema lentitud y Oxfam Intermon en su informe de 2015 advirtió que solo el 1% de los refugiados habían sido asentado por los países ricos, sumando a esto la firma del acuerdo realizado en marzo entre la UE y Turquía por el cual las personas que llegan al continente serán devueltas.

Paula San Pedro, responsable de incidencia política en acción humanitaria de Oxfam afirma al respecto del llamado “acuerdo de la vergüenza” que ha desatado nuevamente el debate por los refugiados en Europa: "El reasentamiento debería ser una fórmula para proporcionar un hogar a los refugiados más vulnerables, no un método para gestionar la migración y justificar severas políticas de asilo", señala criticando una actitud política que insiste en cerrar las puertas a las personas refugiadas a través de la frontera meridional y oriental de Europa sin que se les pueda dar las mínimas garantías de respeto por sus derechos humanos .

“Los refugiados son personas con la muerte a sus espaldas y un muro ante sus caras” dijo recientemente Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, en una conferencia manifestando la condición en la cual se encuentran millones de refugiados que llegan a la UE, acciones que las distintas ONG coinciden en denunciar como la vulneración de los compromisos y tratados firmados en temas de asilo humanitario, como es el caso del Tratado de Ginebra firmado en julio de 1951 por los países miembros de Naciones Unidas que se comprometieron a la protección de los refugiados sin restricciones por motivos de raza, religión o país de origen. Tratado por el cual se conmemora cada 20 de julio el Día Mundial de los Refugiados.

El Alto Comisionado de ACNUR, Filippo Grandi ha instado con esta fecha a llevar los esfuerzos en materia de reasentamiento a "un nuevo nivel", para lo cual es necesaria la implementación de medidas mucho más eficaces para compartir la responsabilidad en la protección de los refugiados: “El reasentamiento es ahora más importante que nunca y debemos aumentar el número de refugiados que se benefician de él, así como otras fórmulas de admisión", señaló.

“No lograremos nuestro objetivo de poner fin a la pobreza a menos que los países sean seguros y los ciudadanos no tengan que enfrentar conflictos y violencia” dijo el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, hablando del reto que implica esto para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), quien también hizo un llamamiento a buscar soluciones reales la crisis humanitaria de los refugiados en la UE, una crisis que señala es de solidaridad y no de números.

 

CONTEXTO DEL CONFLICTO EN SIRIA

La violencia en Siria estalló en marzo de 2011, un año después que Bachar Al Asad llegara al poder tras la muerte de su padre Hafez Al Asad, quien gobernó el país desde 1971. La Primavera Árabe inspiró vientos de cambio en los países de oriente medio y las personas comenzaron a salir a las calles a protestar contra la violación a los derechos humanos, la corrupción y la falta de libertad.

La primera manifestación contra el actual gobierno de Siria ocurrió en marzo de 2011 con el que fue llamado “viernes de dignidad” que congregó a miles de personas de la ciudad siria de Deraa. Sin embargo el gobierno de Al Asad, arremetió violentamente contra la población dejando un saldo de cientos de heridos y un niño muerto. Las protestas desde entonces se continuaron llamando “viernes de dignidad” y se extendieron a Damasco y otras ciudades. Sin embargo, la represión violenta para el gobierno sirio, cuya familia se ha mantenido en el poder por 45 años, no era una acción nueva. Ya en 1982 Al Assad (padre) había usado la fuerza para disuadir a los manifestantes que se habían congregado en la ciudad de Homs a protestar ante la vulneración de sus DDHH, en ese entonces el resultado fueron 30.000 civiles muertos.

Actualmente la guerra de Siria ha cobrado 200.000 vidas perdidas en combate o ahogadas en el mar Mediterráneo ante el intento de llegar las costas europeas. En el año 2014 el número de personas que llegaban por mar o atravesaban la Ruta de los Balcanes ascendió notablemente, sin embargo las cifras llegaron a su paroxismo en el año 2015 cuando el número de personas supero el millón. Para 2016 las cifras de refugiados que ha dejado el conflicto sirio ascienden a 4 millones (Fuente ACNUR).