Calidad Pascual inaugura una nueva planta de Bezoya más eficiente y respetuosa con el medio ambiente | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Prácticas Justas de Operación
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Alimentación y Bebidas

Calidad Pascual inaugura una nueva planta de Bezoya más eficiente y respetuosa con el medio ambiente

15-03-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



Calidad Pascual ha inaugurado este miércoles la nueva planta de Bezoya en Ortigosa del Monte, Segovia. La compañía ha destinado una inversión de 15 millones de euros en esta nueva planta embotelladora, que aumentará la capacidad productiva de Bezoya en un 10%. Además, la compañía prevé un incremento del 15 % de la plantilla directa de esta planta y un 30% de los puestos indirectos, en los próximos años.

Los principales ejes bajo los que se ha concebido la nueva fábrica son: calidad, sostenibilidad y respeto al medioambiente, con la máxima eficiencia energética. En este sentido, en la nueva planta de Bezoya, Calidad Pascual ha instalado dos nuevas líneas de producción sustituyendo las antiguas por otras más modernas, eficientes medioambientalmente hablando, proyectándose dos más en futuro próximo. En estas nuevas instalaciones, Bezoya embotellará su agua mineral natural en formato PET de 1,5 L y de 5 L.

En la inauguración, el presidente de Calidad Pascual, Tomás Pascual, ha indicado que “esta nueva fábrica se enmarca dentro de nuestro objetivo de ser líderes en hidratación saludable y nos permitirá asegurar el abastecimiento del mercado. Inauguramos una de las plantas más punteras ambiental e industrialmente. Es una opción de consumo e hidratación respetuosa con el medio ambiente. Bezoya ha experimentado un crecimiento constante y saneado en los últimos años y queremos seguir en esa línea”.

Una fábrica más sostenible

Siguiendo la estrategia de la compañía por incorporar consideraciones sociales y ambientales en la toma de decisiones, la planta se ha edificado bajo el sello LEED, lo que garantiza que el diseño arquitectónico, las instalaciones y la obra siguen estrictos parámetros de sostenibilidad, de forma que se minimiza el impacto ambiental durante todo su ciclo de vida.

Este sello permite a la sociedad y a los trabajadores el compromiso ambiental, siendo un ejemplo de edificio de alta calidad ambiental. En este sentido, la nueva fábrica contará también con sistemas para monitorizar y reducir el consumo energético y de agua.