El agua: hilo conductor de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible | Corresponsables.com España

El agua: hilo conductor de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible

22-03-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



El agua es un recurso imprescindible para la humanidad. No solo porque el cuerpo humano al nacer está compuesto en un 75% de agua sino también porque este recurso hídrico cubre el 71% de la superficie de la corteza terrestre. Son datos que ponen de manifiesto que el agua es un recurso esencial para garantizar el bienestar de las personas y del planeta.

Según datos de la ONU, más del 80% de las aguas residuales que generamos a nivel mundial vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada. Además, más de 663 millones de personas en todo el mundo carecen de un suministro de agua potable cerca de casa, lo que les obliga a pasar horas haciendo cola o trasladándose a fuentes lejanas y les expone a problemas de salud debido al consumo de agua contaminada.

En este contexto, no es de extrañar que uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible –el 6- persiga garantizar la disponibilidad, el acceso al agua y su saneamiento. Todo ello con el objetivo de que el agua sea un recurso accesible para todo el mundo y, además, nos ayude a hacer del desarrollo sostenible una realidad. Porque el acceso a agua potable y el saneamiento es un derecho básico pero también garantiza nuestra dignidad y la supervivencia de millones de hombres y mujeres en todo el mundo.

Aproximadamente 1.800 millones de personas en todo el mundo utilizan una fuente de agua potable que contaminada por restos fecales. Lo que supone un riesgo para su salud.  Y es que, según datos de la ONU, las enfermedades relacionadas con el agua y el saneamiento están entre las principales causas de fallecimiento de niños menores de 5 años. En concreto, más de 800 niños mueren cada día por enfermedades diarreicas asociadas a la falta de higiene.

La sequía es otro de los grandes problemas relacionados con el agua y afecta a algunos de los países más pobres del mundo. Actualmente, un total de 37 países, 29 de ellos en África, requieren ayuda alimentaria externa debido a los efectos persistentes de las sequías en las cosechas por el fenómeno climático de 'El Niño'. La escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial y este porcentaje podría aumentar. De hecho, para 2050, al menos una de cada cuatro personas vivirá en un país afectado por escasez crónica y reiterada de agua dulce. Todas estas cifras nos revelan que los recursos hídricos tienen un rol clave en grandes retos globales como la reducción de la pobreza, la sostenibilidad ambiental o el cambio climático y el crecimiento económico. Por ello, es tan necesaria una correcta gestión tanto de las aguas residuales como su reutilización.

Una correcta gestión del agua nos ayudará, por ejemplo, a reducir las desigualdades, poner fin a la pobreza o impulsar una producción y consumo responsable. En sentido, como indicaba anteriormente en este artículo, el ODS 6 propone una gestión sostenible del agua así como reducir a la mitad la proporción de agua dilapidada y aumentar su reciclaje. Por este motivo, y también por conciencia y responsabilidad, muchas organizaciones ya trabajan para conseguir ser ejemplos en sostenibilidad hídrica.

En definitiva, el agua es un recurso decisivo para garantizar el bienestar de las personas y avanzar en la consecución de la Agenda 2030 y para el Desarrollo Sostenible en su conjunto ya que es el hilo conductor de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus metas interrelacionadas.

*Consulta el Dosier Corresponsables del Día Mundial del Agua con reportajes, buenas prácticas y tribunas