145 voluntarios de Telefónica emplean sus vacaciones en ayudar a quienes más lo necesitan | Corresponsables.com España

145 voluntarios de Telefónica emplean sus vacaciones en ayudar a quienes más lo necesitan

22-08-2017

No es la primera vez que trabajadores del Grupo Telefónica participa vountariamente en actividades en línea con la responsabilidad social y medioambiental, y a favor de ayudar a quienes más lo necesitan. Fundación Telefónica realiza una gran labor en este sentido, y también promoviendo la educación o el emprendiemiento.

Carmen Valencia es una de las voluntarias Telefónica que ha colaborado en un proyecto en Perú. “Hemos venido 15 voluntarios de distintos países para reconstruir la Institución Educativa María Parado de Bellido, en la localidad de Nivín, al oeste del país. Aquí los corrimientos de tierra provocadas por las lluvias llenaron de barro el pozo, destrozaron el poco material tecnológico con el que contaban y cubrieron totalmente el canal de agua que llegaba al biohuerto”, cuenta. Pero además de las labores de reconstrucción “mañana comenzamos a trabajar con ellos los talleres de medioambientales, lectura, emprendimiento y alimentación saludable, temas muy presentes en su día a día y que, como nos dijo uno de los docentes, ‘consiguen pasar del libro a la práctica’”, añade.

Los voluntarios son una pieza clave para que las localidades en las que operan, al realizar determinados proyectos, salgan de la pobreza. No obstante, es una experiencia que a aquellos que se implican aporta mucho a nivel personal: “Hemos venido a remover tierra en todos sus sentidos. (…) a 'remover' a los niños y compartir con ellos otras maneras de pensar, de conocer el mundo, de romper los muros de la escuela; y a removernos a nosotros mismos y cambiar nuestras miras, relativizar nuestras necesidades”.
 
“Nosotros también, como voluntarios, decidimos nuestro nivel de implicación, si dejamos que esta experiencia se quede en el terreno arreglado y en el aula reconstruida, o si bien va más allá y es capaz de atravesar los muros, sellar buenos recuerdos y agitar corazones”, señala. 

Ayudar a los demás nos ayuda a nosotros mismos

Los voluntarios experimentan una vivencia personal significativa, que provoca beneficios a nivel físico, emocional y social (mayor autoestima, empatía, menos estrés, mayor integración). Asimismo, estudios recientes han demostrado que el voluntariado corporativo incrementa el orgullo que sienten los voluntarios por su empresa y, por tanto, su vínculo con ella.

Desde Voluntare (red global de Voluntariado Corporativo) aseguran que  “el voluntariado corporativo, debidamente gestionado, también contribuye al desarrollo profesional de los empleados. Puede tener un impacto importante en la salud psicofísica de los voluntarios, aumentando su productividad y otros aspectos relevantes para la empresa (liderazgo, gestión del cambio o gestión de proyectos), a la vez que responde a problemas sociales reales y tangibles”.