Aumenta el número de personas que sufre de escasez de alimentos en Sudán del Sur | Corresponsables.com España

Aumenta el número de personas que sufre de escasez de alimentos en Sudán del Sur

25-02-2019
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Tres agencias de Naciones Unidas han alertado hoy de que el número de personas que sufre inseguridad alimentaria aguda en Sudán del Sur podría alcanzar los 7 millones durante la próxima temporada de carestía (mayo-julio), y piden el refuerzo de la asistencia humanitaria y un mejor acceso para las operaciones de socorro.
 
El informe de la Clasificación Integrada de las Fases de la Seguridad Alimentaria (IPC) publicado hoy en Juba por el Gobierno de Sudán del Sur en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (WFP) muestra que el número de personas que padecen inseguridad alimentaria grave ya ha aumentado en un 13 por ciento desde enero del año pasado.
 
Este resultado incluye a unas 30.000 personas que ya experimentan inseguridad alimentaria extrema (en fase de catástrofe o IPC5, el nivel más alto de inseguridad alimentaria) en los estados de Jonglei y Lagos, en el este y el centro de Sudán del Sur.
 
El informe muestra que la inseguridad alimentaria sigue estando impulsada por los efectos acumulativos del conflicto, la producción insuficiente de alimentos y el desplazamiento demográfico resultante. En 2019, la producción local de cereales sólo cubrirá el 52 por ciento de las necesidades del país, frente al 61 por ciento en 2018.
 
Los conflictos no cesan de interrumpir la producción de alimentos, mermando el ganado y limitando el acceso de la población a fuentes de alimentos alternativas. Los prolongados periodos de sequía, las inundaciones, las enfermedades de los cultivos y las plagas han afectado gravemente a la producción agrícola, que depende en gran medida de las lluvias. La población pobre ha sido particularmente vulnerable a los altos precios de los alimentos y a su limitada disponibilidad en los mercados.
 
Se necesitan urgentemente más fondos para ampliar la asistencia humanitaria y poder así salvar vidas y proteger los medios de subsistencia. Con el nivel actual de asistencia, según el informe, alrededor de 50.000 personas se sumirán en la catástrofe (inseguridad alimentaria extrema) entre mayo y julio. Sin ninguna ayuda, esta cifra podría ascender a 260.000.
 
Existe un riesgo real de hambruna en las regiones que ya presentan una inseguridad alimentaria notable, en caso de que la situación general del país empeore y de que la ayuda humanitaria se interrumpa de forma prolongada. Los estados que se encuentran particularmente amenazados son Unity, Jonglei, Alto Nilo y Lagos.
 
“La inseguridad alimentaria está aumentando en 2019”, dijo Simon Cammelbeeck, Director interino de WFP en Sudán del Sur. “A menos que ampliemos pronto las actividades humanitarias y de recuperación, cada vez habrá más personas en peligro. Lo más preocupante es que las personas que más ayuda necesitarán son las mujeres y niños malnutridos. Nos estamos preparando para responder a este gran aumento de las necesidades alimentarias.