Las empresas, clave en la coexistencia de la ética y la transformación digital | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Gobernanza,  Prácticas Laborales
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  PYMES

Las empresas, clave en la coexistencia de la ética y la transformación digital

Más de 2.500 directivos participan en el 5º Congreso de Nacional de Directivos de APD y bajo el lema La empresa humana. Si puedes imaginar la tecnología, es que está cerca…¿Pero cuáles son las consecuencias?

27-11-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

La empresa tiene que desempeñar un papel clave en el ámbito de la responsabilidad social como eje de la sociedad civil para afrontar los cambios de la trasformación digital y alcanzar mayores niveles de bienestar y sostenibilidad. Este liderazgo conlleva responsabilidad porque los códigos éticos deben coexistir y evolucionar con la gran revolución tecnológica. Esta es la conclusión del 5º Congreso APD, que fue inaugurado por el presidente de APD, Rafael Miranda; el presidente de APD Cataluña, Pedro Fontana y el director general de APD, Enrique Sánchez de León.

En este Congreso de la APD, han participado más de una treintena de ponentes en tres paneles de discusión cuyos temas han girado en torno a los diferentes procesos de cambio tecnológico en marcha y los retos a los que se enfrentan los directivos en esta espiral de trasformación.

Así, el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona, Antón Costas, urgió a “abandonar la complacencia con la desigualdad empresarial evitar las economías cerradas y un mundo más desglobalizado”. Por su parte, Daniel Innineraty, catedrático de Filosofía de la Universidad del País Vasco centró la atención sobre el “uso de internet más para intercambiar opiniones que tomar decisiones”.

El presidente de Vodafone, Francisco Román, afirmó que “organizar el negocio de la tecnología es una prioridad para que los vulnerables no se queden fuera del sistema.  Ello supone potenciar un gran recurso como son los datos en el reino de lo intangible para hacer frente a los grandes desafíos colectivos. Este hecho constituye una gran oportunidad para las empresas pero exige una gran transformación cultural y ese es el esfuerzo”.

Por parte del presidente de Garrigues, Fernando Vives, el gran desafío supone reformular el mundo del consentimiento: “El componente ético más la intuición va a ser el desafío junto con el Big Data. Por ello, es necesaria la proyección de los valores humanos sobre la realidad digital porque la privacidad es una necesidad humana. El equilibrio humano entre la digitalización y la privacidad es posible”.

La presidenta de Microsoft España, Pilar López, apuntó que “generar confianza en la inteligencia artificial tiene que ver con definir un campo ético en las empresas. La responsabilidad es muy grande y hay que buscar partners que nos acompañen en esa gran transformación”. El socio confundador de Sarendeepia, Raúl Arrabales, afirmó que “hay que entender que existe una interacción entre lo tecnológico y lo humano, la coevolución. Por aquí hay que examinar las decisiones que adoptemos respecto a los códigos éticos”.

El portavoz del grupo de Trabajo de Bioeconomía, Alfredo Aguilar, señaló que “la bioeconomía, la economía circular y la sostenibilidad tienen que ser partes integrantes e inseparables de una misma realidad. La ciencia y la política tienen que ir de la mano para conseguirlo”. Y añadió que muchos de los ODS hay que “usarlos de forma sostenible. El sistema es frágil como el agua en la tierra y que cuidarla. Tenemos que desarrollar cambios disruptivos”.

El catedrático de Filosofía, Carlos Beorlegui, planteó  si la biotecnología está superando los códigos éticos y deontológicos inaceptables, al tiempo que analiza los límites de la naturaleza. Por ello afirma que “la tecnología debe crear una sociedad justa en la que todos los seres humanos se beneficien de forma igualitaria”.

En el ámbito económico, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, aseguró que el gran desafío de la banca es el reto reputacional: “Todavía no hemos recuperado  el reconocimiento  social  previo a la crisis bancaria y debemos escuchar a la sociedad”. El presidente de KPMG, Hilario Albarracín, afirmó que “el desarrollo de la tecnología no sirve de nada si no se hace crecer a las personas. El comportamiento ético debe estar por encima de todo, de las estrategias, de las decisiones empresariales y de los avances tecnológicos. Sólo con un enfoque así podemos actuar y dirigir el proceso humano en la dirección correcta”.  

El presidente y fundador del Grupo Barrabés, Carlos Barrabés, dijo que ha surgido el tercer win: “Gano yo, ganas tú y gana el mundo. El tercer win no se basa en los productos sino en las experiencias. Las personas tenemos que ser red en lugar de nodo. La capacidad de aprender y desaprender unido al uso de la tecnología y la colaboración serán palancas del crecimiento personal".

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, afirmó que “después de la digitalización, la otra gran revolución que afecta al mundo es la transición energética y la descarbonización”. El objetivo para 2030 es generar un 85% de la energía sin emisiones de CO2, y el 100% en 2050. Las claves para alcanzarlos, según Bogas, es la introducción de energías renovables y la electrificación de la economía: “El mundo no puede soportar un consumo energético 2 o 4 veces superior al actual con una dependencia del 80% con respecto a la energía fósil”.

José Manuel Moreno, catedrático de Ecología de la Universidad de Castilla-La Mancha, ha tomado el relevo para asegurar que “no hay tiempo. Mitigar es urgente, y adaptarse también”.

El 5º Congreso Nacional de Directivos de APD ha contado con el patrocinio de Adecco, Bankia, Endesa, HP e Intel; así como ATKearney, Axis Corporate, Caser,  Acció Catalonia Trade& Investment, Centre CCIB, CESCE, Deloitte, EAE Business School, EY, EKON, KPMG, Microsoft, Mediapost, Sage, Siemens, Sodexo y Vodafone. También con Corresponsables como media partner, entre otros colaboradores.