Las 'zonas muertas' sin oxígeno de los océanos se cuadruplican en 50 años | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Medio Ambiente
Grupos de interés:
 Grandes empresas,  PYMES,  Administraciones y Empresas Públicas,  Mundo Académico
Sectores:
 Mundo académico

Las 'zonas muertas' sin oxígeno de los océanos se cuadruplican en 50 años

09-01-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Las áreas oceánicas abiertas llamadas 'zonas muertas', que no tienen oxígeno y frenan la vida bajo el agua, han aumentado más de cuatro veces en los últimos 50 años, en tanto que los sitios de bajo oxígeno en los cuerpos de agua costeros se han incrementado más de 10 veces desde 1950. Así lo asegura un equipo internacional de 22 científicos que han realizado un estudio, el más completo hasta la fecha,  sobre el bajo nivel de oxígeno en los océanos del mundo.

Los autores del informe sostienen que el oxígeno continuará cayendo incluso fuera de los océanos abiertos y las costas a medida que la Tierra se calienta, por lo que conviene frenar el cambio climático y la contaminación por nutrientes.

Denise Breitburg, autora principal del trabajo y ecologista marina del Centro de Investigación Smithsoniano del Medio Ambiente (Estados Unidos), señala que "el oxígeno es fundamental para la vida en los océanos" y que su disminución está "entre los efectos más graves de las actividades humanas en el medio ambiente de la Tierra".

Este trabajo, realizado por un equipo de científicos de GO2NE (Global Ocean Oxygen Network), un grupo de trabajo creado en 2016 por la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de las Naciones Unidas, es el primero en el que se analiza de manera exhaustiva las causas, las consecuencias y las soluciones del bajo nivel de oxígeno en todo el mundo, tanto en mar abierto como en aguas costeras.

Soluciones

En áreas tradicionalmente llamadas 'zonas muertas', el oxígeno cae a niveles tan bajos que muchos animales se sofocan y mueren. A medida que los peces evitan esos lugares, sus hábitats se reducen y se vuelven más vulnerables a los depredadores o a la pesca.

Los autores indican que el problema va más allá de las 'zonas muertas' porque incluso disminuciones menores de oxígeno pueden obstaculizar el crecimiento y la reproducción en los animales, y provocar enfermedades o la muerte, así como liberar sustancias químicas peligrosas como el óxido nitroso, un gas de efecto invernadero hasta 300 veces más potente que el dióxido de carbono y el sulfuro de hidrógeno. Algunos animales pueden prosperar en las 'zonas muertas', pero la biodiversidad en general disminuye.

Además, apuntan que el cambio climático es "el culpable clave" en el océano abierto porque el calentamiento de las aguas superficiales dificulta que el oxígeno llegue aguas abajo. En las aguas costeras, el exceso de contaminación de nutrientes de la tierra crea floraciones de algas, que drenan oxígeno a medida que mueren y se descomponen.

Los investigadores recalcan que también están en juego los medios de vida de las personas, especialmente en los países en desarrollo, ya que las pesquerías más pequeñas y artesanales pueden ser incapaces de reubicarse cuando el bajo nivel de oxígeno fuerza a los peces a trasladarse a otro lugar. Los arrecifes de coral, una atracción turística clave en muchas naciones, también pueden consumirse sin suficiente oxígeno.

Para controlar esta situación, los científicos proponen abordar sus causas por contaminación de nutrientes y el cambio climático (menos emisiones de combustibles fósiles y mejores sistemas sépticos y de saneamiento) y proteger la vida marina vulnerable (más áreas marinas protegidas o zonas de no captura de peces).

Comentarios