El voluntariado corporativo como motor de cambio | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Grandes empresas

El voluntariado corporativo como motor de cambio

Las organizaciones apuestan por el voluntariado a fin de generar alianzas e impacto social y reforzar su identidad de marca y reputación a través de los valores ligados al voluntariado

05-12-2017



Cada 5 de diciembre se celebra el Día Internacional del Voluntariado, una buena práctica que también se ha extendido por las organizaciones y que demuestra la transformación social en la que estamos inmersos. La empresa deja de ser un mero ente económico para implicarse en la zona donde ejerce su actividad, mejorando las condiciones de vida de “sus vecinos”. La globalización ha conseguido que dichas iniciativas, al igual que el mercado, lleguen a extenderse hasta los rincones más recónditos del planeta, llevando al empleado a realizar acciones sociales sin contraprestación alguna en otros países y con el apoyo de su empresa.

Porter y Kramer no titubearon al destacar que “la eficiencia y el éxito de los negocios no se encuentran opuestos con el progreso y las necesidades de la sociedad”. Es más, muchas corrientes lo encuentran como una oportunidad de negocio ahora que la tecnología y la transparencia hacen de los valores empresariales un factor diferenciador. Las organizaciones que siguen esta estrategia de crear valor económico para sí mismas y aportar otro valor en la sociedad han ido incorporando herramientas antes utilizadas tan solo en el ámbito del tercer sector, como es el voluntariado.

A medida que las empresas reconocen las necesidades de la comunidad como propias y ofrecen a sus empleados proyectos de voluntariado, se logra una interconexión entre el éxito de la organización y el éxito de la sociedad. De esta forma, el concepto del “valor compartido” de Porter y Kramer va cogiendo fuerza. Si después se observan los beneficios y las cifras, el modelo teórico de estos dos economistas termina de corroborarse.

Beneficios del Voluntariado Corporativo

El voluntariado corporativo contribuye a generar beneficios y ventajas en tres realidades diferentes: la empresa que lo promueve, los empleados que lo realizan y el colectivo beneficiario o comunidad. Empezando por los beneficios que obtiene la propia organización, la promoción de este tipo de iniciativas aporta valores diferenciadores como son la solidaridad y el compromiso con la comunidad. Además, aumenta las interconexiones tanto dentro de la organización como fuera, mejorando y fomentando la comunicación interna y el clima laboral, y estableciendo un vínculo más estrecho con las entidades no lucrativas, respectivamente.

En lo que se refiere al empleado, es una forma de motivarlo y retenerlo, promoviendo el trabajo en equipo y la cultura corporativa, e impulsando el desarrollo de sus competencias y habilidades personales para el liderazgo. El empleado voluntario se siente parte de la estrategia social de la empresa y aumenta su grado de satisfacción y motivación en el trabajo.

El estudio Volunteer Impact, realizado por Deloitte, muestra que el 62% de los trabajadores de entre 18 y 26 años prefiere acceder a las empresas que ofrecen programas de voluntariado y que el 97% de los trabajadores de esta franja de edad cree que todas las compañías deberían promover este tipo de iniciativas. Este es un dato interesante ya que no solo es la ciudadanía la que prefiere empresas socialmente responsables, sino que también es un aliciente a la hora de buscar empleo y decidirse por una empresa u otra.

El otro gran beneficiado de estas iniciativas es la propia comunidad, a cuyo desarrollo contribuyen conjuntamente las empresas y sus trabajadores. El voluntariado corporativo permite acercar mundos, crear puentes y generar beneficios tanto en la empresa como en la comunidad. Además, las empresas pueden ofrecer a las entidades no lucrativas, experiencia, conocimiento, contactos, herramientas de gestión, espacios o excedentes.

Según Beatriz Berruga, responsable del Área de Inversión en la Comunidad de Forética, “el voluntariado corporativo es una realidad cada vez más consolidada entre las empresas. Muchas organizaciones están intentando integrar el voluntariado corporativo como un elemento clave de su inversión estratégica en la comunidad para generar valor social a largo plazo”. Sin embargo, estudios recientes, como el desarrollado por CEB en 2016, Corporate Citizenship, destacan que existe un gap importante entre las aspiraciones empresariales y la realidad del impacto conseguido. Según el estudio, más del 75% de las empresas encuestadas se esfuerzan por conseguir un impacto a largo plazo, pero menos de 25% siente que la organización está consiguiendo sus objetivos. A pesar de este gap, el avance en los últimos años es muy interesante- a nivel individual y de manera conjunta.

Voluntariado como herramienta de transformación

La llegada de los ODS abre nuevas perspectivas para alinear los programas de voluntariado corporativo con otros ámbitos antes ajenos a las estrategias de las organizaciones. Ejemplo de ello es la iniciativa, #COMPANIES4SDGs,  lanzada por La Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas y Voluntariado y Estrategia, la cual promueve el conocimiento y la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 desde el interior de las empresas, a través de sus canales de comunicación interna y el fomento del voluntariado corporativo, hacia toda la sociedad.

Es tal la oportunidad que presentan los ODS para transformar la sociedad, que la ONU ha querido destacar el ODS 17 en este Día Internacional del Voluntariado, escogiendo el siguiente lema: Los voluntarios: primeros en actuar. Aquí. En todas partes. El tema del presente año tiene como objetivo mostrar el papel crucial que desempeñan los voluntarios en tiempos de crisis en todo el mundo, a pesar de los riesgos de seguridad a los que a menudo se enfrentan, y fomentar el reconocimiento mundial de sus contribuciones.

Voluntariado corporativo en España

El voluntariado corporativo es un fenómeno relativamente nuevo en España. De hecho, es en los últimos diez años cuando realmente se empieza a desarrollar, siendo una actividad que se enmarca dentro de las acciones que la empresa aglutina bajo los departamentos de RSC.

En países como Inglaterra, el llamado corporate volunteer está más implantado y, debido a esta realidad, fueron entidades británicas como Barclays Bank las pioneras en desarrollar el voluntariado corporativo en España. Las primeras manifestaciones de voluntariado promovido desde empresas nacionales las encontramos en 2002 con los vertidos del Prestige, cuando empleados de Telefónica se desplazaron a las costas gallegas con apoyo de la compañía para recoger chapapote.

Actualmente, los sectores más activos en el desarrollo de programas de voluntariado corporativo son la banca y las telecomunicaciones, seguidas de las energéticas. Las empresas están evolucionando de ser donante de fondos o simples filántropos a ser financiadores y participantes en los proyectos sociales, alineados e integrados con sus estrategias de RSE y alejándose de los antiguos criterios de decisión más personales. De esta forma, las organizaciones orientan sus actividades de voluntariado en función de la estrategia y modelo de negocio a seguir.

Comentarios