El presupuesto ecológico del planeta para 2018 ha llegado a su fin | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Medio Ambiente
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Energía e Infraestructuras

El presupuesto ecológico del planeta para 2018 ha llegado a su fin

Actualmente harían falta 1,7 planetas para satisfacer la demanda existente de forma sostenible

02-08-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

El pasado miércoles, 1 de agosto, la humanidad agotó los recursos naturales previstos para el 2018, lo que indica que la demanda ya no puede ser abastecida por los ecosistemas, según los datos de la organización científica Global Footprint Network, que se encarga de medir este ‘presupuesto ecológico’, y ofrecidos por WWF

“Mientras la biodiversidad del planeta se desvanece y se agravan los impactos del cambio climático, esta fecha es un recordatorio de que debemos acelerar para proteger nuestro único planeta”, afirma el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo. 

En 1997, este día, conocido como ‘Dia de la Sobrecapacidad de la Tierra’, tenía lugar en el mes de septiembre mientras que su fecha actual es un indicio de que las actividades humanas están explotando a la naturaleza. Actualmente harían falta 1,7 planetas para satisfacer la demanda existente de forma sostenible.

La organización científica señala que la huella ecológica con mayor porcentaje es la del dióxido de carbono producido por la quema de los combustibles fósiles. Mientras que la huella humanitaria (consumo de alimentos, bosques, infraestructuras) es del 60%.

Entra en juego la RSC

Las empresas pueden cambiar el panorama actual, retrasando 21 días el ‘Día de la Sobrecapacidad’, según afirma Schneider Electric. Esto se lleva a cabo a través de nuevos caminos para el crecimiento empresarial, centrados en la sostenibilidad y la gestión de recursos naturales, aumentando así el consumo de energías renovables. 

Para ello, Schneider Electric, junto con Global Foodprint Network han creado la campaña #MoveTheDate con el objetivo de retrasar la fecha prevista para dicha deuda ecológica.