Imaginando un mundo mejor para las futuras generaciones | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Derechos Humanos
Grupos de interés:
 Tercer sector
Sectores:
 Entidades No Lucrativas

Imaginando un mundo mejor para las futuras generaciones

13-06-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Vivimos en un mundo que está experimentando importantes trasformaciones. El aumento de la población, la preocupación por el medioambiente y los cambios sociales están modificando profundamente la forma en la que vivimos y trabajamos y el papel que pueden desempeñar las organizaciones empresariales en ese cambio puede ser fundamental.

Ahora, más que nunca, es necesario que las empresas sean conscientes de que nos va mejor cuando además de hacerlo bien, hacemos el bien. Sea cual sea la actividad y el sector en el que operemos, el objetivo debe ser actuar en beneficio de todos para generar un verdadero valor a las personas y la sociedad. En ese sentido, la responsabilidad corporativa de las empresas es algo más que un concepto abstracto. En Sodexo, por ejemplo, nuestros 425.000 empleados a nivel global ofrecen servicios a 100 millones de consumidores en todo el mundo. Eso nos da una idea del impacto real que pueden tener nuestras operaciones en el día a día de todas esas personas. Mejorar su calidad de vida es la misión que nos impulsa, y por eso todos los días nos esforzamos por conseguir que las cosas sean mejores, más seguras, saludables y fáciles para todas ellas.

También sabemos que solo podemos mejorar vidas de manera significativa si tomamos buenas decisiones, y eso significa pensar en las necesidades de hoy, pero también en las de mañana. En nuestro caso, hemos encuadrado nuestro progreso en un mapa de responsabilidad corporativa, que denominamos Better Tomorrow 2025. Un plan estratégico de este tipo nos proporciona a nosotros, y a todos aquellos con los que trabajamos, un enfoque compartido sobre nuestro futuro a largo plazo. Para diseñarlo hemos tenido muy en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, que establecen metas globales en 17 áreas clave que los gobiernos, las empresas y la sociedad en general deben implementar para lograr un mundo más sostenible, justo y equitativo.

Además, somos conscientes de que ninguna empresa puede crear un futuro mejor por sí sola y para ejercer una acción significativa debemos trabajar en estrecha cooperación con los demás. Por eso colaboramos con organizaciones, consumidores y entidades benéficas globales para tener un mayor impacto e incluso, en algunos casos, hemos generado nuestras propias iniciativas para ayudarnos a avanzar en distintos aspectos.

¿Cómo plasmamos el cumplimiento de esos objetivos en nuestras operaciones? En nuestra actividad global, desempeñamos tres roles diferentes, pero igualmente conectados en el mundo: como empleador, como proveedor de servicios y como empresa socialmente responsable. Al mismo tiempo, hemos identificado tres áreas en las que podemos tener un impacto mayor, como son la lucha contra el hambre, la igualdad de género y la reducción de  residuos. Combinando nuestros tres roles con estos retos específicos, nuestro mapa de responsabilidad corporativa se materializa en nueve compromisos alineados con la visión del futuro que plantean los objetivos de la ONU. Además para cada uno de esos compromisos hemos desarrollado una serie de indicadores que nos ayudarán a medir nuestro progreso en el cumplimiento, mediante informes anuales que nos ayudarán a evaluar el ritmo de progreso.

Que nadie pase hambre en el mundo

El primero de los puntos en los que hacemos incidencia es el hambre que sufre el 10 % de la población mundial, una cifra que supone que cientos de personas no reciben una cantidad suficiente de alimentos. Nosotros alimentamos a diario a 100 millones de consumidores de todo el mundo y tratamos de hacerlo con una oferta que mejore su salud y bienestar. Pero también queremos ir más allá y emplear nuestras habilidades y experiencia para ayudar a las personas y a las comunidades que más lo necesitan.

Por eso seguimos buscando nuevas  formas de mitigar el problema del hambre, por ejemplo, redistribuyendo el excedente de alimentos, financiando huertas comunitarias en zonas necesitadas u ofreciendo consejos prácticos para las personas de bajos recursos que están en peligro de sufrir desnutrición. Además, por supuesto, de fomentar programas de voluntariado y de donaciones entre nuestros empleados.

Igualdad de género, una necesidad para las mujeres y las comunidades en las que viven

El segundo de los temas que consideramos cruciales para tener un mundo mejor es la igualdad de género, ya que estamos convencidos de que cuando empoderamos a las mujeres, también estamos empoderando a las personas y a las comunidades que las rodean. Si ayudamos a que las mujeres se encuentren en mejor situación, todos estaremos mejor. Desde 2009 organizamos el Foro Internacional Sodexo para el Talento de la Mujer y actualmente las mujeres representan el 50% de nuestro consejo y el 30% de la alta dirección del grupo. Pero sabemos que hay mucho por hacer y por eso trabajamos para incrementar el número de mujeres en puestos de liderazgo al 40% para 2025 y para impulsar la igualdad en el ámbito del facility management, una de nuestras áreas de crecimiento.

Además, nuestra extensa cadena de suministro global nos sitúa en una posición única para hacer que se produzcan los cambios, y para ello priorizamos el trabajo con pequeñas empresas de mujeres y alentamos a nuestros proveedores a adoptar la inclusión de género, además de aumentar las oportunidades para las mujeres en todo el mundo a través de la educación para la salud y el bienestar.

Por un mundo con menos residuos

Los residuos son el tercero de los grandes desafíos colectivos en los que sabemos que estamos en una posición única para ayudar. En línea con los objetivos de la ONU, estamos comprometidos a reducir los residuos de alimentos y a conservar la energía y el agua. Hasta el momento, el 89,7% de nuestros centros han implementado medidas tanto en los equipos como en los procesos para reducir los residuos orgánicos, como los alimentos, y el 81,5% lo han hecho también con los residuos no orgánicos, como el plástico y el metal.

Al mismo tiempo, también estamos comprometidos con la reducción de residuos más allá de nuestras propias operaciones. Para ello, estamos desarrollando formas innovadoras de optimizar aún más este aspecto de los servicios que ofrecemos a nuestros clientes y centrándonos en el papel que desempeñamos como líder global en la reducción de residuos.

Nosotros esperamos que estos compromisos ayuden a sumar para crear un mundo más sostenible y que todos colaboremos para construir un mundo mejor. Mejor para las personas que empleamos y atendemos, mejor para la sociedad de la que formamos parte y mejor para el mundo que nos rodea y los recursos que todos compartimos.

Comentarios