Las bondades del biogás | Corresponsables.com España

Las bondades del biogás

Francisco Repullo, presidente de la Asociación Española de Biogás (AEBIG)

29-08-2017

No se tuvo en cuenta, ni todavía se ha tenido, los beneficios que aporta además del energético. Las plantas están asimiladas a fábricas de hidrocarburos (aplicándoles la tasa correspondiente) cuando hacen lo contrario: capturar el biogás que generan los residuos evitando sus emisiones a la atmósfera, tratarlos adecuadamente y valorizar las materias que lo generan. Por eso nos gusta la definición de que es una energía limpia y limpiadora.

La normativa que en 2012 suprimió las primas y tarifas, provocó que financieramente sean prácticamente inviables las nuevas plantas de biogás que pretendan rentabilizar su inversión con la venta de la energía eléctrica que produzcan, como única fuente de ingresos. Por ese motivo es aún más evidente la importancia y utilidad que tienen estas instalaciones como gestoras de residuos orgánicos, limitadoras de emisiones de gases de efecto invernadero, productoras de fertilizantes de calidad, productoras de biocombustibles, además de poder generar la energía que precisan, siempre que no haya alguna normativa que trate de impedirlo.

Este cambio estratégico de rumbo también tiene lugar en otros países. Por ejemplo, en Alemania se construyeron el pasado año 150 nuevas plantas, de las cuales 130 son de dimensiones inferiores a la media de años anteriores, ya que están dedicadas al tratamiento local de estiércoles y no a la utilización de cultivos energéticos como en el pasado. Para el próximo año la previsión es que continúe esta tendencia, construyéndose plantas de fermentación de residuos para producción de biometano e inyectarlo en la red de gas natural, o para generación de electricidad y/o calor para autoconsumo.

Con el digestato pueden obtenerse fertilizantes de alta calidad tanto sólidos como líquidos, que además de paliar el grave problema de contaminación de aguas por nitratos y evitar la emisión a la atmósfera de millones de toneladas de metano, aporten unos ingresos adicionales. Pero esto no es todo, durante el proceso de digestión anaerobia también pueden obtenerse otros elementos ‘bio’. Mediante procesos físicos, químicos, termoquímicos o biotecnológicos, puede aprovecharse un amplio espectro de productos energéticos y no energéticos. Este tipo de plantas se denominan ‘biorefinerías’. Los bioproductos que pueden producirse, además de fertilizantes y piensos, incluyen bioplásticos, biopinturas, bioadhesivos, biolubricantes, etc., que sustituyan a productos de origen fósil ya existentes en el mercado, o que mejoren sus funcionalidades.

En cuanto al biometano, existe un interés creciente en nuestro país. AEBIG forma parte de dos grupos de trabajo liderados por asociaciones empresariales para impulsar su inyección en la red de gas natural y su uso en vehículos, algo que desde hace tiempo es ya muy corriente en países de nuestro entorno, principalmente en los nórdicos. En 2014 había ya unas 370 plantas que depuraban el biogás a biometano, aproximadamente la mitad de ellas en Alemania. En Suecia, el biometano superaba en 2012 al gas natural para transporte. En Reino Unido está teniendo un incremento espectacular, generándose a partir de bioresiduos, siendo además la fuente de energía más barata.

Según la European Biogas Association (EBA), hay ya 1,2 millones de vehículos en las carreteras europeas utilizando gas natural y biometano. Todavía los combustibles fósiles líquidos dominan el parque europeo, estimado en 343 millones de vehículos, por lo que el potencial del biometano es enorme. En un escenario bajo, en 2025 el biometano podría suministrar el 20% de la demanda del combustible gaseoso para transporte. Es evidente que las ventajas medioambientales del biogás son, como mínimo, tan importantes y necesarias como las energéticas.

En España se generan cada año 82,5 millones de toneladas de residuos ganaderos, cárnicos, lácteos, de pescado y de vegetales (Proyecto PROBIOGAS-Centro Tecnológico AINIA). Considerando únicamente los residuos disponibles, es decir, los que además de accesibles no están destinados a otros usos, el volumen es de 49 millones de toneladas anuales, lo que equivale a 1.450 kTep/año. El biogás que generan supera los 2.500 millones de m3/año, que en términos de metano serían unos 1.500 millones de m3, lo que equivale a unos 31.500 millones de m3 de CO2 eq. anuales… Sobran comentarios.